Ex Colegio La Providencia de Vicuña sería demolido para levantar un «super»

0
16

actualidad_4Inquietud hay en vecinos de Vicuña porque es fuerte el rumor que el ex colegio la Providencia habría sido vendido para destinar ese terreno a la construcción de un supermercado.

No se está contra el progreso y la competencia económica, sino que la preocupación va por el lado de que se están terminando los huertos tan típicos de la ciudad.

«Tenemos temperaturas de hasta 34 grados  y esos arbolitos ayudan a pasar la gran calor», nos hace ver doña Berta, que mira con nostalgia el lugar donde estudiaron sus hijas.

 Sería un Santa Isabel el que llegaría  a esta céntrica cuadra en la intersección de las calles Yungay y Arturo Prat.

Días atrás, expertos junto a maquinaria especializada estuvieron analizando el tipo de suelo que sostendrá la infraestructura de la nueva construcción.

Esto significará la demolición de la capilla y las salas de clases del ex colegio, pero no la sección donde residían las religiosas, por ahora, se nos dijo.

Tras expandirse la noticia de boca en boca, de inmediato surgió entre los vicuñenses la inquietud por la demolición de dichas dependencias, especialmente de la capilla que da con calle Yungay y que se caracteriza por su particular fachada.

Varios vecinos apuntan especialmente a que en Vicuña no existe una normativa u ordenanza municipal que proteja el casco antiguo y el estilo arquitectónico de la ciudad, reflejados en antiguas construcciones con fachadas bien particulares. La inquietud es mayor en esta ocasión porque ésta sería la segunda vez que una construcción antigua con rasgos históricos, culturales y arquitectónicos bien definidos, sea destruida para dar paso a una moderna infraestructura pues hace dos años se demolió una enorme casona donde funcionó la oficina de correos y telégrafos y el Colegio Antonio Varas.

La enorme propiedad donde funcionó el Colegio La Providencia, que abarca más de una cuadra, fue adquirida el año pasado por el empresario e inversionista René Larraguibel Smith, quien la subdividió y vendió la mitad al consorcio dueño de Santa Isabel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre