Hermana de joven hallado muerto: «Si hay testigos que hablen, que se acerquen para aportar información»

0
802

Mientras, la PDI sigue investigando las posibles causas del trágico episodió ocurrido el domingo 7 de marzo en la localidad de Alfalfares y que enlutó a una familia

En todo un misterio, hasta ahora, se ha transformado la muerte de Carlos Franco, joven de 31 años encontrado muerto en una parcela en el sector de Alfalfares.

Fue la mañana del domingo 7 de marzo cuando salió, aparentemente a comprar a un lugar cercano, cuando se le perdió la vista. Horas más tarde su cuerpo fue encontrado sin vida y, como señaló ayer la familia, con marcas de haber sido golpeado por terceros.

Por eso, su hermana Ana María pide que, si hay testigos que vieron o saben algo, «que se acerque para aportar alguna información».

Desde que supieron los resultados de la autopsia que «estamos solicitando ayuda para recabar información y si hubo testigos visuales que lo vieron vivo en Balmaceda o saben algo en Alfalfares, que hablen, que se acerquen a la PDI».

Desde ya, desean que los mensajes recorran las redes sociales. Que en todo momento esté presente el pedido de «Justicia por Carlos».

Para su hermana «es incomprensible lo que le ocurrió, puesto que mi hermano no era una persona a quien le tenían mala, o que tuviese enemigos. De hecho, mucha gente llegó a la misa y otros nos acompañaron al cementerio, así que dudo que haya tenido enemigos. Era buenito de adentro, como se dice».

Faltó un abrazo

La duda que les ronda y que les causa dolor, es saber cuanto antes «quién le quería hacer daño, quién lo tomó en el paradero 3 de La Serena y quién lo llevó hasta Alfalfares para posteriormente provocarle la muerte».

La última vez que Ana María vio a su hermano fue en 2018 para el cumpleaños de su madre y como era habitual, debían juntarse nuevamente al año siguiente, «pero por el tema del coronavirus mi madre nos pidió que no nos arriesgáramos y que respetáramos las normas, así que nos quedamos en casa. De verdad que todo esto es terrible», se lamenta.

La data de muerte era de cinco horas, al momento que llegó la PDI al lugar. Minutos después, se le informa a la madre, en Andacollo. En u comienzo, como reconoce su hermana, «cuando nos avisaron que había muerto pensamos que era una pitanza, pues nadie quiere imaginarse que algo así es cierto».

Pese a su profesión de abogada, Ana María no tomará el caso de su hermano, pero si lo hará «gente conocida que pueda interponer una querella y pueda pedir las diligencias investigativas que necesitamos», dice triste y abatida, pero siempre optimista en que la justicia hará su parte.

«Estamos solicitando la mayor cantidad de ayuda para poder recabar testigos, que es lo que nos sirve para esclarecer lo que realmente pasó».

Sin duda, un caso que conmocionó a toda una comuna y que los tuvo a ellos, a los Franco Gahona, como protagonistas.

Por más dolor que siente, advierte que «necesitamos rápidamente movilizar a las policías y a la Fiscalía para que trabajen respecto a la investigación del caso y avisar a la PDI», que por lo demás sigue investigando las posibles causas del trágico episodió que enlutó a una familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre