Felipe Andrés, la ficha que representa al «velasquismo»

0
177

El abogado Felipe Velásquez (33), hijo de Pedro, histórico ex alcalde de Coquimbo se sincera con LA REGIÓN tras ser electo como concejal. Cuenta que piensa distinto a su progenitor, tienen acaloradas discusiones sobre política.

Aunque comparten el mismo carisma y estilo frontal de ir siempre «sin pelos en la lengua».Afirma que este será su primer paso para convertirse en una figura de peso en la zona.

Toda su adolescencia fue el hijo del alcalde. Desde los 4 hasta los 18 años, Felipe miraba como la gente se abalanzaba hacia su padre para abrazarlo y pedirle ayuda. Así se la pasó durante todo ese tiempo, gozando de la fama y los beneficios que de una u otra forma llegaban sin querer. «Entraba gratis a La Pampilla».

También tuvo la posibilidad de viajar por el mundo. «Estuve con el Papa Juan Pablo II,y con el Rey de Marruecos». Otras comodidad que se fueron perdiendo con el tiempo, fue tener un chofer propio que lo trasladaba al colegio.

Pero no todo fue felicidad, los lujos tenían su lado dulce y agraz, ya que hubo mucha envidia, relata. «De repente, cuando llegabas como alumno nuevo a un colegio, sentías la presión de ser el hijo de Velásquez, te apuntaban y lo sentía con comentarios que decían que era sobrado o que miraba en menos, y eso nunca pasó, el que me conoce sabe que siempre recordé mis orígenes».

Y esas raíces son en La Parte Alta, donde estudió en el jardín Las Ardillitas. Luego se fue al Aníbal Pinto, paso por el Santa María de Belén, Saint Mery, para finalmente egresar del Gerónimo Rendic, en La Serena.

Era un apasionado por el fútbol, llegó a ser cadete del «auri» y jugó en La Santa Inés. «Me lesionaron del tobillo y ahí murió mi carrera futbolística, precisamente porque era muy bueno (ríe)».

En el 2007 vendrían las peores pesadillas para Felipe y su familia. Un total de $ 284.241.700, según estimaciones de la propia Municipalidad de Coquimbo, adeudaba el ex alcalde y ahora diputado. Gran parte de la deuda millonaria de Velásquez se originó en la compra de un predio para viviendas a sobreprecio. Por este caso el ex edil coquimbano fue destituido y luego condenado por fraude al Fisco por el tribunal oral de La Serena, la Corte de Apelaciones regional y la Segunda Sala de la Corte Suprema.

Los tribunales ordenaron a Velásquez a pagar $ 165 millones, como parte de la acción penal y de la indemnización correspondiente al daño fiscal causado al municipio.

«Yo estaba en Estados Unidos, porque luego de salir del colegio me fui a estudiar Inglés allá. Suspendí todo y vine para estar con la familia, fue un momento muy duro, perdimos todo, pasamos de tener lujos a no tener nada. Yo sí puedo decir que sé lo que es estar arriba y abajo».

Fue así que el futuro concejal tuvo que salir a buscársela para ayudar en la economía de la casa. «Vendí agua, huevos, papas fritas en La Pampilla, hice varias cosas, porque me di cuenta que teníamos que reinventarnos».

Pero sentía rencor con la clase política, porque asegura inocencia de su padre. «Esto fue todo un juego sucio de la política, mi padre nunca robó nada, hasta el día de hoy no puede tener ni un auto, ni una casa, porque está embargado. Por eso decidí estudiar derecho, porque dije, bueno seré abogado y lucharé contra injusticias como esta».

La rabia era puntual eso sí, con esos personeros que según su parecer «le dieron vuelta la espalda a Pedro, siendo que los ayudó a salir electos, como los senadores Pizarro y Muñoz».

LA DERECHA
TRABAJA MEJOR

Felipe será parte de un renovado Concejo Municipal, donde hay siete caras nuevas, sólo Hernández, Burlé y Bonilla son antiguos. Se considera un hombre de centro izquierda pero asegura que la derecha trabaja mejor.

«Pude ver con mis propios ojos como un gobierno de derecha trabaja de manera más eficiente que la izquierda. Fui abogado en el Ministerio de Bienes Nacionales en el mandato de Piñera, y tengo puras cosas positivas que decir, hay gente que se saca el lomo ayudando a los demás. Ayudamos con el título de dominio a muchos coquimbanos, espero seguir haciéndolo ahora desde el municipio»

Felipe Velásquez es independiente, pero obtuvo el cupo gracias al PRO. «La gente está aburrida de los partidos, de las mismas caras, yo mismo tuve la posibilidad de ser candidato a alcalde pero me bajé, porque con humildad, pude darme cuenta que no estaba preparado, veía lo que le pasaba a Marcelo Pereira y no quería estar en sus zapatos. Por eso postulé a concejal, porque quiero hacerme un nombre solo, empezar desde abajo»

Sobre sus ideas de cómo mejorar la administración de un municipio quebrado y agobiado, señala que se debe de dejar de ver la política municipal como un pago de favores. «Acá tenemos gente que te dice, apruébame esto y te meto a x personas a trabajar, como un trueque, y eso no está bien. Lo importante es que llegamos gente joven a renovar todo, a cambiar las malas prácticas», sentenció el concejal electo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre