Dueños del hotel Costa Real: «No sé dónde están los Derechos Humanos para nosotros?»…

0
322

– Desde el 18 de octubre, día en que comenzaron las manifestaciones en todo el país, el hotel Costa Real siempre estuvo en la mira del vandalismo.

– Las marcas en muros y vidrios lo dejaban de manifiesto. Por lo mismo,
los dueños habían tomado medidas preventivas, cubriendo ventanas con latones y maderas.

– Pero de nada sirvió todo eso en la noche del martes cuando una turba enardecida llegó a saquear y destruir cuanto pudieron.

Y claro, pues todas las marchas indudablemente pasan por ahí, por Avenida Francisco de Aguirre con Pedro Pablo Muñoz. Sin embargo, nadie imaginó que ese vandalismo actuara como este martes, dejando el primer piso destruido por completo y dañado el segundo piso con un incendio.

Por eso sus trabajadores lamentan lo ocurrido. Sus dueños igual, especialmente Iskandar Buale y sus hermanos.

«Anoche (martes) hicieron todo tira, y es algo que no tiene nombre, pues se llevaron muchos televisores, 60 frigobar, quemaron los muebles, las habitaciones; quebraron todos los vidrios, inundaron con agua, destruyeron la cocina, el bar, salas de conferencias, oficinas de la contadora, la recepción. La verdad que fue una locura lo que hicieron esa noche y no sé dónde están los Derechos Humanos para la gente que está sufriendo con todo lo que pasa en el país», dijo.

Agregó que «somos una empresa que acá en La Serena lleva 93 años, y yo llevo 55 años trabajando acá, mientras que el hotel lo abrimos hace 20 años y todavía debemos plata, pero lamentablemente ahora está todo destruido».

Cuenta que él nació acá, en La Serena, que su familia llegó de Siria en el año 1926, y que en el hotel trabajan más de 60 personas, que hoy lamentablemente están muy preocupados, «y todos estaban llorando por lo que pasó, porque tenemos trabajadores que están con nosotros desde que partimos y siempre los hemos tratado muy bien, por lo tanto están desesperados».

Detrás de todo
existen personas

La directora de turismo, Angélica Funes, llegó temprano para ver la magnitud del destrozo y, tal como lo anunciaron sus trabajadores, «fue un fuerte revés para todos y no solamente para el turismo, sino que para la ciudad y la región en general».

Pese a que esta situación se ha vivido en otras partes del país, reconoce que en ningún momento se les pasó por la cabeza que también sucedería acá, «pero lamentablemente sucedió, y quiero señalar que detrás de todos estos inmuebles hay personas, hay familias y chilenos que necesitan trabajar tranquilos, poder llegar a sus casas tranquilos, poder tener un día y el otro en completa seguridad, y ese es el llamado que hacemos, que no es solamente por un tema económico y por el destino, sino que es por las personas que vivimos en este país, que tanto nos ha costado a todos, y que debemos cuidar y poder trabajar con seguridad».

Respecto al plan presentado hace unos días, pensando en atraer al turista, afirmó que primero «debemos pensar en que detrás de todo esto existen personas, insisto, y no solamente como una industria, sino que como gente, como comunidad completa. Lo que pasó acá puede suceder en otro lugar, en otra parte del país tal como lo hemos estado viviendo desde el 18 de octubre en adelante».

Consultada si es que falta un plan de seguridad mayor considerando que el recinto queda justamente en un punto crítico, argumentó que «este lugar claro que está un punto crítico, pero qué lugar no lo es hoy. Creo que es ahí donde tenemos que apuntar, saber cuáles no son los puntos críticos, por lo tanto debemos tener conciencia de que acá estamos todos y todos debemos aportar, nosotros con nuestro trabajo, como corresponde, y también a través de los medios de comunicación».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre