Niñas que sufrieron graves quemaduras en Colegio Alemán fueron dadas de alta

0
267

Las alumnas, ambas de 9 años, continúan con tratamientos para su rehabilitación. Claudia Galleguillos, mamá de Rafaela, aseguró que han contado con el apoyo del establecimiento y que el estado anímico de las niñas es cada vez más auspicioso.

Con mayor esperanza y tranquilidad, están las dos niñas, ambas de 9 años, que sufrieron graves quemaduras tras un accidente con agua hirviendo que tuvo lugar en dependencias del Colegio Alemán de La Serena. Recordemos que los hechos tuvieron lugar el 12 de mayo, cuando las menores se dirigieron a comprar al casino del establecimiento, cuando de un momento a otro el mueble que contenía las bandejas para calentar la comida a baño maría se volcó y cayó sobre las menores.
Tres meses después de lo ocurrido, hay novedades y avances, porque fueron dadas de alta de la Clínica Indisa, recinto ubicado en la capital, y ya iniciaron un lento pero auspicioso proceso de rehabilitación, el que llevarán adelante en sesiones tanto en Santiago como en La Serena. Las niñas estuvieron desde mayo en el recinto, donde ingresaron en un delicado estado, con más del 40% de su cuerpo quemado.
Conversamos con Claudia Galleguillos, mamá de Rafaela, una de las menores afectadas, quien aseguró que ambas niñas tienen el alta médica desde hace una semana.
«Ya están fuera de la clínica, pero aún no hemos podido retornar a la casa. Estamos en el proceso de rehabilitación, en un ciclo que se presume será muy largo, buscando que la piel se sane y la cicatrización siga avanzando. Cabe destacar que ambas salieron del estado de gravedad y ahora deben seguir con los tratamientos correspondientes», confirmó Claudia a La Región.
Sobre el proceso de rehabilitación propiamente tal, la mamá de Rafaela acotó que «algunas sesiones las vamos a tener en Santiago y otras en La Serena, por lo que nos mantendremos un tiempo más en la capital».

AVANZANDO
También le consultamos a Claudia por el estado anímico de las niñas, proceso también trascendente para superar un hecho traumático y que esperan sacar adelante con creces de aquí en adelante.
«Mi hija está bien, igualmente cuenta con apoyo de un psicólogo y un psiquiatra, pero está relativamente mejor. No se puede hacer un diagnóstico tan cabal en este momento, pero tiene que haber un seguimiento permanente para que ella no decaiga».

*Noticia completa en La Región edición Martes 22 de Agosto, 2023

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre