Christian Bravo Presidente Regional de la DC: «En lo personal, esperé la verdad por muchos años»

0
73

Presidente regional de la DC dice que siempre tuvo dudas en la muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y que ahora espera un gesto del Gobierno, que reconozca que «Pinochet fue un dictador» y que Luis Castillo, subsecretario de Redes Asistenciales, «tiene que renunciar, pues de alguna manera tuvo participación en el acto…».

Un 22 de enero de 1982, y a sus 71 años, falleció inesperadamente el ex Presidente Eduardo Frei Montalva. Hoy, con las investigaciones y el pasar de los años, su muerte fue confirmada como un crimen de la dictadura.

Ante el hecho, fue en La Serena, a un costado de la intendencia y posteriormente en el frontis de los tribunales de justicia, donde la Democracia Cristiana leyó una declaración pública, manifestando, entre otras cosas, su «satisfacción por el esclarecimiento de la muerte del ex mandatario, que fue producto de una operación siniestra dirigida desde La Moneda y con recursos públicos».

En ese sentido, el presidente regional de la colectividad, Christián Bravo, ahondó en el fallo que emitió el juez Alejandro Madrid, el que estableció que sí hubo homicidio en la muerte del ex Presidente, estimando que el fallo abre una «gran puerta» para indagar la responsabilidad de autoridades y de la Pontificia Universidad Católica.

«En lo personal, esperé la verdad por muchos años, puesto que me tocó hacer la guardia de la urna del Presidente Frei en la Catedral de Santiago. Pero siempre teníamos la duda, ya que Frei estaba muy bien, era una persona relativamente sana, y esto que había sucedido nos dejó a todos en la incertidumbre. No hay que olvidar que Bernardo Leyton había sido ametrallado en Roma, por lo que había razones para pensar que esto era un magnicidio. No obstante, la justicia después de tantos años de investigación, gracias a una dedicación exclusiva, llegó a establecer la verdad, y la verdad es que este homicidio fue hecho mediante el uso de bacterias, de métodos biológicos para envenenarlo. Es que acá se cometió un crimen, uno de Estado y nosotros sostenemos que esto fue una operación política destinada a desmantelar lo que era la oposición en esa época, así como también lo fue el homicidio de Tucapel Jiménez unos años después, y de otras personas como Orlando Letelier, donde existe documentación de sobra».

A juicio de Bravo, «este homicidio es muy significativo, ya que el Presidente era una persona que gozaba de una respetabilidad internacional transversal. Entonces nosotros consideramos que la justicia logró llegar a un buen resultado y este fallo, de más de 800 páginas, corrobora que la investigación fue seria. Claro que es una noticia lamentable para Chile, que da cuenta de un momento histórico muy negro, que esperamos no se repitan nunca más».

EDUARDO FREI HIJO. NO QUISO APROVECHARSE DEL CARGO

Respecto al trabajo de Eduardo Frei Ruiz-Tagle cuando fue Presidente de la República, del que se esperaba hiciera algo más en la investigación, apuntó que «Eduardo Frei hijo ha señalado que no quiso, en su condición de Presidente, utilizar su investidura para algo que consideraba que eran fines personales. Pero yo discrepo de esa opinión, aunque puede ser correcta desde su punto de vista, no así del nuestro. Porque creemos que como mandatario perfectamente pudo haber conseguido los medios para realizar una investigación que hiciera justicia histórica a la memoria de su padre. Hoy el Poder Judicial hizo su trabajo, que es lo que nosotros queremos reconocer, y esperamos que las sentencias se confirmen, que finalmente se reconozca y sea reconocido que este crimen fue algo premeditado, algo organizado…».

Para la familia y también para la Democracia Cristiana, la Universidad Católica gran responsabilidad tiene por haber guardado silencio durante años, pero también el actual subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, acusado de omitir la autopsia del fallecido mandatario.

«Existe, en la caso de la Universidad, una responsabilidad en cierto modo por omisión, pero creemos que acá es el subsecretario Luis Castillo quien debiera renunciar, porque consideramos que de alguna manera tuvo participación en el ocultamiento de las vísceras y de los resultados de la autopsia que se hicieron. Entonces creemos que de alguna manera Castillo está vinculado a este hecho, así que debiera dar un paso al costado o bien el Presidente que le pida la renuncia para recuperar la confiabilidad ciudadana».

PINOCHET Y OTROS

Respecto al papel que pueda cumplir el Gobierno después de esta noticia, Bravo fue claro y señaló que «nos gustaría que Piñera reconociera que Pinochet fue un dictador y que ordenó a personas ejecutar crímenes. Manuel Contreras era una persona que tenía vinculación directa con Augusto Pinochet, y por eso su memoria no puede ser sino la memoria de un dictador brutal, de un dictador que conspiró para ocasionar la muerte de sus opositores y que usó todos los recursos del Estado para esa finalidad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre