No hay acuerdo entre Superintendencia de Educación y trabajadores para deponer el paro

0
6

4Los trabajadores agrupados en la Asociación de Funcionarios de la Superintendencia de Educación Escolar (ASUME) mantuvieron una reunión con las autoridades a nivel central en donde no habría un acuerdo para deponer el paro en la institución. Nueve regiones votaron en asamblea por continuar con la movilización, lo cual se debió a que en el documento que emitió el organismo sólo se ofrecía una mesa de trabajo y nada «concreto», como señalaron sus dirigentes locales.

Según explicó Osvaldo González, presidente regional de ASUME, en el protocolo de acuerdo que entregó la superintendencia se están ofreciendo soluciones «recién de aquí a tres años, cuando en ese periodo de tiempo pueden cambiar muchas cosas, incluso el gobierno y luego otra vez vamos a partir de cero», consignó el dirigente.

Esto no daría las garantías a los funcionarios públicos de que sus demandas efectivamente hayan sido escuchadas  por la autoridad. González señaló que ya se había estado trabajando antiguamente en mesas de trabajo y estas «hasta el momento no han llegado a nada».

El dirigente fue enfático en señalar que la realidad de los funcionarios públicos algunas veces es dramática, sobre todo en la superintendencia, donde al realizarse el traspaso de funcionarios  del ministerio a este organismo se produjeron muchos perjuicios en contra de los trabajadores que fueron transferidos.

Al respecto, Francisco Brizuela, director regional de la superintendencia, también coincide en que todos los problemas que señalan los funcionarios en paro «se originaron como consecuencia desde el traspaso del Ministerio de Educación hacia la superintendencia el año 2012».

Y explicó que las demandas de los trabajadores son de carácter histórico, las cuales «desafortunadamente durante la administración anterior no se resolvieron adecuadamente».

Pero para avanzar en una solución, Brizuela explicó que los cambios que se ameritan «son de carácter estructural» y requieren de modificaciones orgánicas «que no son de fácil solución».

Por su parte, el director regional del organismo se mantuvo optimista dentro del disenso que existe hoy entre la institución y sus funcionarios, expresando que «existe la voluntad por parte del superintendente de avanzar en una solución, pero también existe la claridad de que la solución no es fácil, porque hay que modificar un decreto».

Las demandas que gatillaron esta huelga son ampliación de la planta funcionaria, sueldos dignos que se igualen con los sueldos de las otras superintendencias y que se respeten los años de servicio a la hora de recibir indemnizaciones por término de contrato, según explicaron dirigentes regionales de ASUME, quienes ya llevan más de diez días en paro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre