La tradicional Botillería Azola cumple 83 años de historia comercial en Vicuña

0
22

2Cada día detrás del mostrador de la Botillería Azola, ubicada en la Avenida Las Delicias, de Vicuña, está la señora Javiera Rojas, quien con su sonrisa, paciencia, amabilidad y también firmeza, atiende 16 horas diarias.

Su vida gira en torno a este local comercial: Allí conoció a su esposo ya fallecido. Crió y educó a sus cuatro hijos.

«Esta patente la obtuvo Elvira Azola, en 1930, junto a otra patente de don Narciso Rivera. Era un depósito de licores en esta casa. Yo vivía a una cuadra de aquí y mi abuelo me mandaba a comprar un litro de vino. Fue entonces que conocí a Oscar Azola, quien fue mi esposo después, hijo de la señora Elvira. En esos años el vino se vendía por «cañas», en chuicas o botellas de vidrio revestidas de mimbre y la cerveza venía en cajones de madera…

En 1988, una vez que falleció mi suegra, trasladé el depósito de licores a este lugar y comencé con la botillería a la cual le puse el apellido de mi suegra», cuenta Javiera.

Han pasado 25 años al mando de la botillería y aún ella conserva una botella de curacao (de la marca Marie Brizard) que compró en 1988 cuando fue a Santiago junto a su esposo a comprar licores para la flamante botillería, gracias a un dinero que obtuvo su esposo con la venta de un terreno en Ovalle. Pero antes empezó con unas pocas botellas que colocó sobre unas tablas.

«Es una historia larga llena de anécdotas, momentos difíciles y agradables experiencias. Recuerdo que antes se vendía mucho el pisco Capel, incluso en 1973 la gente hacía cola para comprarlo.

También existía la grapa. Pero ahora se vende poco el pisco el cual ha sido desplazado por el ron y el vodka. Antes yo vendía 10 cajas de pisco en dos semanas y ahora una caja me dura varios meses… Lo que más se vende son las cervezas y las bebidas tal vez por el clima del valle donde hace calor casi todo el año. Luego le siguen los vinos, el ron, el vodka y el champagne», señala.

Su labor de comerciante la combina con su servicio gratuito de «informadora turística» ya que por estar ubicada la botillería en un lugar estratégico, todos los días debe orientar a los turistas y responder distintos tipos de preguntas a los visitantes. «La botillería parece una oficina de informaciones turísticas», expresa con su agradable sonrisa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre