Marcelo Pereira a fondo: «Me siento feliz y tremendamente enamorado»

1
1298

Alcalde de Coquimbo habla de todo lo que ha debido pasar en el último tiempo, tanto en lo personal como el municipio, donde reconoce que se ha sentido traicionado. También que a su corazón llegó la mujer de su vida, que pidió matrimonio y que le dijeron que sí. «Me siento con el corazón lleno», dice.

La situación en la que vive la región, su comuna, es compleja. El
covid no da tregua. Hace unas semanas le llevó a un amigo, el que
extraña con el alma. Él también fue positivo. Hizo cuarentena y lo pasó
mal. Antes tuvo un accidente automovilístico, una cirugía. Y claro, por
su cargo, los cuestionamientos.

Todo en poco tiempo. Pero él no se echa a morir. Quizás antes. Hoy
no. «Las cosas suceden por algo», lanza el alcalde Marcelo Pereira.

Esta vez no se guarda nada. Dice lo que piensa, elige las palabras que utiliza y, sobre todo,
argumenta. Analiza. Parece sentirse a gusto.

En esta entrevista con Diario La Región Marcelo Pereira dejó en claro que es mucho más que el alcalde de la comuna puerto y un médico cirujano. Es un hombre de 38 años
enamorado, también de su familia y de su puerto…«Lo pase mal con el coronavirus,
pero más me duele la pérdida de Juanito, que más que chofer del municipio era un amigo. Yo trabajo operativamente todos los días con un duelo tremendo, porque Juan era parte de
mi familia. Lo recuerdo todos los días.

Fue chofer y amigo de mi padre, entonces ha sido una pérdida que me
tiene el corazón destruido, pero aun así saco fuerzas de flaquezas, sigo
trabajando, y vamos a estar al pie del cañón», confiesa.

Hoy ve la vida de una manera diferente. Por eso «prefiero hablar al pan pan vino vino, se enojen o no se enojen», aclara.

Esto, porque siente que «nosotros los coquimbanos somos muy cahuineros, que debiésemos ser más honestos y averiguar por las redes fidedignas y no hacer caso a comentarios mal intencionados. Ya basta del cahuín, porque creo que el Covid nos
ha enseñado a hacer más amables con nuestro prójimo. Basta ya de culpar a la persona de al lado; nos falta mucha autocritica», reconoce.

GRANDES AMORES
DE SU VIDA

Siempre ha dicho que no está en la política por dinero. Sino porque le gusta, por vocación. Pero más le gusta la política social, «la que todos tenemos que seguir. Pero desafortunadamente algunos siguen en la política sucia, esa del miente miente que algo queda, y por ABC motivos han tratado de instaurar, ciertos personajes políticos, algo que no es verdad».

Al municipio llegó para terminar la obra que su padre, Oscar Pereira, no alcanzó a terminar y ver. Y también para dejar algo suyo. Por eso «siempre dije que vengo por dos
periodos. Porque tampoco aspiro a después tener un cupo parlamentario. Creo que no existe ninguna universidad donde saques un título que diga estás preparado para ser alcalde. Y estar preparado para ser alcalde es enfrentar situaciones complejas. Y yo dentro de este periodo, créame, he enfrentado miles de situaciones complejas, desde el edificio consistorial, que ha sido el tendón de Aquiles, una tremenda deuda heredada de la gestión anterior, y que hemos logrado destrabar junto a todo un equipo, y muchas otras cosas
más».Dentro de esas muchas otras cosas están, reconoce, los ataques no sólo al municipio, a su gestión, sino que a su persona.

«Me planteo porque hay tanto ataque hacía el municipio, pero especialmente a mi persona, y de ciertas personas que pertenecen al mundo político. Pero, sabe, si yo no fuera un problema para ellos no hablarían de mí, por tanto algo quieren hacer para dejarme en el piso, incluso muchas veces inventando cosas, pero ya no pierdo el tiempo en
preocuparme de eso».

Seguir ayudando a la gente de su comuna que lo está pasando mal,
es su objetivo. Y luchar por los grandes amores de su vida: «mi novia,
mi familia, la política social y la medicina. Acá solamente veo críticas,
y las críticas no me sirven. Cuando exista la persona que se ponga a disposición real, recién ahí será un aporte. Por eso hago un llamado a la buena política, porque de verdad que me canso de escuchar tanta mala intención de personajes que lo único que hacen es entorpecer la ayuda, más que ser un beneficio».

ME HE SENTIDO
TRAICIONADO

Reza la máxima que «para estar en la política hay que tener cuero de chancho». Y bien lo sabe Pereira. En lo que lleva de alcalde reconoce que se ha sentido traicionado, y que en ello no involucraría exclusivamente a militantes de su partido, sino que también a
personas puntuales.

«Efectivamente han existido ciertos camaradas con cargos políticos
de los cuales me he sentido traicionado, porque he creído en ellos, los
he apoyado ciento por ciento y después salen con el cuchillazo en la
espalda. Pero también de personas en que uno confió, funcionarios por
los que uno ponía las manos al fuego. Por eso hoy confío solamente en
mi familia, en muy pocas personas, y no pongo las manos al fuego por
nadie. Todas estas situaciones te van enseñando el camino».

Se considera un coquimbano de cepa y que vino a aportar, que dejó
muchas cosas de lado para poder ser alcalde, «y con proyectos que
se comenzarán a ver. Como alcalde quiero ver esos proyectos e inaugurarlos, puesto que un alcalde no debiese estar más allá de tres perio-dos. En mi caso, con un periodo más
y lo que apuesto, es para dejar todo en regla, para que una persona venga con la misma pasión para levantar Coquimbo y terminar o iniciar un proyecto distinto».

Asegura que todo lo que le he ocurrido le ha entregado la templanza necesaria para hacer caso omiso a los comentarios, «y que muchas veces no tienen fundamentos. Y sí,
puedo decir que me he sentido traicionado, y duele. Pero todo va forjando la conducta de uno. La verdad de las cosas es que me ha tocado duro, pero en este momento me siento feliz en mi vida personal y tremendamente enamorado, pues estoy con una gran mujer».

No es futbolista, pero como buen puntero encara a fondo. Y patea:
«Ahora no hago caso, ya que me dedico a trabajar y que la comunidad
así lo sienta. Solamente apelo a que la gente reconozca de que se han
hecho gestiones en lo que ellos me han pedido, por eso me siento tranquilo, duermo tranquilo y estoy con las manos limpias. Siempre estaré a disposición, que investiguen lo que quieran y que lo manden a Contraloría. También los invito a que vean mi
cuenta corriente, registren mi celular… no tengo nada que esconder».

ESTOY ENAMORADO

El covid lo mandó a su casa en cuarentena. En ese tiempo tuvo tiempo para pensar. Para jugársela. Y lo hizo. Y ganó. «Estoy contento, porque le pedí matrimonio y me dijo que sí. Soy una persona que cree en el matrimonio, y mi madre siempre me decía: hijo,
¿cuándo formará su familia? Yo le decía que iba a pedir matrimonio
cuando esté seguro de que la mujer indicada llegaría a mi vida. Hoy llegó y me
siento bien acompañado. En lo personal no hablo mucho de mi vida privada, que he tratado de mantener siempre en resguardo…».

¿Alcalde, pidió matrimonio por Zoom o se arrancó nomás…?
«Ninguna de las dos. Nosotros estamos haciendo una vida juntos, y ella también tuvo contacto directo con mi amigo Juanito, por lo tanto estuvo con Covid e hicimos una cuarentena en conjunto. Terminada esta cuarentena me atreví en una actividad muy familiar -sus padres, hermana y mi madre- donde me arrodillé y le pedí
matrimonio como corresponde. Primero permiso a mi futuro suegro, que me dio su
consentimiento, y luego a ella. Fue un bonito momento y en lo personal me siento
con el corazón lleno y eso ha sido importante por todo lo que me ha pasado. Es que
hoy tengo una compañera que me apoya en todo y, sin ninguna duda, frente a las
decisiones que he tomado, de continuar en el camino como alcalde, obviamente cuento con el apoyo de ella».

¿Y cuándo se casa? ¿anda con argolla?
«(Risas) Todavía no tenemos fecha y
sí, ando con la argolla de compromiso».

1 COMENTARIO

  1. Me siento profundamente molesto por los comentarios absurdos y chismes baratos sin lógica alguna y de falsedades en la persona de nuestro PLENIPOTENCIARIO MARCELO PEREIRA
    Para aquellas personas que quieren enlodar la imagen del ALCALDE les puedo decir que se equivocan profundamente en referirse a locuciones absurdas y expandiéndose por doquier.
    Macelo Pereira es una persona entregada al servicio público y lo demuestra con su sano actuar,persona honorable,honrada altamente calificada y de principios demagógicos que resaltan en su manera de expresarse en nuestras DEMOCRACIAS MODERNAS y gran servidor publico .
    En cuanto a las personas que han tratado de ofender la imagen del ALCALDE solo me queda decirles que lamentablemente no son personas pobres muy por el contrario pobres personas que critican en forma no constructiva al prójimo y que carecen absolutamente de bases concretas para ofender .
    En cuanto a su relación de amor me inclino a ello FELICITARLE Y DESEARLE el mayor de mis parabienes a tal acto de entrega de AMOR total ante los ojos de nuestro Supremo Hacedor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre