Imputado de atropellar y matar a niña: «Pensé que había impactado a un perro»…

0
973

Abatido, vistiendo el chaleco de imputado, el empresario Mario Martínez Mancilla, de 47 años, compareció esposado en el Juzgado de Garantía de Coquimbo, donde fue formalizado en la investigación por la fiscalía por los cargos de manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte y por abandono de la víctima, y no dar aviso a las autoridades, que habría cometido en la madrugada del domingo al atropellar y dar muerte a la niña de 13 años Anaís Garrido en la caletera del sector Peñuelas.

Como base de la formalización, el fiscal Ricardo Salinas presentó el informe de Carabineros, declaraciones de testigos y la de Martínez, que señaló que en la noche del sábado, en su departamento de un edificio de la costa del sector Peñuelas, bebió dos vasos de vodka con bebida energética, mientras dialogaba por redes sociales con una amiga, que a su vez es su arrendataria, a la que quedó de ir a visitar a su vivienda en el sector Rosario de Peñuelas conduciendo su todoterreno BMW.

Al llegar a esa dirección, según la declaración que el acusado realizó ante el Ministerio Público y la policía, dijo que no recordaba si volvió a beber alcohol allí y que no tenía claridad respecto a cómo retornó a su inmueble de forma posterior.

Luego, en la mañana del domingo, al constatar en el estacionamiento de su edificio que el BMW no estaba estacionado como siempre lo hacía, y que tenía serios daños en el parachoques, en el capó y en el parabrisas, afirmó que trató de acordarse de lo que había ocurrido en el trayecto de regreso desde El Rosario, recordando que sintió un golpe cuando conducía, por lo que pensó que había impactado con un perro, por lo que llamó a un socio con el que labora al que le dijo que parece que se había mando un «cagazo», a lo que su amistad le informó que en la madrugada habían atropellado a una menor en la caletera, a la altura de Peñuelas.

Ante esta información, continuando con la versión que entregó en la declaración, Martínez decidió ir a la Tenencia Peñuelas, pero luego de llegar a la unidad volvió a su departamento, donde pidió consejo por teléfono a una amiga abogada, que le recomendó que retornara a la Tenencia a presentarse y que informara, sin mentir, de todo lo que había ocurrido.

La arrendataria del imputado, en la declaración que prestó ante los investigadores, confirmó que el imputado llegó ebrio a verla, por lo que le dijo que se fuera a su departamento por seguridad, pero al verlo caminar de forma tambaleante previo a abordar el todoterreno decidió seguirlo en su auto.

Es así que logró alcanzarlo, haciéndolo parar momentos después, pidiéndole que dejara de conducir, pero Martínez no hizo caso y siguió manejando, pasando por cale J.J. Pérez, arteria donde perdió de vista al BMW.

Por este motivo, la testigo instantes después fue a buscarlo al departamento, donde constató que había llegado, retirándose a su casa.

Testigos del atropello encontraron con olor a alcohol a la víctima, que estaba descalza

Otros testimonios que dieron sustento a la formalización fueron los de los adolescentes C.B.P., G.V.V., y C.P.O., que conocía a la menor Anaís, los que venían de una fiesta desde la zona de Peñuelas, encontrándola en las cercanías del cruce de la Ruta 5 con calle Peñuelas Norte, descalza y con olor a alcohol. Luego de cruzar la carretera, los jóvenes declararon que a las 4:00 del domingo iban por el medio de la caletera con rumbo a La Cantera, cuando cerca del cruce con la calle Peñuelas Sur, escucharon el ruido de un vehículo que iba hacia el norte con las luces apagadas y a alta velocidad, motivo por el que procedieron a orillarse para salir de la caletera, instante en el que la víctima intentó cruzar la vía, por lo que fue atropellada por el móvil, mientras que el conductor no paró la marcha y huyó.

Al ver que la menor quedó tendida con lesiones en el piso, trataron de ayudarla, dejándola tendida a la orilla de la caletera para llamar a Carabineros.

Prisión preventiva

Por estos argumentos, el fiscal Salinas solicitó a la Jueza de Garantía Carla Rigotti la prisión preventiva para el imputado, por considerar su libertad como un peligro para la seguridad de la sociedad. El abogado defensor, Alejandro García, manifestó oposición a la prisión preventiva, argumentando que su representado prestó una declaración ante la fiscalía y la policía sin la presencia de un abogado, lo que vulneraba sus derechos constitucionales.
Además, García agregó que habían atenuantes a favor de su cliente, como irreprochable conducta anterior y una colaboración sustancial, sumado a que testigos declararon que la víctima tenía olor a alcohol y que buscó una exposición al riesgo al caminar por el centro de la caletera, tal y como lo señalaron los mismos testigos, vía que no está habilitada para el tránsito de peatones.

Después de escuchar a ambas partes, la magistrado Rigotti desestimó los argumentos de la defensa, que había solicitado otras medidas cautelares, como arresto domiciliario y arraigo, aduciendo que la detención fue ajustada a derecho y que los antecedentes de la carpeta investigativa en esta etapa del proceso dan cuenta de la existencia de los delitos por los que Martínez fue formalizado, por lo que ordenó que ingresara al penal local, donde permanecerá en prisión preventiva, concediendo un plazo de 90 días para que el Ministerio Público investigue.(M.A).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre