Gremio postula que se haga mejor selección de personal para hospitales

0
135

La semana pasada, al interior del Hospital de Coquimbo, fue detenido un funcionario, presuntamente vinculado al tráfico de drogas dentro del recinto. Esto, luego de seis meses de investigación de la PDI y el Servicio de Salud.

Un hecho que, aseguran desde la Fenats, fue muy lamentable, y que, por cierto, no puede ensuciar la imagen de los trabajadores del recinto médico. Sin embargo, para que este tipo de incidentes no vuelvan a suceder, Mauricio Ugarte, presidente de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fenats) del Hospital de Coquimbo, advierte que «le hemos pedido a la instancia interna del hospital que ojalá se puedan acelerar los procesos de control y chequeo respecto a este tipo de hechos y causas».

Ese día hubo allanamiento de los casilleros del personal, en presencia del director (s) del hospital, Germán López Álvarez, operativo que terminó en el arresto de un funcionario y la incautación de drogas.

Precisa el dirigente Ugarte que «hay que aclarar que el flagelo de la droga es transversal, y parto de la base de que no tenemos elementos como sostener que acá, en el Hospital de Coquimbo, existe un tráfico de estupefacientes. Sí creo que puede haber consumo, puesto que es algo que puede darse, y que hay que regular y saber controlar. Y si existe, entonces tenemos que estar más atentos, así que por lo mismo reclamo que funcione mejor el sistema de control de ingreso para trabajar en el hospital».

Aclara Ugarte, presidente de 825 socios, de los 1.500 que trabajan en el recinto, «que esto se trató de una investigación policial y no de una investigación al hospital ni a los funcionarios, sino que es consecuencia de que efectivamente habría existido una situación con la familia de un funcionario y del nivel del involucramiento de esta persona respecto a este hecho en particular. Nosotros como Fenats lamentamos este hecho, ya que no nos parece que los trabajadores estén envueltos en este tipo de cosas, pero debemos dejar en claro que no se puede estigmatizar la atención de salud hospitalaria por estas situaciones, que además están expresadas hoy en toda la sociedad, y que no afecta solamente a los 1.500 trabajadores del hospital, puesto que el flagelo de la droga está en todas partes, y en ese sentido no hay que perderse».

El dirigente reconoce que les preocupa que funcionen de mejor manera los procesos de selección del personal, «que es un tema muy importante para nosotros», así que en eso «hay un filtro que no está funcionando bien y es un problema de gestión».

Por lo mismo, reconoce que «tenemos un Departamento de Recursos Humanos y Calidad de Vida, donde participan distintos comités y trabajadores y, entre otras cosas, se ven las condiciones laborales, las condiciones de selección de personal, de egreso, y en ese sentido reclamamos que funcione. Ahora, el procedimiento se ajustó a lo que corresponde, y en ese sentido nosotros no tenemos nada que decir, aunque lamentamos que se haya generado una sensación de que en el hospital todos los trabajadores están afectados y no es así. Porque si bien la comunidad hospitalaria entiende y acepta que tiene que generarse un control, también espera que no sea maltratada por este hecho».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre