«Nos han tratado de genocidas por aprobar Dominga, pero nadie dice nada respecto de Cruz Grande, que queda más cerca de la Reserva»

0
136

El ex delegado presidencial, Pablo Herman, estuvo presente en la comisión de la Cámara de Diputados que revisa la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera por la venta del proyecto Dominga, en donde se refirió a la aprobación de la iniciativa de Andes Iron, pero puso nuevamente en el tapete el proyecto de Cruz Grande, de CAP, en donde señala que va a matar el pueblo de Chungungo, en donde se emplaza

Luego que este lunes estuvieran varios de los seremis que participaron en la aprobación de Dominga en la comisión de la Cámara de Diputados, que revisa la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera por la venta del proyecto de Andes Iron, ayer se presentó, de manera voluntaria, Pablo Herman, ex delegado presidencial de la región.

En su presentación señala que quiso participar, porque cree que es importante que sea escuchado, «yo que viví esto en primera persona y he escuchado suposiciones, y hay un minuto en que uno debe hablar para que no existan tantas suposiciones a mi nombre».

«Aprovecho esta posibilidad para poder visibilizar la gran problemática ambiental que tenemos en la región, porque mientras todos hablamos del proyecto Dominga, y nos han tratado de genocidas por votar el proyecto, nadie dice nada respecto al puerto de Cruz Grande, que queda mucho más cerca de la Reserva del Pingüino de Humboldt, el cual fue aprobado en el gobierno anterior y finalmente nadie ha comentado nada al respecto», señala.

Agrega que «esto genera dudas e influye en el voto en el cual yo rechazo el proyecto Dominga… En el voto lo digo, no es posible que en 100 kilómetros, en los lugares de mayor riqueza ambiental tengamos cuatro puertos, mientras se habla del proyecto Dominga siguen habiendo iniciativas mucho más cerca de la reserva aprobadas con la RCA».

Herman relata que mientras se rechazaba en el gobierno anterior el proyecto Dominga, se aprobaba Cruz Grande, «mi voto es una convicción personal, porque conozco bastante bien la región, y a diferencia de los seremis, quienes lamentablemente están obligados a votar como lo hicieron, porque el tribunal ambiental se los dijo, que se ajusten a derecho… el proyecto se trajo a la región porque la votación que hubo el 2017 no se ajustó a derecho, los seremis de ese entonces votaron sin la condición técnica que amerita un proceso de esta envergadura, donde la mayoría de los informes técnicos aprobaban con condiciones el proyecto».

«La ex seremi de Obras Públicas del 2017 (Mirtha Meléndez) también dice que hubo presiones en ese entonces para votar en contra del proyecto, y en ese caso cuando la votación se hace de la manera más trasparente posible, cuando cito al gabinete para pedir a cada uno de los seremis que estudien el proyecto, hagan un informe de las cosas positivas y negativas, para tener todos los antecedentes y poder votar, y lo que hice fue para proteger nuestra región», agrega.

«Votación se hizo sin
presión alguna»

El ex delegado comenta que la nueva votación se hizo de manera transparente, y enfatiza en que fue «sin presión alguna, ni mía hacia los seremis ni tampoco desde el nivel central… Nunca hablé con el Presidente respecto a este proyecto, y la razón es simple, porque se ajusta a derecho y es importante aclarar eso».

«Puedo respetar la opinión de todos, pero los que vivimos la situación fuimos nosotros, y sabemos lo que sucedió… aquí se ajustó a derecho, se votó según lo que tenía que hacer, lo lamento por los seremis porque yo tuve la posibilidad de votar otra cosa, mi voto es más político y no responde a un informe técnico de los servicios», agrega.

Herman deja claro que quiso dar una señal política, «como este es un proyecto que se está judicializando, quise dar una señal política, ojo, si bien cumple las medidas ambientales, aquí en 100 kilómetros se están construyendo 4 puertos entre Atacama y Coquimbo».

«El puerto de la CAP es un proyecto portuario, y hay diferencias entre eso un proyecto minero-portuario, que es como Los Vilos, en la cual en este caso creo que era un buque al mes, en el caso de un proyecto portuario, es multifuncional, algo como San Antonio, en la cual el tráfico marítimo es mucho mayor, y eso hay que visibilizarlo», añade.
Puntualiza en que «este proyecto fue aprobado en Chungungo, en la mitad del pueblo, y lo va matar…».

«Tenemos que resguardar el medio ambiente y esa es la lucha que voy a dar», señala.

Al final de la presentación, Herman fue consultado si su salida de la delegación ocurrió por su rechazo a Dominga, lo que fue descartado por la ex autoridad, quien aclara que se debió, en parte, por sus críticas al nombramiento de Mario Aros como seremi de Medio Ambiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre