Gran fiesta dieciochera del «mejor carrete» en El Sauce, era clandestina

0
222

Una verdadera pesadilla ha significado para los vecinos del sector El Sauce en la comuna de Coquimbo, convivir con las fiestas clandestinas que se realizan en el complejo deportivo del máximo goleador aurinegro, el ex futbolista Marcelo Corrales. Sin embargo, sería su hijo Yerko, de 23 años, la cara visible de la organización de eventos masivos que tienen a los habitantes de la zona sin poder dormir. Dicen que la celebración de Fiestas Patrias habría sido la gota que rebasó el vaso.

«Se pasaron, esto ya no da para más, una fiesta más y esto colapsa», dice indignado un dirigente de la población, que saca la voz con LA REGIÓN.

Hubo sobrevuelo del helicóptero de Carabineros de la Tenencia Coquimbo Oriente, para verificar en terreno lo que sucedía en las alocadas canchas de fútbol de pasto sintético, donde hasta hace algunos años, uno iba a hacer deporte.

Ahora también se puede jugar a la pelota, dicen, pero donde más sacaría provecho la familia del descartado ex artillero «pirata», sería en el cobro de entradas para «vaciles» bohemios que se extienden hasta altas horas de la madrugada.

Como pasó este 18 y 19 de septiembre, instancia donde ante reiterados llamados de vecinos, la policía llegó en masa a fiscalizar.

La orden hacía referencia a la instalación de focos y una serie de iluminarias que se bajaban de camionetas en calle Los Gomeros, Parcela 41, esquina Los Catreos, en El Sauce.

«La Fonda Fest» era anunciada con una semana de anticipación a través de redes sociales, con artistas urbanos confirmados,en la cual se cobraba un valor de 5 y 10 mil pesos. Show que en las mismas publicaciones, organizadores se jactaban de ser el mejor «carrete» que hubo en la zona en Fiestas Patrias, ante la cancelación de la Pampilla y otros eventos que fracasaron, como la Cumbre Guachaca en el Barrio Inglés.

«Estas fiestas son divulgadas casi siempre por Instagram y llegan muchas personas haciendo escándalo en autos y camionetas. El fin de semana pasado nos quedamos a ver el resultado de la inspección de Carabineros e inspectores municipales, donde el joven organizador presentó solo un permiso de medición ambiental, cosa que no acreditaba de ninguna manera hacer un evento de esa magnitud, entonces estaban totalmente ilegales».

No obstante, al existir mucha gente en el recinto, no se pudo hacer el desalojo. «Eso lo encontré tirado de las mechas, porque la clausura o cierre de ese recinto es algo que venimos peleando hace tiempo, y no me explico qué otra prueba necesitan las policías para poder actuar», comentaba el vecino.

Inspectores informaron a los responsables del mega evento, que sin el permiso municipal no podrían realizar la fiesta, diciéndole que se arriesgaban a ser denunciados al Juzgado de Policía local.

David Díaz, de la seguridad municipal, lamenta la situación que viven vecinos y afirma que, a pesar de los esfuerzos que hacen los funcionarios municipales, que casi siempre llegan de los primeros a los operativos, y la incautación realizada esa noche, sigue siendo la falta de dotación de Carabineros el gran dilema que azota en la actualidad las policías de la comuna puerto.

En conjunto con personal de Carabineros, a cargo del suboficial Romero, se realizó una revisión de implementos de seguridad; como modernos woki tokis ocupados por los guardias de seguridad privados que fueron especialmente contratados para las Fiestas Patrias, además de tecnológicos sensores que avisan la presencia de armas o elementos cortopunzantes.

Además se confiscó un cooler, verificando la presencia de bebidas alcohólicas y energéticas. Cómo medida adicional se realizó el sobrevuelo del dron cada una hora por el perímetro. También se hicieron denuncios correspondientes por infracción ley 3063 y Ordenanza 1416 por ruidos molestos.

«El Chelo Corrales, cuando comenzó todo esto de las fiestas, se desligó de la situación diciendo que el no tiene nada que ver, sin embargo a nosotros no nos consta ni podemos comprobarlo. El asunto es que acá no podemos dormir, pues esta gente hace fiestas sin permisos de nadie y la autoridad sigue mirando», dijo el vecino.

Con el delegado Rubén Quezada se reunieron en el verano y en junio. No hubo respuestas. Con el alcalde aun no agendan nada. «Acá vive gente de la tercera edad, niños que sufren enfermedades, pero lamentablemente es un círculo vicioso en el cual esta gente paga el parte y sigue haciendo fiestas.

«En el Sauce la gente tiene miedo, los vecinos no quieren reunirse con los organizadores de esta fiesta. Esta gente se junta con ciudadanos venezolanos muy peligrosos.Carabineros, quienes han estado presente en varias reuniones, pueden constatar esto último».

Cabe destacar que en marzo pasado, vecinos del sector El Sauce reclamaron a este medio que durante esas últimas semanas, tras el cierre del verano, no habían podido dormir producto de una serie de fiestas clandestinas que se realizaron en el complejo deportivo que fundó el ex goleador de Coquimbo Unido, Marcelo Corrales.

Carretes hasta altas horas de la madrugada y que son divulgados a través de las redes sociales, donde pobladores han denunciado venta de alcohol y drogas al interior del recinto que alberga canchas de futbolito.

En conversación con LA REGIÓN, el «Chelo» aclaró que en la actualidad estaría alejado del negocio, y que hoy son su ex pareja y su hijo los que tienen los hilos de la empresa. «Es complicado hablar de este tema, me ha traído muchos problemas», dijo el otrora artillero porteño.

El centro deportivo colinda con muchas casas habitadas. Productora que más encima inflaron el pecho por ser presuntamente los mejores organizadores del 18 de septiembre, según se jactaron en redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre