Kiosqueros ante cierre de revistas: «Es complicado, pero no vamos a morir»

0
302

Dejar de vender Vanidades y Condorito, las más requeridas por los clientes, debido al cierre la semana pasada de la Editorial Televisa, con presencia en el país durante años, los suplementeros de La Serena y Coquimbo aseguran que la situación se ha complicado, pero aseguran que «debemos reinventarnos».

Tiene su kiosco en calles Los Clarines con los Pimientos, en Sindempart, comuna de Coquimbo. Y hace días que la respuesta de Pamela Espinoza es la misma para algunos clientes que todavía no se han enterado. Le piden su revista favorita y ella, gentilmente, les dice: «Disculpe, pero Condorito ya no la venderemos más. Lo propio con las revistas Vanidades, Muy Interesante, NatGeo…».
La presidenta del Sindicato de Suplementeros de Coquimbo y presidenta del Zonal Norte Chico (Coquimbo, La Serena, Vallenar y Copiapó), al igual que muchos otros que abrazan este oficio por años, no lo está pasando bien. Y aunque hay algunos que dicen que «nos estamos reinventando», el no vender estas revistas y otras por su cierre, independiente que el ingreso no era fuera mucho, les ha mermado sus ganancias.
Esto, debido a que la firma Editorial Televisa, encargada de publicar reconocidas revistas como Caras, Cosmopolitan y Club Nintendo, entre otras, cerró sus operaciones no sólo en Chile, sino que también en Colombia y Argentina.
«Al quebrar no saldrán más esas revistas y eso obviamente que nos perjudicará, así que en estos momentos nos salvamos vendiendo otros productos que llamamos autoliquidables, pero al no estar las revistas, especialmente las que más nos pedían como NatGeo, Vanidades, Condorito, Cosmopolitan, Cosas y Caras, claro que la situación se complica», dice.
Sin embargo, es clara en señalar que «lo que tenemos que hacer ahora es reinventarnos, así que mientras estemos en la calle no vamos a morir. ¿Sabe? Es un privilegio estar ubicada en la calle, tener un kiosco y conocer gente. Pero en este momento, con lo que está pasando, hay que vender todo lo que es confites y también vamos a postular a un proyecto de Fosis para tener máquinas para copiar de llaves, entonces tenemos que saber reinventarnos, pero desaparecer todavía no».

Con años en el rubro, sostiene Pamela que ya no sólo venden diarios y revistas, sino que algunos suplementeros ahora están capacitados para entregar información turística y, escuche bien, algunos hablan en inglés.
«Imagínese que cuando llega un turista a la ciudad de Coquimbo o a cualquier otra, siempre al primer lugar que se dirige es a un kiosco, de manera que nosotros estamos todo el día entregando información, por lo tanto tenemos que saber, por ejemplo, cuántos kilómetros hay hasta Guanaqueros y Tongoy, saber dónde están los observatorios y toda la ruta del turismo en la región. De verdad que con los años hemos estado preparados para eso y hasta hemos realizado cursos de inglés en el municipio para atender a los turistas. Claro, esta noticia golpeó a otros países también, pero ahí estamos, sobreviviendo, ya que no vamos a morir, sino que nos vamos a reinventar».
Agregó que «para eso, para seguir en este rubro, necesitamos más ayuda. Por ejemplo, en Ovalle, el alcalde Claudio Rentería va a regalar más de 20 kioscos y en otras ciudades está pasando lo mismo, así que faltamos nosotros nomás…».

Eloy Martínez tiene su kiosco hace años en calle Cordovez con O’Higgins, en pleno centro de La Serena, y como otros, comparte la opinión de Pamela.
Conoce al revés y al derecho este negocio, debido a que sus padres fueron suplementeros, y por eso explica que «hace mucho tiempo que ya no se estaban vendiendo algunas revistas, y por las que más nos preguntaban era por Condorito y Vanidades, así que es una pérdida para nosotros el cierre de esta editorial. Pero en mi caso estoy vendiendo revistas de juegos, como las de puzzles, sopa de letras, pasapalabras y sudoku, además de los diarios y los confites».
Comenta Martínez que se dejaron de vender algunas revistas, pero también se están pidiendo otras «como las de leyes, rentas y códigos. Pero claro que es complejo que desde un momento a otro se estén acabando, pues finalmente son los clientes los más perjudicados, ya estaban acostumbrados a leer cada 15 días la Vanidades y también Condorito. Mientras tanto estamos vendiendo números anteriores, nada más. Pero siempre reinventándonos, no nos queda otra».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre