Gallinas atacadas por el «chupacabras» en el Valle de Elqui se las llevó la CIA

0
859

En septiembre Diario LA REGIÓN informó que el mítico chupacabras habría vuelto, específicamente en Andacollito, cerca de Vicuña. Sesenta gallinas que sin salir del gallinero presentaban orificios y estaban desangradas.

Esta situación llamó la atención de Nicolás Anzalone Cádiz, quien se define como ufólogo historiador, investigador y divulgador del fenómeno Ovni.

«Ellos» (los extraterrestres) dejaron en la Tierra un rompecabezas enorme».
«Me he dedicado a conocer las enseñanzas espirituales de estos seres, el ámbito ufológico tiene muchas ramas».

Afirma que los seres extraterrestres llegaron hace milenios a la Tierra y viven entre nosotros, «ellos» generaron las condiciones para que se diera la vida en el planeta.
«Vienen de la Constelación del Cisne que se encuentra a 6 mil años luz, vinieron a la Tierra hace 3 mil millones de años, cuando el planeta no existía ni las condiciones para que hubiera vida…».

Una vez que se supo la noticia de la extraña matanza de gallinas en Andacollito como en Gualliguaica, el ufólogo se dirigió al valle. «No tuve la suerte ni el tiempo de ir a Andacollito, pero sí supe porque me llamaron unas amistades que habían sido 70 las gallinas muertas».

Una nueva arista se abre, dice, ya que vinieron desde la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) para recuperar a los animales.

«En Gualliguaica donde sí pude ir fueron 60 gallinas, allá tengo muchos amigos, me entrevisté con una pobladora, que me pidió la reserva de la identidad y me contó que en la noche que ocurrieron los hechos ellos sintieron mucho ruido, mucho alboroto, los animales estaban inquietos y los perros ladraban mucho, allá 8 de cada 10 personas tienen gallinas».

Agrega que «los mismos pobladores le contaron que habían llegado personas de Estados Unidos, de la CIA y la Nasa y se llevaron las gallinas a Estados Unidos».

La mujer con quien conversó relata que logró separar dos gallinas y las guardó en una caja con hielo escarchado hasta el día que Anzalone pudiera ir a comprobarlo.

«Al día siguiente, esta mujer que tuve la oportunidad de entrevistar, me muestra una foto de su celular que le había tomado al corral de las gallinas y claro, estaban todas muertas pero a partir de ese incidente me empezó a llamar la atención un par de cosas, que consideré que eran muy trascendentes. En primer lugar, fui y revisé en terreno el corral de las gallinas y no encontré signos de que haya habido alguna lucha, tampoco de maltratos o de algún depredador natural».

Le llamó la atención el nivel de violencia sobre las gallinas y lo limpio del trabajo, «las gallinas estaban muertas y no había plumas desparramadas, en sus cuerpos tenían unos agujeros que les tomé la medida y llegaban a tener dos centímetros de diámetro» agregó.
Queda la duda en el ambiente, dice, respecto a las intenciones de la CIA por recuperar los animales, que hacer acordar a los relatos del Ovni de Paihuano, en donde llegaron unos «hombres de negro» que rápidamente «limpiaron» toda la evidencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre