«Hacemos todos los esfuerzos para que el material de El Olivar regrese y tengamos su custodia aquí»

0
111

El Consejo de Monumentos Nacionales aprobó el anteproyecto de solución vial para dar continuidad a la Ruta 5 en El Olivar, con un sistema de terraplenes livianos en cada caletera, lo que permitirá dejar una isla donde se resguardarán los restos arqueológicos.
En este sentido, Ángel Durán, director del Museo Arqueológico de La Serena, que tiene un promedio de 50 mil visitas al año, surge como uno de los lugares idóneos para resguardar las piezas que se encontraron. «Siempre hemos dicho que el sitio del Olivar en términos arqueológicos es muy significativo, no tan solo para la región sino que también a nivel americano, dado que tenemos la presencia en un mismo espacio físico de distintas fases de una cultura, y dos o tres más presentes, lo que habla de la importancia que tuvo ese espacio para diferentes momentos de tiempo en el pasado», sostuvo.

Y agregó que «es muy significativo, dado que el lugar debe haber tenido una relevancia muy especial, independiente de las visiones e interpretaciones del mundo que los pueblos que lo ocuparon hayan tenido, como para sostenerse en el mismo lugar diferentes culturas, en términos arqueológicos».

A juicio del director del museo, «lo que ocurre puntualmente en el lugar, que está justo donde se estaba emplazando la vía de conexión entre áreas urbanas, provoca una necesidad de conjugar lo que significa la conservación de este patrimonio con el desarrollo que las ciudad modernas requieren hoy en día, por eso que el proyecto es de mejoramiento de estructura vial».

«Ese desafío no debe ser un obstáculo ni para el desarrollo ni para la conservación del patrimonio, sino que por el contrario debe estimularnos a encontrar la mejor solución para que ambos factores sean beneficiados», enfatizó.

Durán comentó que producto de ese escenario, la visión que han planteado desde un comienzo es que el material exhumado en el lugar se mantenga dentro de la región, «para ello, nosotros como museo en un primer comienzo, antes que se iniciaran las excavaciones, fue comprometer los depósitos en donde conservamos el patrimonio para todo aquel material que fuera rescatado de los pozos de sondeo, que fueron más de 400 los que se efectuaron en el sitio».

«Ese material nos comprometimos a recibirlo, actualmente ya está en los depósitos del museo, solo faltan 20 cajas, pero el grueso, que son cerca de 114, están en el Museo Arqueológico de La Serena, el resto está en trabajos de laboratorio por parte de los diferentes profesionales que trabajaron en todas las temporadas que hubo en el sitio», aclaró.

El director del recinto puntualizó en que «una vez que terminen los análisis deberían volver a la región. Nosotros como museo tenemos una capacidad un tanto limitada, pero vamos a hacer todos los esfuerzos para que el material regrese y tengamos la custodia aquí».

«El museo arqueológico diría que a nivel nacional es uno de los que está bien posicionado en términos de infraestructura adecuada para la conservación del patrimonio, por lo que podría ser el mejer lugar para la salvaguarda, pero los museos tienen límites físicos, y eso es lo que hay que solucionar», agregó.

Restauración: Museo abriría completamente sus puertas en los primeros meses del 2020

El proyecto de mejora de infraestructura del museo comenzó en 2011 con la ampliación del edificio tradicional, que consistió en una moderna edificación de cuatro niveles, destinado principalmente para la parte administrativa y un salón para conferencias.
«Con eso solucionamos una serie de problemas que venían arrastrándose y que estaba provocando que ocupáramos salas de exhibición para labores administrativas», relató el director.

La primera etapa terminó en el 2013, e inmediatamente comenzó una nueva, que consistió en la mejora del edificio tradicional, lo que comprendió cambio de techumbre, vigas, mejoras en el tránsito, soportes para todos aquellos elementos que ayudan a tener una buena museografía, cambios de espacios físicos el interior, entre otras mejoras.

«El edificio tradicional a la fecha no había tenido un tratamiento global, sino que se habían ido atendiendo las necesidades por parte según fueran las necesidades que se iban presentando», sostuvo.

Actualmente se encuentra en desarrollo la tercera etapa, que consiste en el equipamiento museográfico, vale decir, el levantamiento de las unidades de exhibición al interior de estos espacios mejorados, «eso finaliza los primeros meses del próximo año», aseveró Durán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre