Acuerdo Constitucional y anuncios del BC hacen retroceder al dólar a $ 776 y gremios celebran pactos

0
101

El dólar este viernes abrió dando un leve respiro, luego que el Congreso lograra un histórico acuerdo para construir una nueva constitución, sumado a las medidas que implementó el Banco Central ante la tendencia alcista.
En detalle, la divisa cayó $14 en sus movimientos de apertura, después de que ayer jueves cerrara en $801, marcando un registro histórico.

Una semana compleja experimentó el tipo de cambio en Chile frente a su principal referente externo, el dólar, dada la fuerte escalada de cotizaciones de la divisa extranjera en el mercado local, que obligó al Banco Central a tomar medidas.

Incluso en sesiones anteriores, el billete estadounidense se cotizó por sobre los $ 800, que obligó al ente rector a realizar una intervención.

A eso debe agregarse, el anuncio transversal para alcanzar un Acuerdo Constitucional que incluyó una amplia bancada del espectro político, desde el Frente Amplio a la Unión Demócrata Independiente (UDI) y la apertura explícita del Ejecutivo para aprobar o rechazar la elaboración de nueva carta magna. Esto también alivió los ánimos -hasta ahora- de manera coyuntural al sistema financiero.

Así, en la sesión de ayer, el dólar sufrió un fuerte retroceso de $27, quedando en puntas de $776,80 vendedor y $776,50 comprador. Sin embargo, la divisa estadounidense igualmente logró acumular un ascenso semanal en el mercado local de $29,3.

El presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Alfonso Swett, indicó que tras firma de acuerdo por la paz social y la nueva Constitución: «Hoy ha ganado la ciudadanía. Ha ganado la democracia. Ha ganado la buena política. En abril ganará la mayoría de la ciudadanía en las urnas. Estamos convencidos que con democracia y paz social podremos lograr las soluciones sociales que Chile necesita».

Por su parte, las centrales sindicales del sector privado, los gremios empresariales de las pequeñas, medianas y grandes empresas y los emprendedores, se sumaron, con «convicción, fuerza y sentido de urgencia» a la construcción de un gran acuerdo por la paz, sustentado en una verdadera justicia social.

«Valoramos la decisión de avanzar hacia una nueva Constitución (…) Tenemos la convicción de que frente a las legítimas demandas expresadas por la sociedad, el diálogo social es el único camino para la reconstrucción de las confianzas y el logro de la paz social», indicó un documento que suscribió además de la CPC, las diversas ramas que adhieren el gremio empresarial, tales como la Cámara Chilena de la Construcción, la Sociedad Nacional de Agricultura, la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras, la Sociedad Nacional de Minería y Cámara Nacional de Comercio. Adscribieron además gremios de trabajadores y la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH).

Manuel Melero, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, uno de los sectores productivos más afectados por los robos, saqueos e incendios de locales comerciales, precisó que se «está trabajando incansablemente para levantar a nuestro sector, y especialmente a las pymes, por el bien de miles de trabajadores, emprendedores, consumidores y comunidades. Para lograrlo, es imperioso contar con el apoyo transversal de los actores políticos y del sector privado, ya que un nuevo pacto social parte necesariamente por no abandonar a quienes más nos necesitan y que siempre han sido el motor del bienestar nacional».

Rol del Banco Central

A las 2:30 de la madrugada de ayer, se alcanzó un histórico acuerdo político pactaron un plebiscito, en abril del 2020, para aprobar o rechazar una nueva Constitución, el que contó con la venia del oficialismo y la oposición, exceptuando al Partido Comunista.
Sin embargo, uno de los anuncios principales recayó en la acción del Banco Central de inyectar liquidez -en dolares- al mercado mediante un programa preventivo de financiamiento por US$4.000 millones. La idea es mitigar eventuales tensiones que pudieran producirse en los mercados financieros, al combinarse los eventos sociales recientes con la falta de dólares.

Según el ente rector, esto incluye: suspender la emisión Pagarés Descontables del Banco Central (PDBC) para el restante período de encaje que termina el 8 de diciembre próximo; ampliar la frecuencia y plazo de las operaciones REPO, tanto en su modalidad prenda como tradicional, agregando el plazo de 90 días al de 30 días informado ayer; la incorporación de depósitos y bonos bancarios como garantías en las operaciones REPO, Facilidad Permanente de Liquidez y Facilidad de Liquidez Intradía, tanto en su modalidad prenda como tradicional; aumentar la frecuencia de subastas de las operaciones de compra de swap, manteniendo los plazos y el monto total anunciado ayer y ofrecer un programa de recompra de títulos del Banco Central para todos los operadores del sistema SOMA, el que será implementado en la modalidad ventanilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre