En el mundo evangélico es el Apóstol, o el Obispo quien administra dineros de la Iglesia…

0
120

Revuelo causó la declaración que entregó la máxima autoridad de la Catedral Evangélica, el obispo Eduardo Durán, al reconocer que obtiene cada treinta días más de 30 millones de pesos en diezmo y que están, como reconoció, a su libre disposición, según los estatutos de su entidad.

Todo esto, luego que fuera interrogado como imputado por presunto lavado de dinero activo.

Sin duda, una noticia que llamó la atención y que acá en La Serena, quienes profesan la religión cristiana, no quedaron ajenos. Aunque tampoco cuestionaron la medida, ya que como aseguró la presidenta del consejo de pastores de La Serena, Silvia Cepeda, «cada corporación funciona de manera independiente y dependerá de cómo sea su cúpula: si tiene un apóstol o un obispo, quien en este caso administra los dineros de muchas congregaciones con su mismo nombre. En nuestro caso, dar los montos creemos que es algo personal y para nosotros es más importante transparentar esto con la gente que trabaja con nosotros en la iglesia, así que de momento creo que no amerita poder abrir este tema que es íntimo y privado nuestro…».

No obstante, co-mo conocedora en la materia, aclaró algunos puntos, como por ejemplo, «que hay organizaciones en que ese diezmo se deja exclusivamente para que el pastor principal lo distribuya, conforme a las necesidades de su iglesia, comprendiendo que principalmente es para personas que trabajan a tiempo completo en una corporación. Pero también hay congregaciones en que, conforme a sus estatutos internos, ese diezmo lo pueden distribuir para todo lo que significa el avance de la obra en su ciudad o en su corporación».

Pero en el caso del obispo Durán, aclara, «hablamos de la Jotabeche, una iglesia que tiene a nivel país muchas congregaciones. Mientras que acá en La Serena cada corporación funciona de manera independiente, dado que nosotros no recibimos diezmo a nivel de consejo de pastores. Acá en La Serena, en mi congregación, tenemos solamente una extensión de obra en Santiago, pero tenemos corporaciones metodistas, bautistas y hay corporaciones que los diezmos de su pastor van en su totalidad a Santiago, entonces de ahí le mandan un sueldo».

Respecto al caso suyo en particular, reconoció que «en nuestro caso mi esposo es el obispo, así que somos una iglesia naciente, que llevamos algunos años, pues él administra conforme a nuestros propios estatutos. Sin embargo, las corporaciones grandes, generalmente a nivel de iglesia base, se reparten el dinero como sueldo, pero no todos los pastores administran los dineros que ingresan. Somos una congregación de cien personas, con sueldos promedios y sin gente adinerada. Aunque existen congregaciones pequeñas que tienen dos o tres familias adineradas, y que sus diezmos son altos, y eso les permite una mayor holgura, pero cada caso es particular».

De igual manera, aclaró que «Dios estableció en su palabra que hay un ciento por ciento de entrada que nosotros percibimos y determinó que con el diezmo iba a levantar la obra en todo lugar, en todo pueblo, por lo tanto somos mayordomos del dinero que llega a nuestro poder. Esto es una escuela y en la iglesia del Señor, como Jesús dijo, se viene a formar discípulos, así que nosotros tenemos que formar esos discípulos, entregar bíblicamente estas enseñanzas y ellos toman sus decisiones en su momento de comenzar a hacerlo, ya que a veces de un 100% de miembros en una congregación, es solamente un porcentaje el que diezma y sustenta la vida ministerial de sus pastores. Es más. A veces la gente llega al Señor endeudada y hay que enseñarles y hacerles que diezmen simbólicamente hasta que se ordenen y aprendan a vivir sin deudas, porque esto es integral. Entonces es todo un trabajo que dura cerca de un año, antes que la gente tome un compromiso mayor».

Iglesias en La Serena

En La Serena, la pastora Cepeda estima que existen más de 100 iglesias. Entonces, ¿es tan fácil instalar una y comenzar a cobrar el diezmo?

«Hay iglesias que son autónomas y otras corporativas, con una administración grande a nivel de país. En mi caso personal estuve más de veinte años con mi esposo en una corporación y nos retiramos por temas doctrinales, así que formamos nuestra propia corporación, y en seis meses la hicimos legal. Por lo tanto, hay casos como el nuestro, que subdividen, pero también hay casos en que la iglesia madre abre nuevas obras y comienza de cero. Por ejemplo, una unidad metodista pentecostal que está en Santiago y acá en La Serena, tiene una iglesia grande en La Antena, pero de ahí ellos hacen circuitos y abren una en La Florida, en Las Compañías, pero siguen dependiendo de la que está en La Antena, y ésta, de su base que está en Santiago. Acá en La Serena hay, por lo menos, unas sesenta iglesias, de las cuales nosotros representamos un poco más de la mitad, mientras que en Las Compañías deben haber unas cincuenta más, por lo menos», explica la pastora.

En lo relacionado al control del diezmo, aclaró que «las corporaciones en estas áreas financieras son diversas y tienen administraciones de equipos de transparencias que lo integran no solamente personas que puedan tener la profesión, sino que líderes de las congregaciones que están transparentando tanto los dineros que ingresan de manera general por concepto de ofrendas, como también el diezmo, así que van viendo las necesidades diversas que tiene una congregación en desarrollo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre