Alvarado explica falencias en salud en reciente cuenta presidencial

0
6

10El diputado Miguel Ángel Alvarado (PPD), recorre las calles de la serena con una serie de copias del discurso de la Presidenta Michelle Bachelet. Se trata de las palabras pronunciadas por la mandataria en un acto cívico en que da cuenta al país respecto de los logros en su cargo y también plantea los lineamientos en su futuro trabajo.
El parlamentario, que además es médico, asume que hay materias que quedaron pendientes en las palabras de la máxima autoridad de la región y al respecto se da el tiempo para conversar con Diario LA REGIÓN.

¿Por qué cree usted que la Presidenta no se pronunció respecto de la torre antigua del hospital de Coquimbo?
Hay que ser objetivo, el discurso dijo cosas bien simples y al grano. En materia de salud en Chile, hoy vemos la mayor inversión histórica. Incluida la formación de mil especialistas por año, esa es una realidad. Nosotros en la región hemos sido privilegiados, porque hay hospitales de alta calidad que se están construyendo y el Hospital de Coquimbo quizás no figuró en el discurso, porque no se pueden poner todas las cosas, pero ya está claro que está la iniciativa de derribar la torre y construir otra, para lo cual hay un presupuesto de seis mil millones de pesos.

¿Realmente ocurrirá, pese a que no se dijo en el discurso?
Nosotros vamos a estar atentos, porque no debería variar ese compromiso. El problema es que vamos a tener que hacer un nuevo trabajo en red, efectivo. Porque con el crecimiento poblacional que tenemos, el aumento de las edades y yo creo que en pocos años más, La Serena y Coquimbo no van a contar con el número de camas. A no ser que hagamos intervenciones como lo que estamos pidiendo en la Cámara.

¿Cuál es la opción más cercana para evitar tener que comprar servicios a Clínicas?
Construir un hospital significa un tiempo mínimo de 6 a 8 años. Lo inmediato que tenemos es la construcción del Hospital de Ovalle. La idea es mantener el hospital antiguo, que no es tan antiguo, y con eso apenas alcanzaríamos a llegar al mínimo de camas que necesitamos para las zonas donde está más concentrada la población que es Ovalle, Serena y Coquimbo. Por ahora, esa es la realidad actual. Aunque estamos pidiendo a través de la Cámara es la creación de lugares de acogida para recibir a los pacientes en situación de abandono.
¿Cuál es esa situación actual en la región?
En realidad se trata de pacientes que no están por temas de salud, sino que por situaciones sociales. En Coquimbo por ejemplo, hay unos 12 pacientes en esta circunstancia. Lo mismo se repite en los otros hospitales como La Serena y Vicuña. Esto va a ir aumentando y también vamos a necesitar lugares de acogida para los adultos mayores, porque los centros como el Hogar de Cristo o Fundación Las Rosas también han tenido dificultades en su financiamiento.

¿La Presidenta también habló de un alto número de especialistas, principalmente para las zonas rurales. Va a ser eso posible considerando que los especialistas prefieren el área privada?
Lo que pasa es que acá el Colegio Médico y los colegas tienen que cumplir, porque uno firma un compromiso. La verdad es que muchos cometieron faltas graves, el Estado los formó, les pagó sus becas, que son tres años y muchos de ellos no van a los lugares de destino. El Colegio Médico no avala eso, ni nadie porque se están burlando.

¿No será mejor centralizar a los especialistas que enviarlos a zonas rurales?
Hay especialidades que se denominan, especialidades básicas, como cirugía, medicina, pediatría y ginecología. Con esos especialistas se ahorran más recursos y yo creo que ahí está apuntando la Presidenta a dotarlos de las especialidades básicas, pero cuando hablamos que sub especialidades como traumatología, oftalmología, neurocirugía, oncología y otras hay que crear centros de referencia, porque no podemos tener estos especialistas en todos los lugares.

¿Otra de las situaciones complejas, tiene que ver con la responsabilidad que asumen algunos profesionales de la salud durante sus jornadas?
Eso es algo que ocurre, pero se está modificando. En la mayoría de los hospitales hay un sistema de marcación con la huella digital y a mi me parece bien. A mi no se me cae el título y lo tuve que hacer en el lugar en que trabajaba.

¿Cuáles son los otros problemas que usted ha visto entre los médicos que trabajan en hospitales públicos?
Antes un dato objetivo, porque hay mucho mito en esto, los resultados de los hospitales superan el 80 o 90%. Pero hay situaciones que han complicado muchísimo, son estímulos perversos, cuando el ministerio de Salud hace compra de servicios a los mismos médicos de los hospitales. Así se ven la creación de algunas sociedades médicas de anestesia, donde los médicos ganan por hora y mucho más que los contratados. Esto se inició hace años y el ministerio lo ha mantenido, porque si se llega a parar es un colapso en la salud pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre