Familiares de mujer descuartizada exigen respuestas de la justicia

0
362

Este 18 de enero se cumplirán tres meses desde que la joven madre María José Zambra fuera encontrada descuartizada junto al Puente El Libertador, en Las Compañías. Sus hermanas avisan que «más que estar escuchando cosas de la gente en la calle, queremos algo concreto, con hechos …».
La última vez que se le vió con vida a María José Zambra, de 30 años, fue el jueves 29 de agosto. Salió de su casa a dejar a sus hijos, de siete y once años, a la escuela y nunca más regresó.
Con los días, la desesperación de sus familiares. Una denuncia por una presunta desgracia en la PDI y recorrer una y otra vez los lados en donde pudo haber desaparecido. Algo que les entregara un indicio.
Sin embargo, la triste noticia llegó el sábado 19 de octubre, cerca del mediodía, cuando dos niños que se dirigían por el puente El Libertador, en Las Compañías, a jugar fútbol a las canchas del Complejo Santa Inés, encontraron restos humanos al interior de unas bolsas bajo el puente.
Se alertó a la policía, y tras diversas pericias se pudo comprobar que se trataba del cuerpo de María José.
El dolor de la familia se tradujo, entonces, en manifestaciones en el centro de La Serena y también en el puente, en varias oportunidades hasta donde llegaron con vecinos y amigos, quienes se sumaron a los reclamos con gritos y carteles pidiendo justicia y que se encuentre al o los culpables. Hoy en ese lugar se encuentra un monolito que la recuerda y que sus hermanas se encargan de mantenerlo limpio.
«El monolito lo visitamos día por medio, lo tenemos bien bonito, y al cementerio igual vamos bien seguido, así que en ese sentido estamos bien pendientes», cuenta Ana, su hermana mayor.

 

Reunion con la Fiscalía

Este 19 de enero se cumplirán tres meses y todavía no saben realmente lo que ocurrió con la muerte de María José. Y eso las tiene muy complicadas. Y a veces molestas.

«Recién para el 28 de enero nos citaron de la Fiscalía para saber cómo va el caso de mi hermana, ya que tampoco la PDI da mucha información, así que ese día le preguntaremos al fiscal qué es realmente lo que pasa con el caso y si tienen más antecedentes, puesto que todo está en silencio», señala.

Y claro, reconocen y entienden que este hecho toma su tiempo y que no es fácil, «pero igual se han demorado un montón. Imagínate que ella desapareció el 29 de agosto, hartos meses ya…».

El dolor sigue presente, y por eso estas fiestas de fin de año fueron diferentes. Nada de festejos. «Mucha pena», reconoce Ana, lo propio en sus dos hijos, quienes si bien no saben realmente cómo fue encontrada su madre, «sí preguntan por ella y la extrañan. También están con psicólogos y toda esa ayuda, pero exactamente no saben lo que pasó. Hay que tirar para arriba nomás y para eso estamos nosotros como familia».

Una de las cosas que les llama la atención es que en un comienzo la conversación con la policía era fluida. Pero de un tiempo a esta parte eso ya se acabó.

«Antes de la PDI hablaban más, pero ahora como que se han mantenido al margen, no nos entregan mucha información, y no sabemos el por qué. Seguramente porque llevan la investigación, no lo sabemos. Pero ha pasado el tiempo y no han tenido nada, ningún avance, y de verdad que nos llama la atención, porque él o los tipos que mataron a mi hermana andan en la calle».

Muchas son las cosas que se hablan desde entonces. En la calle especialmente. No obstante, Ana avisa que en todo momento han querido mantenerse al margen de los comentarios y solamente esperar que la PDI las llame un día para decirle qué fue realmente lo que pasó y quién fue el culpable del crimen, que en La Serena y toda la región llamó la atención por su brutalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre