0
8

7Ya era hora que se notara alguna reacción de la autoridad comunal luego que la ciudad de La Serena se está convirtiendo en una feria gigante con publicidad de todo tipo colgando o adherida en murallas, postes, soleras, maceteros, pasacalles, kioscos, bancos de la plaza y últimamente hasta pegados sobre las veredas.
Es una exageración a todas luces. Una anormalidad e ilegalidad. Tanto cartel, muchos de dudosa calidad y gusto además, contaminan visualmente, otros tantos constituyen peligro porque al menor viendo se desprenden o se rompen.
En esto están ganando los carteles de “Compro Auto”, empresa que sería de gitanos. Ya no se conforman con dejar el clásico papelito en la ventanilla del vehículo. Ahora se han tomado los postes con carteles más elegantes de fondo negro o rojo.
La Serena ya ha tenido suficiente deterioro con construcciones que no han respetado el estilo arquitectónico e incluso la línea de construcción. Su centro tan característico está reducido a cuatro o cinco edificios. Los demás están tapados por los letreros luminosos que instalan las grandes cadenas de farmacias o tiendas nacionales.
Pero en este caso de la publicidad callejera, la municipalidad no afloja. Aparte de retirar esa publicidad de murallas y postes y lavar murallas, han cursado infracciones a quienes son sorprendido instalándola.
La mayoría de los avisos son de compra y venta de vehículos y servicios de tarot. “Se les sorprendió de forma in fraganti a algunas personas, pegando en las tasas de los árboles en el centro y se notificó al tribunal, al día siguiente a otras personas del mismo rubro, fueron sorprendidas por calle Eduardo de la Barra pegando carteles y también se les notificó”, aseguró Solar.
A través de los datos de contacto que aparecen en los afiches, se logra ubicar a los responsables y en primera instancia se les comunica que están cometiendo una infracción, para luego dejarlos citados al tribunal.
La gravedad de esta situación recae principalmente cuando los afiches son colocados de tal manera que interrumpen la visual de los conductores, los que podría provocar accidentes. Así mismo cuando se pegan en edificios patrimoniales.

MEDIDAS

Sólo en lo que va de este mes de mayo se han notificado a 12 personas, cada una de las cuales arriesga una multa de hasta 5 U.T.M. según lo determine el tribunal.
Equipos de inspectores está recorriendo permanentemente la ciudad para notificar a quienes atentan contra los bienes públicos.
Los operativos se han concentrado sobre todo en el centro de la ciudad, donde algunos infractores han puesto avisos en paredes del casco histórico.
“De acuerdo a la normativa vigente los inspectores están constantemente fiscalizando y realizando patrullajes donde se encuentran con afiches pegados o clavados en árboles, paredes o postes. La gente que los instala lo hace pasado las 12 de la noche, para que nadie los vea”, denunció, Franklin Solar, encargado de la sección de Inspección Municipal.
El funcionario municipal aclaró que se pueden repartir afiches en la calle, pero sólo mano a mano y que para eso se tiene que pedir un permiso en la Dirección de Obras Municipales (DOM).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre