Joven que padece enfermedad degenerativa clama ayuda para encontrar a «Churro»

0
82

Familia clama ayuda para recuperar a su perrito perdido en La Serena
El «Churro» desapareció y sus dueños esperan que pueda aparecer, «pues ha sido como un perrito guía para nuestra hija, que sufre de artritis idiopática juvenil», cuenta Karina, la madre.
Antonia tiene 15 años y hace tres, iba a la escuela y compartía con sus amigas con normalidad. Un día comenzó con dolores a sus piernas y con el tiempo, se le diagnosticó una enfermedad degenerativa que le cambió la vida. Entonces ya no puede asistir al colegio con regularidad. Este año tuvo que retirarse en el mes de septiembre y el próximo, su familia tomó la decisión de que diera exámenes libres.
Sin embargo, y pese a todas las complicaciones, la compañía de su mascota, un Yorkshire, le hacía el día más llevadero. Eso, hasta el domingo, cuando el «Churro», su fiel compañero, fue visto por última vez en su casa ubicada en Río Zancarrón, en Las Compañías Bajas.
«En este minuto es tan importante encontrar al ‘Churro’, debido a que mi hija ha estado súper complicada anímicamente desde que se perdió. Lo que pasa que desde su llegada ha sido como su perrito guía», cuenta Karina, la madre de Antonia, que junto a su marido han recorrido todas Las Compañías tratando de encontrarlo, hasta el momento sin éxito.
«Mi hija no ha parado de llorar. Desde el domingo que hemos caminado tratando de ubicarlo, pero nada. Hemos recorrido todas Las Compañías: Por Islón, por el Toqui y sin una respuesta positiva. Y necesitamos encontrarlo por la salud de mi hija, que ha empeorado aún más estos días. Nos llaman diciendo que existe una pista y allá vamos, corriendo. Y así nos hemos llevado desde el domingo, cuando lo dejamos en el antejardín y desapareció. ¿Se lo robaron? Seguramente. Hoy (ayer) también nos llamaron y nos dijeron que lo habían visto, pero al llegar a ese lugar nos dimos cuenta que no era nuestra mascota. Por lo mismo, quedamos de no decirle a nuestra hija cuando nos llamen, porque se ilusiona y al final del día uno llega a la casa sin el perro y es peor para ella», dice Karina, afligida.
Explica que la dolencia de Antonia es autoinmune y genera una enfermedad tras otra. «Tiene una artritis idiopática juvenil en la mandíbula que no le permite comer bien y hacer las cosas con normalidad, salvo la natación. Era una niña deportista hace tres años, pero ahora no puede realizar prácticamente nada. Producto que su mandíbula la tiene con mucha artrosis, es que no puede alimentarse de forma normal y sus huesitos le duelen, así que pasa la mayor parte del tiempo en cama, sin poder llevar una vida normal. No puede ir al colegio, no puede compartir con sus pares, ya que los dolores son muy fuertes».
Por eso, reconoce que hace un año el «Churro» se ha convertido no sólo en su compañero, sino que también en una especie de cura para la enfermedad de Antonia.
«Ella se sentía mal y el ‘Churro’ estaba a su lado. Antonia estaba enferma, decaída, y el ‘Churro’ se acostaba junto a ella. Y si Antonia estaba en condiciones de salir a la calle un rato, a trotar, el ‘Churro’ salía también. Ambos pasaban todo el día juntos, entonces por eso pedimos que si alguien lo ve que por favor nos avise, puesto que más que un animal, el ‘Churro’ se ha convertido en el compañero guía de mi hija, pero lamentablemente desde su desaparición que su estado de ánimo ha decaído mucho, lo que no es bueno para su enfermedad».
Antonia está con psicólogo y psiquiatra debido a que su estado no ha sido de los mejores y que se ha visto empeorado con lo de su mascota, «por eso la estamos tratando en Santiago, donde viajamos todos los meses».
Esta enfermedad, cuenta Karina, con el tiempo irá en aumento. Por ejemplo, ahora están sospechando que puede tener el síndrome de sjorgren, que le va secando los órganos. Esta enfermedad no tiene cura, pero si tratamiento y con un buen pronóstico, siempre y cuando se le haga como lo indica el doctor. No obstante, este último tiempo Antonia ha tenido un retroceso, dado que es una enfermedad degenerativa y, además, súper cara, pero que cubre el auge, aunque igual hay cosas que uno debe costear».
Estos días Antonia ha llorado mucho pensando en su mascota «y nos dice que le prometamos que lo vamos a encontrar, así que le decimos que debe tener paciencia, que lo van a venir a dejar en cualquier momento, pero pasan los días y nada aún», avisa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre