¿Por qué no han podido las cámaras ni equipos de seguridad frenar a la delincuencia en Coquimbo?

0
1996

Hay 24 inspectores
que trabajan las 24
horas del día y los
7 días de la semana.

Las cámara al menos, en teoría, no. Tampoco los autos y las motos. Por eso, drones de última generación y de visión nocturna llegarán al puerto para combatir la delincuencia que se ha incrementado en el último tiempo.

«Cuando nos preguntan qué hacemos como seguridad municipal, la respuesta es esa: no solamente estamos en la prevención del delito», responde Jorge Trevigno, coordinador del Departamento de Seguridad municipal de Coquimbo

Pese a la pandemia y al toque de queda, la percepción de la delincuencia en el terreno, por parte de los municipios, dice otra cosa. También lo dicen los vecinos, especialmente en la comuna puerto, donde en las últimas semanas la preocupación por el incremento en los actos de violencia ha ido creciendo.

Por lo mismo. ¿Funcionan los protocolos de seguridad?
Jorge Trevigno, coordinador del Departamento de Seguridad municipal de Coquimbo, entrega la respuesta, «el alcalde Marcelo Pereira nos ha entregado órdenes específicas y claras para desarrollar diferentes planes de acción preventiva en la comuna, y para desarrollarlos tenemos 20 móviles que cuentan con equipo sonoro y de audio para advertir a la población de algún hecho importante, además de diez motos todo terreno, distribui-
dos en dos departamentos: inspección y seguridad municipal».

En ese punto, agrega que el Departamento de Seguridad tiene «24 inspectores que trabajan las 24 horas del día y los siete días de la semana. Contamos con una central te-
lefónica, y en el centro de Coquimbo con una central de cámaras que trabaja las 24 horas del día a cargo de dos operadores.

Son 34 cámaras instaladas en el barrio comercial, en calle O’Higgins, Baquedano, borde costero y mirador de San Juan».

De las 34 cámaras, Trevigno reconoce que «en el centro algunas fueron vandalizadas en la crisis social del mes de octubre, pero seis están siendo repuestas gracias a un proyecto
de la Subdere, por lo que estamos en el proceso de conexión al servidor».

En Tierras Blancas existen ocho cámaras y en la localidad de Tongoy seis, aunque todas independientes a las del centro de Coquimbo. A eso, hay que sumarle la ayuda de un dron que hace un trabajo «preventivo y en coordinación con ambas policías (Carabineros y PDI), y no solamente en los robos, sino que también nos presta bastante utilidad, porque abarca aquellos lugares donde no tenemos cámaras. Debemos sumar también- un proyecto pendiente que está adjudicado, y que son dos drones de última generación, que debie-
ran estar en funcionamiento a fines de este mes, y otro proyecto, que es de la red nacional de seguridad pública 2020, para la adquisición de dos drones con visión nocturna. De esta
manera, y antes del primer trimestre del próximo año, vamos a tener cinco drones de última generación para abarcar aquellos lugares en donde no contamos con cámaras de seguridad».

¿QUÉ FALTA ENTONCES?
Las coordinaciones están y el trabajo en equipo igual. Sin embargo, con menos ciudadanos en el espacio público, especialmente en las noches, donde se ofrece oportunidades nuevas para quienes cometen delitos. ¿Qué falta entonces?

«Creo que son muchos los factores que influyen en el tema de la delincuencia, y los hechos de violencia han aumentado», advierte Trevigno. Sin embargo, hace la salvedad: «Otros han disminuido, como por ejemplo los robos en los supermercados, justamente porque debido al aforo que existe por la pandemia, el ingreso de la gente es menor a los
locales, y gracias a eso los guardias en su interior pueden supervisar de mejor manera».

No obstante, y pese a todo el esfuerzo que implementan para evitar la sensación de inseguridad en las calles porteñas, afirma que «somos coayudantes de las policías y nues-
tro objetivo es coordinar y ejecutar acciones relacionadas a la gestión municipal, también en materia de seguridad. Nosotros contribuimos al aumento de la percepción de seguri-
dad, apoyamos el trabajo de ambas policías como coayudantes y complementario en materia de prevención del delito».

Quizás más «mano dura» con los ilícitos de alta connotación pública y, sobre todo, con quienes rompan las medidas impuestas para el control de la emergencia sanitaria.
«Nosotros cumplimos muchas más acciones de lo que la gente cree, porque por efecto de la pandemia hemos apoyado al servicio médico del Departamento de Salud a trasladar a las enfermeras para que puedan vacunar a domicilio, de igual manera hemos desarrollando un tremendo trabajo diario llevando remedios, sanitizando todas las calles, entregando las cajas de alimentos, por lo tanto cuando nos preguntan qué hacemos como seguridad municipal, la respuesta es esa: no solamente estamos en la prevención del delito, sino que además en muchas otras cosas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre