En Los Vilos, policías balearon un auto creyendo que eran traficantes

0
23

8Untaker presentó la denuncia del caso ante la PDI y el Ministerio Público de Los Vilos, que derivó el caso a la Fiscalía Regional de La Serena que quedó a cargo del proceso indagatorio, explicando al medio electrónico www.davidnoticias.cl, que el 16 de junio, fue con su hija de 10 años, la mayor y con su pololo de 19 años a comer a un restaurante de Pichidangui.
Luego de compartir en el restaurante retornaron a Los Vilos en un auto Peugeot conducido por el joven inscrito a nombre de su madre.
Pero tras pasar por el peaje de Pichidangui, casi al llegar a un servicentro, el móvil del grupo familiar comenzó a ser seguido por una camioneta particular de color oscuro, que logró acercarse al auto, instante en el que los ocupantes que estaban a rostro cubierto les apuntaron con armas de fuego.
Por ese motivo Untaker pidió al joven que acelerara y que no parara creyendo que iban a asaltarlos, ya que recientemente unos individuos habían intentado arrebatarle su camioneta en Totoralillo, razón por la cual llamó de forma desesperada a Carabineros, informando que unos individuos querían atracarlos en la carretera, motivo por el que los efectivos policiales les pidieron que siguieran con la huida ya que iban a esperarlos a la entrada de Los ViIos.
En ese instante a la altura de Quebrada El Negro, los ocupantes de la camioneta dispararon contra el Peugeot, lo que causó que una bala impactara en la parte baja de la puerta del copiloto, proyectil que pudo lesionar a la niña de 10 años que iba en el asiento trasero de ese mismo costado, momento en el que el grupo familiar volvió a escuchar disparos, razón por la que el joven chofer decidió parar la marcha.
Sin mayor contemplación los individuos armados, sin identificarse, bajaron a la fuerza desde la cabina al conductor golpeándolo, conminando a Untaker y a sus hijas a salir, tratándolas de forma brusca, instante en el que llegaron efectivos de Carabineros, a los que exhibieron sus placas y credenciales, demostrando que eran detectives de la Brigada Antinarcóticos de La Calera que habían montado un operativo en Pichidangui para apresar a un grupo de traficantes.
Sin embargo al percatarse que el joven chofer junto a Untaker, y sus hijas no eran las personas que buscaban, sin darles mayores explicaciones procedieron a retirarse en la camioneta que estaban usando. Por ese motivo la comerciante gastronómica decidió interponer la denuncia ante la PDI y la fiscalía, mientras que este lunes a través de su abogado presentó una querella ante Tribunales para buscar sancionar a todos los responsables del equivocado procedimiento policial que la afectó junto a su hija menor, su hija mayor y su pareja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre