Encapuchados ingresan a la fuerza a la ULS y causan cuantiosos daños: Saldo un detenido

0
97

– Pasado el mediodía de este miércoles, cerca de 50 estudiantes se congregaron en el exterior del campus Enrique Molina Garmendia de la Universidad de la Serena, frente al
terminal de buses, y dieron inicio a una marcha no autorizada, motivados por un descontento con la administración de la casa de estudios, por lo que se infirió de sus consignas.

La marcha se desplazó por Amunategui en dirección oriente, cortando el tránsito de la concurrida avenida, hasta el campus Isabel Bongard, lugar en donde se manifestaron en forma pacífica en el exterior, para luego continuar el recorrido en dirección al Campus Andrés Bello, en la Colina del Pino.

Al llegar al Campus Andrés Bello, el escenario cambió de manera radical, y los encapuchados ingresaron por la entrada principal, realizándolo en forma violenta, procediendo a agredir a un guardia de seguridad, trasladándose al sector de rectoría, donde está la Casa Central, causando diversos daños de consideración.

Posteriormente, procedieron a instalar barricadas en calle Raul Bitrán, en el exterior del ingreso principal, provocando un corte en el tránsito de vehículos, comenzando un grupo de unos 30 sujetos encapuchados a lanzar objetos contundentes.

Esta situación motivó el actuar de Fuerzas Especiales de Carabineros, previa autorización escrita del rector, y ante delito flagrante se procedió a actuar conforme a protocolo, logrando la detención de una mujer, y con los otros tres se procedió al control de identidad.

ULS condena los hechos

Ante la irrupción de la turba de encapuchados que ingresó violentamente a la Casa Central en el Campus Andrés Bello, la rectora (s) Alejandra Torrejón, a través de un comunicado, condenó los hechos, «vivimos una situación de violencia sin parangón en nuestra historia institucional. Unos 30 encapuchados ingresaron a la Casa Central con evidentes intenciones de agredir a integrantes de nuestra comunidad, amedrentándola con objetos contundentes y destruyendo todo lo que encontraron a su paso», señaló.

«La situación vivida por los más de 60 funcionarias y funcionarios, que cerca de las 13:00 horas trabajaban en las dependencias, los expuso a una situación emocional y física de extrema violencia. Algunos de ellos fueron golpeados; otros sufrieron el despojo de artículos personales o fueron rociados con polvo de extintores; la mayoría, ante la agresividad y la evidente amenaza a su integridad física y emocional, se cobijaron en sus oficinas, y aun así no estaban a salvo, porque los encapuchados patearon puertas y portaban elementos para descerrajarlas», añadió.

La rectora (s) comentó que nunca habían sentido tan de cerca la violencia, «nos duele ser sujetos de una ira social descontrolada, que representa todo aquello que como universitarios repudiamos: la intolerancia, la violencia, la imposición por la fuerza de visiones del mundo».

Además, rechazaron enérgicamente lo acontecido, «no podemos sino disponer de todos los recursos que tenemos para apoyar el restablecimiento de la salud emocional de nuestros funcionarios y funcionarias, y sus entornos afectivos, trastocados por la irracionalidad de un grupo pequeño en número pero enorme en violencia».

Los funcionarios agredidos fueron atendidos en la Mutual de Seguridad para constatar lesiones y recibir las atenciones médicas que correspondan.

La Asociación de Académicos de la ULS pidió medidas penales

La Asociación de Académicos de la ULS, de igual forma, condenó los hechos de violencia, «hemos sido testigos del ataque violento realizado por una turba de personas que afectó a la Casa Central de nuestra Universidad.

Esta acción irracional tuvo consecuencias físicas y psicológicas en funcionarios y académicos».

Además, enfatizaron en que pedirán a las autoridades universitarias el máximo rigor de la ley, así como también las acciones penales que correspondan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre