Mons. Manuel Donoso: «Si tengo que declarar como testigo lo haré»

0
139

Manuel Donoso, ex arzobispo de La Serena, fue justamente el reemplazante de José Francisco Cox (1990-1997) cuando éste fue enviado a retiro por acusaciones de abuso contra menores. Tras su periodo, el que terminó en el año 2014 y con 78 años, el Papa le aceptó la renuncia. Hoy está tranquilo, viviendo en Coquimbo, y trabajando en otras cosas. Sin embargo, no evita hablar de la hoy cuestionada Iglesia Católica chilena. Para muchos, ya ni honesta ni menos transparente.

Y la gente es quien se lo hace saber cundo lo ve, ya sea caminando o manejando. Esta vez fue con la intervención realizada el día miércoles en la placa que se encuentra a la entrada de la Catedral, donde una cinta adhesiva con la palabra «pedófilo», al lado del nombre de Francisco José Cox, resaltaba por sobre el resto de los demás arzobispos de la ciudad.

En ese sentido, explica que «el tema de la placa me imagino que se podrá sacar, pero el compromiso del Arzobispado es no tocar la Catedral sin la autorización de Monumentos Nacionales. Ahora si existe algún proceso y se quiere revitalizar contra el caso del ex arzobispo Cox, la gente está en su derecho y no le veo ningún problema. Y ni la gente ni la iglesia pueden hacer problema por eso. Es que el asunto de la placa a mí no me incomoda, pues es una cuestión legal y está fuera de mi poder. Respecto a lo que escribieron, creo que es responsabilidad de ellos, aunque no sé quién lo hizo. Pero si la gente quiere ponerlo, que lo haga. En Chile hay muchas libertades para proponer cosas –como retirar la placa-, así que en ese sentido más no tengo que decir».

AGRUPACION
JUNA XXIII

En lo que se refiere a la Agrupación Juan XXIII, organización que nace después de que la iglesia callara en casos de abusos sexuales y que no sólo ha estado en varias intervenciones ciudadanas -como ellos lo han llamado-, sino que también juntaron firmas de políticos y gente ligada la cultura para retirar el nombre de Cox precisamente de la placa, explica que conoce a una o dos personas «y que ellos tienen su función y listo. No me incomoda que se hable de Cox, puesto que hubo un momento en que se pudo hacer justicia y no se hizo. Yo pregunté –cuando era arzobispo- y no había gente en esa oportunidad que hablara, además que no estaban en las condiciones. Así que si ahora encuentran que se puede hacer justicia, que se haga. Porque si existe algo grave son justamente las cosas que se hacen con menores».

Agrega que «cuando era arzobispo casi nadie me habló de eso. Cuando acogía a algunas personas que habían recibido daño, entonces traté de hacer lo que me correspondía, que era ayudar y también preguntar en su momento si había algo que más hacer, pero seguramente para esas personas no era el momento de hablar. Seguramente en ese instante las personas no tenían los elementos para contar, así que muy bien, no se hace nomás. Pero si ahora en algún momento tienen que hacerlo, que lo hagan».

No se esconde cuando es consultado por Cox. Pero si no le gusta hablar de temas que a él no le incumben. Por ejemplo, del cardenal Ricardo Ezzati, quien por límites de edad deberá presentar su renuncia al cargo directamente el Papa Francisco, situación que lógicamente ha desencadenado una serie de movimientos al interior de la Conferencia Episcopal para escoger a su sucesor y donde el arzobispo René Rebolledo ha sido perfilado como posible candidato.

«ESTOY RETIRADO»

«Esa posibilidad sólo la han entregado los medios de comunicación, pero no entro en eso. Estoy retirado y no me meto en esas cosas. Yo opino de las cosas que me tocan, por ejemplo si hay justicia en los casos de José Francisco Cox. Entiendo que hay un proceso de la iglesia ahora y no tengo inconvenientes en hablar de eso y lo mismo he opinado en varias ocasiones, pero de lo otro no hablo».

¿Por qué cree que Cox fue nombrado obispo de La Serena si sabían de sus antecedentes?
«Cuando a uno lo nombran para algo –a mí o a él- se supone que quienes lo hacen están advertidos, que se hace una consulta, que les preguntan a muchas personas, incluso a laicos y supongo que eso hicieron. Ahora si esas personas se equivocaron, la verdad que no sé más allá. Fue antes de que yo llegará a La Serena, entonces no estuve en eso. Si se sabían, lo importante es quién lo sabía. Evidentemente que fue un error, pero quién supo, no lo sé. Algo se decía de él, pero por estar yo en Santiago no sabía más».

¿Estaría dispuesto a declarar en algún momento si lo requiere la justicia?
«Evidentemente que lo haré, porque creo que es mi deber. Si a uno lo cita un juez, como me tocó en varias oportunidades cuando era arzobispo, uno tiene que ir y decir lo que sabe, es lógico. Es propio del bien común y la iglesia tiene que defender el bien de todos y en este caso, si a alguien le preguntan, tiene que hacerlo, debe hablar. Yo lo hice en varias situaciones que eran complicadas. ¿Cuáles? Juicios que hubo y cosas odiosas y donde yo decía lo que sabía y punto».

¿Qué es de esa carta que le enviaron hace algunos años desde Chillán?
«He buscado mucho entre los papeles y documentos que están en internet, pero hay uno que no he encontrado y que es una carta muy fuerte de un grupo de sacerdotes de Chillán, donde defendían a Cox. Y eso nunca lo he visto, lo que es curioso. No sé si habrá desaparecido, la verdad que no sé».

¿Se acuerda exactamente cuándo ocurrió?
«No sé si fue cuando Cox partió al extranjero, pero me enviaron una carta muy fuerte, un grupo de diez o más sacerdotes de Chillán. ¡Y eso no ha aparecido nunca! En la carta me increpaban, pues encontraban que lo que yo estaba haciendo contra él era injusto. Pero detalles no me acuerdo y en estas cosas siempre uno tiene que volver a leerlas, porque son muy precisas. Pero no la encuentro y antes estaba en internet. Sin embargo, muchos de los que firmaron la carta seguramente han fallecidos. Lo que pasa es que Francisco José Cox era una persona inteligente, importante y seguramente hizo sus cosas, supongo, buenas también, y que quizás ellos no conocían las otras, pero es un documento que circuló en ese tiempo. Ahora no sé si ese documento serviría para la justicia, porque la mayoría de esas personas están fallecidas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre