Más que un cambio de nombre… A la fecha van 38 solicitudes

0
143

Desde que entrara en vigencia la Ley de Identidad de Género en Chile, en la región, dicen sus autoridades, el proceso se ha desarrollado con normalidad «y va en aumento», cuenta el director regional del Registro Civil, Alfredo Villagrán. Detrás de este trámite legal siempre existe una historia personal que se debe conocer…

Desde que a los cinco años asumió su condición, fue un ir y venir de situaciones. De tristeza. De sufrimiento y desencuentros con su familia. Cuando intentó cambiarse el nombre, en 2013, lo mismo. Y en la calle era aún peor. Entonces tuvo que operarse años después para que recién su carné de identidad tuviera la F, y con ello su nombre social: Georgina Muñoz.

Hoy, todo ese trámite engorroso ya no existe. Porque desde el viernes 27 de diciembre, una vez que entrara en vigencia la Ley de Identidad de Género, todos podrán solicitar un cambio registral de su identidad. Así, mayores de edad sin hijos, jóvenes de 14 a 18 años, y personas que incluso estén bajo un vínculo matrimonial, podrán realizar este trámite.

Puedo andar libre…

Y esto, claro, tiene contenta a Georgina.
«Cuando me operé fue como volver a nacer, porque con cambiarme el nombre no era nada, ya que igual me llamaban por el nombre que me pusieron al nacer. Y como no podía hacer nada, me tuve que operar para completar mi carné de identidad y decir: soy mujer», dice. Y enseguida agrega: «Me costó mucho, porque todo fue muy engorroso, pero llevo siete años operada y estoy bien, porque desde el momento en que me operé mi vida cambió y ahora puedo salir, ir a la playa, andar libremente en la calle, con calzas y gritar, pese a que aún existen prejuicios, que soy una mujer…», señala firme, segura y emocionada.

Y con esa convicción llegó hasta el frontis del Registro Civil en La Serena, y junto a la seremi de Justicia, Alejandra Valdovinos, y el director del registro civil, Alfredo Villagrán, difundieron y visibilizaron la entrada en vigencia de la ley.

Recuerda que «a los cinco años asumí lo que era mi condición, pero sufrí mucha discriminación y me sentía mal. Pero hoy me siento contenta de que ahora exista esta ley que favorece a los chicos trans, a los transgéneros, de que puedan cambiarse el nombre y puedan cumplir su sueño, como yo lo quise. Y si bien lo cumplí, tardó mucho tiempo. Hoy es más rápido, traes dos testigos y listo…».

Georgina fue la primera en la región que hizo este trámite de cambiarse el nombre, «así que fui pionera y lo propio con el cambio de sexo, y luego con la letra F en el carné de identidad…».

Reconociendo una realidad

A la fecha en la región, indica la seremi Valdovinos, van 38 solicitudes, un número grande para tan poco tiempo, «así que iremos viendo cómo la gente va reaccionado a medida que vaya conociendo que se puede realizar este trámite».

Calificó este proceso como «un paso histórico para el país», y porque esta situación por mucho tiempo ha permanecido totalmente invisible, e incluso, «personas han sido discriminadas durante mucho tiempo, puesto que se sienten con una identidad de género diversa a la que biológicamente han nacido, de ahí la importancia que radica en que ahora, a través de un trámite administrativo, aquellas personas mayores de 18 años y que no tengan un matrimonio vigente, pueden solicitar el cambio de nombre de pila y de sexo, sin necesariamente que hayan tenido una operación previa. Con esto, siento que se reconoce el derecho a la identidad de género, que nace como tú te sientes internamente».

Si bien esto representa un cambio en cuanto al reconocimiento del derecho en sí, reconoce que es fundamental que «los servicios deberán ir adecuándose a estas modificaciones, y todos como sociedad vamos reconociendo una realidad que era tan querida y anhelada por un grupo de persona».

Alfredo Villagrán se mostró conforme con el proyecto y con el trabajo que hasta el momento están desarrollando con los funcionarios del registro para la puesta en marcha de esta nueva ley.

«Hemos realizado un trabajo de sensibilización con nuestros funcionarios, quienes han tenido una inducción bastante interesante respecto de estas personas que han decidido cambiar la identidad de género. Ha sido un trabajo exitoso, interesante, pues han podido interiorizarse de las vivencias y luego tuvimos la parte práctica, que en el fondo es un trámite que realizamos al igual que el matrimonio, un acuerdo de unión civil, así que adicionamos un trámite más dentro de las facultades que tienen los oficiales civiles de poder realizar en este caso el cambio de identidad de género».

Preciso, además, que desde el día que entró en vigencia esta ley en la región, todo «se ha desarrollado muy bien, no hemos tenido mayores problemas, y hay recordar que es una ceremonia privada».

Claro, dado que el interesado puede ingresar con sus dos testigos, se hace la ceremonia en la oficina, se agenda la hora y luego se realiza el trámite en donde la persona, al cabo de 45 días, puede retirar su documentación con el cambio de nombre.

Afirma que a nivel país van cerca de 250 personas y esa cifra podría aumentar, «mientas que acá tenemos 38 solicitudes y van en aumento».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre