EL PUNTERO MOSTRÓ SU SOLIDEZ EN CALAMA

0
138

En el papel, el duelo ante Cobreloa, era la salida más complicada que le restaba a Coquimbo Unido en el presente torneo de Primera B, donde ambos elencos luchan por un cupo de ascenso.
Los aurinegros en Calama se pararon de manera inteligente, en los primeros minutos anularon las acciones del local que quería ser protagonista ante los más de 6 mil hinchas que llegaron con colores naranjas a acompañarlos.
Los piratas no pasaban zozobras, pero como buenos zorros, los dirigidos de Rodrigo Meléndez lograron sacar provecho de los balones detenidos. Fue asi como a los 32′ tras un lanzamiento de esquina ejecutado desde la derecha por Luna, Lucas Simón vence al meta Retamal con un testazo.
El gol no amilanó los ánimos piratas. Por el contrario, el equipo entendió que debía aumentar su despliegue fisico para ir en busca del empate.
Los primeros minutos del segundo tiempo, Cobreloa salió a matar el encuentro. Se acercó a la porteria de Retamal, con remates de Luna y Parra, pero donde más sufría Coquimbo Unido era con los balones detenidos que siempre tenían como protagonista final a Simón o alguno de los centrales loínos.
Mediante ese expediente, Cobreloa a los 50′ lograba un 2-0 que para cualquier equipo, en la altura de Calama, suele ser lapidario. Nuevamente el verdugo fue Lucas Simón aprovenchando una acción a balón parado.
Pero los jugadores aurinegros decidieron seguir luchando. Y tras un cambio de frente realizado por Diego González al sector derecho, Yashir Pinto lucha un balón con el lateral loíno Mario Larenas, se saca la marca, lo deja en el camino y define potente abajo para vencer al portero Olivares. Era el 2-1 y volvía la ilusión a los 62′.
Sin embargo, cuatro minutos más tarde, Coquimbo Unido de quedaría con 10 jugadores. Los excesivos reclamos le costaron la tarjeta roja al lateral Francisco Ayala.
Todo indicaba que el elenco nortino tendría vía libre para ir por una goleada como las logradas anteriormente ante San Marcos de Arica y Melipilla. Al menos eso creían sus hinchas.
Pero no contaban con el temple mental y la superioridad física de los aurinegros, que se defendieron cuando tuvieron que hacerlo y nunca renunciaron al ataque. Con el ingreso de Washington Torres, el técnico Patricio Graff reordenó la defensa, con Alvaro Delgado ganó velocidad en ataque y con Jorge Orellana luchando balones en el medio no le permitió crear a los mineros.
A los 71′ llegaría el premio a todo el despliegue coquimbano. Un balonazo largo y preciso de Diego Carrasco habilita a Rodrigo Holgado, quien aprovechando los espacios entregados por Cobreloa en el fondo, avanza unos metros y define con un globito ante la salida del “Araña” Olivares.
Los últimos minutos fueron de aguantar. El local se vino encima con más ganas que fútbol y tuvo la oportunidad de ampliar las cifras con un remate de Sebastián Romero que se estrelló en el palo.
Claro que Coquimbo Unido terminó entero físicamente, corriendo incluso más que Cobreloa y pudo resolverlo de contra, pero el destino quiso que el marcador se cerrara en un 2-2 que dejó a los piratas con 41 puntos en la tabla, donde son sólidos líderes restando 9 partidos para el final de campeonato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre