Apoyo transversal a víctimas de Cox: «Que no exista impunidad»

0
10

8La historia cuenta que Les regalaba dulces. Que jugaba con ellos al interior del Arzobispado. Que les llenaba la mesa de cosas ricas para comer. De vez en cuando, incluso los llevaba fuera de la ciudad. Muchos lo llamaban «Monse», como él les exigía. Por lo mismo, agradecidos estaban ellos, aún unos niños, y también sus familias, de aquel inesperado benefactor que les aliviaba la vida en ese difícil Chile de los años 80. Sin embargo, no imaginaban nunca que un buen día su protector se convertiría en su verdugo.
Tanto Abel Soto y Hernán Godoy contaron a este medio sus relatos, ocultados durante largos años, pero que siguen produciendo el mismo escalofrío que las centenares de revelaciones de abusos sexuales contra niños a manos de sacerdotes que se han destapado en el último tiempo.
Ambos fueron víctimas en aquellos años por el entonces arzobispo de La Serena Francisco José Cox, hoy en Alemania, en la ciudad de Vallendar, en un monasterio de su congregación y que a sus 85 años sufriría de demencia senil.

Castigado con
la pena que corresponda

El apoyo hacia las víctimas ha sido transversal. Todos coindicen en lo mismo, en que debiera haber justicia. No menos que eso.
El presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, fue claro en señalar que «las personas que somos de la región de Coquimbo tenemos una sola opinión: no a los abusos, sí a la transparencia, y que vayan a la justicia, ya que más allá de su edad, aquellos que han cometido crímenes horrorosos contra niños, no debieran tener impunidad. Que no se escondan en las pretinas de una sotana para tener que ir a responder ante la justicia, pues eso se llama cobardía moral. Por lo tanto, lo que uno espera es que vayan a los tribunales de justicia como cualquier ciudadano ante la Ley».
Y agregó que «lo que yo espero es que no solamente saquen la placa con el nombre de Francisco José Cox de la catedral, sino que vaya donde tiene que ir: que es a la justicia. Ahora, los cobardes siempre se esconden bajo la demencia senil y ojalá que en la iglesia no exista un manto de protección sobre estos cobardes abusadores y que en definitiva, den la cara y puedan ir a los tribunales».

El diputado PC Daniel Núñez manifestó que «después de estar mucho tiempo enterrado, ahora a raíz de todas las denuncias, incluso de la propia actitud que tuvo que tomar el Papa Francisco, que se dio cuenta que en su visita a Chile había cometido un error al avalar las denuncias por distintos actos de abusos que cometió la iglesia católica y personeros de ella, hoy se han destapado una serie de situaciones que estaban escondidas y eso ha llego al caso de nuestra región, particularmente con esta autoridad de la iglesia, que tuvo un importante papel en la región. Nos parece que todas las denuncias que existan deben salir a la luz pública, deben ser tomadas en cuenta de manera muy seria y deben, por supuesto, ser investigadas por los tribunales».

Además, indicó que «ahora se debe investigar y si hay delitos, tiene que ser castigado con la pena que corresponda. Eso es lo primero, porque la justicia y eso conlleva, por su puesto, a la verdad en todos estos casos. Ya después vendrá un tema práctico, legal, que si es posible que una persona que se encuentra en el extranjero, que se encuentra con dolencias físicas y psíquicas, pueda cumplir o no una pena. En eso no me voy a adelantar, pero lo primero es que se investigue por la justicia y si se comprueban los delitos que se han denunciado, que se hagan valer las penas que correspondan, porque eso es lo que espera la gente, que es parte de la iglesia, de que todo esto se aclare y que se pueda recuperar la credibilidad».
La concejala por Evopoli, Jocelyn Lizana, también entregó su parecer y afirmó que «las víctimas necesitan siempre todo el respaldo de parte de todos. En general, como partido político, creemos que tenemos que trabajar por una legislación que traiga justicia a todas las personas que han sufrido delitos de este tipo y que las consecuencias sean sólidas y contundentes desde el punto de vista civil, pero también queremos que exista un rechazo contundente por parte de las autoridades eclesiásticas. En mi caso, creo que la justicia debe operar hasta que cualquier persona que haya cometido un delito de lesa humanidad pueda cumplirlo. Si está en condiciones de cumplir su condena, siendo aún mayor, debe hacerlo».

El CORE demócrata cristiano, Lombardo Toledo, quien conoció al obispo en los años noventa, luego de trabajar juntos en algunos eventos juveniles, ya que era director regional de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Beca, comentó que «la vinculación fue horizontal, sin ningún tipo de momentos y de vivencia, pero con el correr del tiempo muchas personas se acercan, comentan y en algunos casos afirman que han sido violentadas de alguna u otra manera por esta autoridad. Si es así, si existe alguna conducta irreprochable o alguna acción comprobable dentro del clero, indudablemente que yo como miembro de la iglesia tendré que no estar de acuerdo con eso. Yo trabajé con él en dos o tres eventos juveniles en los años 90 que efectivamente orientaron, ayudaron y abrieron el mundo de la iglesia católica a jóvenes que venían de la enseñanza media, por ejemplo. Y la relación era da autoridad a autoridad, de tipo protocolar. Pero hoy me revelo ante esa conducta y son los tribunales de la iglesia y la sociedad, quienes tienen que darle el merecido castigo o sanción que se le puede entregar a una persona que efectivamente jugó con la fe pública».

El Diputado UDI Juan Manuel Fuenzalida estableció que «hoy la iglesia tiene una responsabilidad de limpiar la situación que hemos visto, donde se empieza a conocer todo lo que en su momento se encubrió. Pero, sin duda, nadie está sobre la ley y creo que tenemos que hacer exigir esa responsabilidad, tenemos que velar para que estas cosas no vuelvan a ocurrir y donde tampoco podemos premiar a quien cometió algún ilícito y que lamentablemente por mucho tiempo esos ilícitos fueron enterrados, encubiertos y dejados en el olvido. Lo de Cox lo encuentro lamentable, encuentro que las cosas tienen que salir a la luz y acá se debe exigir la responsabilidad que proceda en estos casos. Sin perjuicio de lo que pudo haber hecho, no podemos reconocer algo que ha sido tan detestable».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre