Director del Hospital de Coquimbo confirma que casos de funcionarios con Covid han disminuido

0
187

Los primeros días del mes de septiembre los casos positivos de coronavirus al interior del recinto eran 250 y hoy, entre activos y quienes están por contacto estrecho, suman 72. «Espero que en los próximos días baje considerablemente esa cifra»

Entre agosto y los primeros días de septiembre la situación no se veía bien en el hospital San Pablo de Coquimbo. El número de funcionarios con covid aumentaba de manera exponencial, llegando a tener un peak de 250 casos positivos.

De eso, hoy ni la mitad, cuentan desde la dirección del recinto médico, que estuvo en el ojo del huracán, incluso con tres investigaciones (del propio hospital, del Servicio de Salud y de la seremía) y que como señala Germán López, «están pronto a salir».

Medidas efectivas

Reconoce que tienen los estudios preliminares, «y efectivamente nos dice que en todos los protocolos que nosotros hicimos y realizamos, no hubo un quiebre en el uso de estos elementos de protección. Efectivamente la gente estaba capacitada para atender a los pacientes con positivo, que lo hicieron bien, pero sin embargo en estas áreas comunes generalmente soltamos un poco las medidas y la conclusión de estos tres estudios señala eso, además que nos faltaba algunas medidas como hospital de control, que también la comenzamos a implementar y eso dio respuesta a esta necesidad».

A las medidas que el hospital viene implementando hace meses, se sumaron otras para hacerle frente al tema «lo que ha permitido disminuir considerablemente la cantidad de casos activos», dice López. Y agrega: «Hoy tenemos a 58 funcionarios, más 13 que están por contacto estrecho, por lo tanto estamos hablando de 72 funcionarios fuera por covid».
Por ejemplo, destaca que se hizo la búsqueda de PCR a todos los servicios clínicos y a todos los funcionarios, además de ir buscando los contagios.

«También hicimos la búsqueda activa tomándoles test rápidos a todos nuestros funcionarios que volvían de la segregación e hicimos la búsqueda activa para todos nuestros funcionarios. De igual manera a todos los pacientes que llegaban a los servicios y, además, se sanitizó el hospital completo, sobre todo las áreas que tenemos de hospitalización en la torre 1. Un aseo profundo de desinfección, donde reforzamos la capacidad de elementos de uso personal, pero siempre en los espacios comunes».

Otra de las implementaciones que destaca el directivo se encuentra en la reestructuración de la atención ambulatoria, «puesto que se hizo un apoyo constante de la parte ambulatoria para reforzar el área de atención cerrada con los funcionarios, lo que nos permitió no llegar a cerrar camas o servicios. Un apoyo del Servicio de Salud de Coquimbo, que colaboró con cinco profesionales del área de salud. También agradecer al director del hospital de Ovalle, que nos ayudó con un equipo de atención domiciliaria para reforzar las atenciones de nuestros funcionarios en sus casas. Esas fueron medidas que se tomaron de manera inmediata después del brote…».

Nos queda un tercio

Más que un mea culpa, el profesional reconoce que «dentro de esta gran ola que tuvimos de funcionarios contagiados, obviamente que comenzamos a cuestionar nuestras medidas y protocolos, como saber si estaban bien adecuados a la pandemia, lo que llegó a que se hiciera una investigación…».

Explica que la situación no es fácil, entendiendo que «así como subió el nivel de contagios en la comunidad, obviamente también al interior del hospital por la exposición que tienen los funcionarios. Porque con la segregación del personal, llegaron los enfermos. Con ello empezamos a atender a pacientes con covid, los servicios se comenzaron a cansar, a saturar, por lo que tuvimos que ir disminuyendo la segregación para poder dar respuesta a la necesidad que requerían los servicios. Entonces hubo algunos funcionarios que tuvieron que terminar con la segregación para dar respuesta a la necesidad teníamos…».

Sin embargo, la batalla dentro del hospital San Pablo todavía no está terminada. Bien lo sabe el director, al señalar que «nos queda un tercio del universo total que fue el peak que llegamos a tener, porque hoy estamos en 72 funcionarios inactivos. Pero esto ha ido evolucionando y espero que en los próximos días baje considerablemente esa cifra».

Por último, puntualizó que «en ese sentido -y lo voy a decir- los plazos y la capacidad que tuvo en este caso nuestra mutual encargada ha sido lenta, por eso hoy el número que debiéramos tener no tiene que ser más de 22 casos activos afuera del hospital, pero producto de lo lento que ha sido la falta de capacidad de respuesta a la licencia, al control y después para dar el alta, se ha pasado en los plazos establecidos que hoy dice el Minsal».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre