Casas agrietadas y sueños quebrados en Punta Mira

0
425

En diciembre del año 2017 recibieron, con entusiasmo, sus viviendas. El sueño de la casa propia se había cumplido. A los meses de aquella alegría un sismo de mediana intensidad los puso aprueba. Varias de las 190 casas que forman el sector los Clarines 4, en Punta Mira, en Coquimbo, presentaron fisuras. El reclamo fue inmediato. Y la solución a cargo de la empresa constructora, igual. «Claro que sólo fueron parches», dice Carolina.

Sin embargo, lo peor llegó este 19 de enero, cuando a eso de las 22:30 horas la región fue sacudida por un sismo de 6.7°. Con ello, las fisuras nuevamente aparecieron, esta vez más grandes y en más hogares. Es por esto que los vecinos temen que segundo a segundo, lo que hace algunos meses era pequeño, se comience a agrandar y a caer, en silencio.

Una sueña con la casa propia…

Carolina Marín recibió su casa el 11 de diciembre del año 2017 y, respecto a los daños en sus paredes, reconoce que «aún son leves, en comparación con los casos de otros vecinos. Estos se produjeron con el sismo, aunque antes tenía uno y me lo parcharon, pero nuevamente se volvió a fisurar. ¿Sabe? Nos costó tener una casa, puesto que el subsidio no te lo regalan, sino que te lo ganas gracias a un esfuerzo de años. Claro, dicen que son casas sociales, pero están pagadas, y lo poquitito que uno juntó sirvió para eso, entonces tampoco es como decir ¡me la regalaron!, porque no es así. Es el sueño de tu casa propia, pero con estas cosas que nos pasan después dices, ¡está rota! Una sueña con la casa propia para tus hijos y que perdure por ellos, no para uno. Es para mis hijos, para su futuro. Y uno para ellos quiere lo mejor, por eso no queremos parches o rellenos, como ya lo han hecho, porque de lo contrario nos vamos a volver a preguntar, qué pasará con otro sismo fuerte».

Estela Egusquiza cuida a sus nietos. Su hija, la dueña de casa, trabaja. Ambas están desilusionadas, debido a que su felicidad se ha visto empañada por los daños que presentan las murallas de su hogar.

«Los daños en la ca-sa son subiendo la escalera, se formaron a los 15 días que llegamos. En ese momento mi hija le reclamó a la empresa y ellos vinieron a reparar las grietas, pero con el sismo nuevamente se hicieron fisuras más grandes, así que de verdad que nos da temor que en cualquier momento se caiga sobre uno. Mi hija lleva un año, es casa propia y llegamos en diciembre del año 2017.

La pieza en donde duermo también se ha trizado un poco, lo propio en la cocina y la fisura en la pared es enorme. De hecho tenía un televisor en su pared y también se cayó. Yo me quedo sola con mis nietos y ya nos da miedo».

La felicidad de María Pereira, al igual que el resto de sus vecinos, se ha visto empañada. Es la presidenta del comité pro-adelanto -pues aún no tienen una junta de vecinos- y esta situación la tiene a maltraer. Explica que «esto viene pasando de cuando hubo un temblor en marzo del año pasado y varias casas fueron fisuradas, pero ahora con el sismo de enero nuevamente se volvieron a fracturar y varias viviendas quedaron en mal estado. Las casas tienen un año y dos meses, entonces son nuevas, y ya hablamos con la constructora encargada, pero la verdad es que nosotros queríamos que estuvieran en terreno, que vieran la realidad, pero no hubo forma de que ellos estuvieran presentes.

Dijeron que iban a enviar a personas para evaluar y después a reparar… Son más de 190 casas y más de 30 personas han dicho que sus hogares están en mal estado, pero creemos que son muchas más las afectadas».

El diputado Francisco Eguiguren escuchó el llamado de auxilio y acudió al lugar. Molesto, debido a que las casas no tienen los dos años aún, comentó que «no se entiende que estas casas, con la corta vida que tienen, hayan presentado grietas que son muy importantes, y aunque no lo fueran, son grietas.

En una oportunidad ya vino la empresa constructora y parchó las fisuras, pero hoy en los mismos lugares en donde se parcharon, aparecieron las grietas después del fuerte sismo del 19 de enero.

De manera que acá lo que corresponde es una inspección técnica para evaluar la razón por la cual estas casas están sufriendo daños que no corresponden a su antigüedad, y por eso queremos solicitarle al seremi de Vivienda y Urbanismo (Hernán Pizarro) que nos acompañe para que nos apoye en esta cruzada que haremos por estas familias, para que realmente la empresa constructora responda por los daños, responda por la mala calidad de las casas.

Esta es la misma Inmobiliaria PY, la misma empresa de las casas Copeva y acá en la región no vamos a querer nuevas Copeva y aunque se cambie el nombre, igual es Copeva…».

Agregó el parlamentario RN que «son en una mayoría casas de integración, y por definición no tienen seguros, y por eso los vecinos están preocupados, porque se sienten vulnerados.
Las casas con crédito hipotecario si tienen un seguro, así que vamos a estudiar el caso para determinar si es necesario proponer un proyecto de ley que entregue las mismas garantías a todos. La gente que no tiene cómo pagar un crédito hipotecario no tiene por qué no tener la posibilidad de tener un seguro que le de tranquilidad ante cualquier situación o fuerza mayor, que puedan tener un respaldo que les permita arreglar sus casas como corresponde».

También visitó el lugar el concejal Guido Hernández, quien después de conocer la realidad de los vecinos afligidos, hizo un llamado a la empresa constructora «para que se haga cargo, y no solamente en mandar un par de maestros para que tapen de manera superficial los daños, sino que se necesita un análisis técnico de un profesional que efectivamente valide que los daños son superficiales y no estructurales.

Pedimos también al seremi de Vivienda para que se haga parte de esto, y que pueda verificar que la implementación de medidas que aplica la empresa respecto de la garantía sean medidas que vayan a solucionar el problema de manera definitiva».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre