Changos fueron reconocidos como etnia: descendiente entrega su testimonio.

0
207

Brenda Gutiérrez Almendárez (50) recuerda que durante su niñez fue víctima de discriminación por reconocerse como descendiente de changos. Oriunda de Paposo, su vida y la de su familia siempre ha estado ligada al mar, ya sea como recolectores de huiro o en la pesca artesanal, actividades propias de la etnia a la que se siente pertenecer.
Por lo mismo, Almendárez no pudo contener su emoción cuando luego de tras 3 años de tramitación este martes la Cámara de Diputados aprobó por 84 votos a favor, 28 en contra y 39 abstenciones, el proyecto que modifica la ley creadora de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) para reconocer al pueblo chango como etnia indígena de Chile.
Esta recolectora también es la coordinadora de la Agrupación Changos Vivientes de Taltal y Paposo, organismo que reúne a cuatro comunidades de camanchacos que conviven en la zona realizando diversas actividades en torno al mar.
A principio de este año, y con motivo de dar un impulso al proyecto que reconoció a esta etnia, se conformó el Consejo Nacional Pueblo Chango, organización que reúne a otras 33 agrupaciones más pequeñas, entre la región de Antofagasta y de Coquimbo. Según el Censo de 2017 son 4.725 personas las que se identifican como changos.
Felipe Rivera Marín, presidente de la Agrupación Cultural Changos Descendientes del Último Constructor de Balsas de Cuero de Lobo de Chañaral de Aceituno, región de Atacama, fue uno de los impulsores de este proyecto.
El sociólogo, bisnieto de Roberto Álvarez, el último constructor de balsas de cuero de lobos, explica que el pueblo chango nunca desapareció, sino que fueron objeto de un “proceso de transformación cultural”.
“El pueblo chango nunca fue extinto como se nos enseñó en los libros de historia. Sí sufrió un proceso de transformación a través de la pérdida de su cultura para poder incorporarse a la cultura chilena o chilenizarse mediante la vestimenta, apellidos o el sistema monetario, dejando de lado, por ejemplo, el intercambio que realizaban con los pueblos del interior para subsistir. Hoy lo que tenemos es un pueblo chango mestizo, sin embargo, aún hay costumbres que sobrevivieron este proceso”, explicó Rivera.
Para leer más sobre esta noticia, visita El Mercurio de Antofagasta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre