En Andacollo ahora el problema son los árboles

0
6

ACTUALIDAD 8Una reunión pacífica, pero no por ello exenta de diferencias fue la que sostuvo el concejo municipal de Andacollo con la Iglesia. En la oportunidad representando a la entidad eclesiástica estuvo  Monseñor José Manuel Donoso y el padre Eduardo Huerta. El problema central fue la colocación de árboles que podrían ocasionar problemas a los fieles.

Una larga reunión tuvo la municipalidad representada por el alcalde Juan Carlos Alfaro con el obispo José Manuel Donoso y el párroco Eduardo Huerta.En esta junta se trataron los temas relacionados con la seguridad de la fiesta religiosa que tendrá lugar en diciembre próximo. EL motivo principal de diferencias, son los árboles que hermosean el paseo semi-peatonal de Urmeneta.

Por parte del municipio las ideas están  bastantes claras, ya que si bien las fiestas religiosas de esta comuna tienen una gran importancia, desde la municipalidad quieren cumplir con los proyectos que se están ejecutando y otros que aún no se reciben. Alfaro comentó que la voluntad existe, pero que hay cosas que no depende de ellos.

«Nosotros tenemos toda la intención de que la fiesta se realice de las mejor forma posible, pero debemos guiarnos por fechas que están estipuladas».

La iglesia replicó a través de su mandamás regional, Monseñor Manuel Donoso, quien fue muy claro a reconocer que se han aunado esfuerzos para llegar a un acuerdo, pero que no ha sido suficiente.

«Yo veo que hemos puesto mucho esfuerzo en arreglar las cosas, pero veo que seguimos en lo mismo. Los árboles serán un peligro ahora y mucho más en algunos años más. Nosotros no queremos más problemas».

El punto más tenso de la reunión se vivió cuando un concejal interpeló a la iglesia a interpretar de la mejor forma posible los documentos que se emiten, ya que en el conflicto por los topes, ellos como concejo habían quedado bastante mal ante el pueblo y la región. Esto en alusión a una carta que momentos antes había leído el párroco Huerta, donde hacía referencia a la importancia que tenía para la comuna estas fiestas. «Andacollo no es solo de los andacollinos sino que de todos los fieles», había rematado el rector del santuario.

La iglesia y los fieles reclaman que una parte del paseo semi-peatonal debe ser dejado libre de obstáculos y dedicado a las fiestas. Incluso una dirigente vecinal, Isabel Ardiles, comentó que se deberían dejar estos espacios, mirándolo desde el beneficio económico que entregan estas fiestas.

«El beneficio económico es más grande que los esfuerzos. Despejar dos cuadras del paseo me parece un sacrificio menor en comparación a lo que nos entregan las fiestas».

La reunión finalizó con el compromiso de seguir trabajando para llegar a un acuerdo. Por el momento las posiciones parecen lejanas, ya que el municipio quiere respetar los proyectos y no hacerle más modificaciones por el momento. En tanto que  las autoridades religiosas piden retirar inmediatamente los árboles del paseo, por los posibles accidentes que pueden causar. En lo que si están muy de acuerdo es en que los fieles deben ser recibidos en paz y con tranquilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre