Doctor Quezada: «Todo será en vano si no se disminuye la movilidad de las personas»

0
60

Lider regional del Colegio Médico asegura que la propuesta del gremio es que la
movilidad de la población sea reducida al menos en un 60%.

«Y para saber si lo estamos haciendo bien o mal, es necesario que la
autoridad plantee cómo medirá el cumplimiento de la cuarentena, más
allá de impresiones subjetivas…».

A una semana de cuarentena en La Serena y Coquimbo, los controles se han mantenido en los principales accesos a las ciudades. Todo en un momento complejo, donde se está
viviendo la parte más aguda de la enfermedad, con 140 pacientes hospitalizados y muchos de gravedad.

Para el presidente regional del Colegio Médico, Rubén Quezada, la mejoría que puedan percibir los equipos clínicos «se dará aproximadamente dos semanas después de que podamos presenciar la disminución del movimiento de las personas».

Sin embargo, para que en dos semanas se pueda efectivamente ver una disminución «y no nos encontremos con que todo sigue igual, necesitamos de alguna manera de saber
si esto está resultado o no, antes de esperar dos semanas más».

Y para saber eso, cuenta el profesional que existen indicadores que no tienen que ver con los casos activos y hospitalizaciones que disminuirán más adelante, «ya que hay otros
indicadores que tiene que ver, por ejemplo, con la movilidad de las personas y si efectivamente está disminuyendo su circulación, y con eso la circulación del virus».

Explica que hay varias maneras de apreciar si es que ha disminuido la circulación de las personas, pero lo importante, y lo que ya le pidieron a la autoridad, «es que ellos transparenten los criterios bajo los cuales van a medir si la cuarentena está funcionando o no, en términos de reducir la movilidad de las personas, porque esto no puede ser al ojo, no puede ser en percepción subjetiva, sino que debe existir alguna propuesta en que
digan, por ejemplo, quiero bajar enun 40% la cantidad de personas que utiliza el transporte público, y eso ellos lo pueden medir a través de la Seremía de Transporte. O pueden decir que si somos 500 mil habitantes en cuarentena, que no exista más de X cantidad de permisos diarios a la semana, pero que planteen los objetivos para evaluar si la cuarentena está sirviendo o no, dado que los equipos clínicos vamos a ver los resultados en dos semanas más».

Aclara Quezada que lo importante es tener un parámetro de medición, ya que las  percepciones son diferentes. Claro, pues «usted puede decir que ve filas en el centro, pero es distinto a las percepciones que tienen otros, que nos dicen que se nota que hay menor población circulando. Pero para que esto no sea subjetivo necesitamos algún indicador, y la autoridad debiese plantear a priori qué es lo que medirá y cómo evaluará si la cuarentena funciona o no, puesto que la cuarentena es una medida intensa, una medida que causa efecto, y lo peor que nos puede pasar es que al final de estas dos o tres semanas sigamos con la misma cantidad de casos activos y no seamos capaces de controlar la
situación, que fue lo que ocurrió en algunas comunas de la Región Metropolitana».

Por lo mismo, afirma que como Colegio Médico le propusieron al seremi de Salud que evalúe la movilidad de las personas a través de indicadores objetivos, como los reportes del Instituto Data de la Universidad del Desarrollo y que ocupa el Ministerio de Ciencias.

«En ese reporte, que se publica periódicamente, aparece cuánto es el volumen de movimiento que existe al interior de una comuna o entre comunas, medido a través de la movilidad que presentan los teléfonos celulares de la población. Esta es una información que existe, que no reporta nombres, sino que el volumen medido del movimiento. Lo mismo se reporta a través de plataformas, incluso hasta Google sabe cuánta gente se desplaza
en centros comerciales, en parques,
a sus trabajos. Y de hecho se está
haciendo, pero necesitamos que esto
sea asumido también por la autoridad
como un mecanismo para ver si cumple o no la cuarentena».
La propuesta del Colegio Médico
«es reducir la movilidad al menos en
un 60% en relación a cómo nos movíamos antes de la cuarentena o en
condiciones normales».

Y agrega que «podemos impedir el funcionamiento de algunas actividades, pero si no se disminuye la movilidad de las personas finalmente todo
será en vano. Por eso necesitamos que se disminuya la cantidad de personas circulando, y para saber si lo estamos haciendo bien o mal es necesario que la autoridad plantee como medirá el cumplimiento de la cuarentena,
más allá de impresiones subjetivas, pues debemos profesionalizar la medición de la actividad».
Otra duda que surge es si la región aguantará otro mes de contagios, a
lo que aclara que «en este minuto estamos viviendo una saturación cercana
al 90% de nuestra capacidad asistencial, y si no logramos frenar la curva de
contagios vamos a tener que seguir trasladando pacientes a otras regiones».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre