Oficializó su renuncia: El último día de Rubén Quezada como delegado presidencial

0
147

Quien hasta ayer fue el representante del Presidente Gabriel Boric en la Región de Coquimbo, dejó el cargo para lanzarse hacia una candidatura como gobernador regional. Se fue tranquilo tras la gestión realizada, aunque lamentó no haber podido tener una relación fluida con la gobernadora Krist Naranjo. Desde mañana, vuelve a sus labores como médico y lo subrogará el delegado del Limarí, Galo Luna.

Si bien eran rumores muy bien instalados, sólo ayer se oficializó en horas de la mañana un hecho político relevante: la renuncia al cargo de delegado presidencial regional de Rubén Quezada Gaete.
Esta noticia, que se veía venir, fue confirmada por el Gobierno, y se hizo efectiva desde horas de la tarde. En un comunicado se señaló que «Quezada Gaete ha manifestado que presenta su renuncia al cargo por motivos personales para asumir nuevos desafíos (…) El Presidente Gabriel Boric agradece el compromiso, profesionalismo, dedicación y liderazgo demostrado por Rubén Quezada a la cabeza de la Delegación Presidencial Regional y por implementar con convicción el Plan de Gobierno en cada uno de los territorios de la Región de Coquimbo».
En ese contexto, fue una mañana diferente para Quezada, quien a primera hora tuvo reunión con Carabineros, aliados fundamentales durante el desarrollo de sus 17 meses y 12 días a cargo de liderar la seguridad pública en la Región de Coquimbo. También pasó a saludar al alcalde de La Serena, Roberto Jacob; también fue a la Corte de Apelaciones, donde se reunió con Christian Le-Cerf Raby, presidente (S) de esta instancia. También hizo lo propio con el fiscal regional, Adrián Vega y el arzobispo de La Serena, monseñor René Rebolledo.
Luego se dirigió hasta la Delegación Presidencial, donde lideró su último Gabinete Regional en el salón Prat, en presencia de todos los seremis y de los delegados de Limarí, Galo Luna- quien lo subrogará y es su más probable sucesor – y de la delegada del Choapa, Nataly Carvajal.
Finalizada la reunión, efectuó un punto de prensa, donde conversó con los medios de comunicación en torno a esta decisión. Luego de una breve introducción, recibió un aplauso cerrado de las autoridades y funcionarios presentes. Incluso, se escuchó un «vamos compañero Rubén».

LA META: LLEGAR AL GOBIERNO REGIONAL

El ya exdelegado aseguró que «desde este minuto, me retiro, regreso a mis labores como médico y me pongo a disposición de los desafíos que sean necesarios. Yo no vengo de una familia donde se converse de política todas las noches en la casa, no soy militante histórico de un partido político, pero soy un médico que además he trabajado en la universidad. Se me solicitó mi participación en este Gobierno, lo que acepté con un profundo sentido de responsabilidad. Mi renuncia fue una decisión consensuada y conversada con el Gobierno y responde a la importancia de poder continuar con un proyecto que permita mejorar la calidad de vida de las personas».
Aseguró que su renuncia permitirá despejar dudas para así construir un camino nuevo en materia política, más considerando que su partido, Convergencia Social, lo oficializó como «su candidato» para llegar al Gore. «La idea es elevar los consensos para poder tener un proyecto que lidere el Gobierno Regional. Me plantearon la posibilidad, pero finalmente esta es una decisión que se conversa con la familia. Hay tiempos y la ley exige estar un año antes lejos del cargo. De todas formas, más allá de ser una iniciativa personal, espero que se transforme en un proyecto colectivo que convoque».

LA DIFÍCIL RELACIÓN CON LA GOBERNADORA

De todas maneras, reconoció que uno de los aspectos más complicados pasó por las dificultades para generar coordinaciones con la gobernadora, Krist Naranjo. «Vemos como los cargos técnicos y los cores hacen esfuerzos, pero no es suficiente si no existe un clima de diálogo, de trabajo conjunto y de anteponer las necesidades colectivas por sobre los intereses personales. Hicimos todo lo que estuvo en nuestras manos para poder avanzar, pero lamentablemente en estas instancias se necesita la voluntad de dos personas, y no se dio».
Quezada sostiene que «una gran mayoría considera que se podrían hacer mucho mejor las cosas en esa relación. Espero que esta instancia también pueda generar un punto de inflexión que facilite el diálogo y la apertura de la primera autoridad regional, porque es muy necesario».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre