Primeros informes restan responsabilidad a sanitaria por contaminación en humedal

0
8

La siguiente es el acta de la reunión convocada por la Seremía de Medio Ambiente para analizar con otros servicios los primeros informes de análisis de la calidad del agua en el humedal El Culebrón de Coquimbo, presuntamente contaminado con  aguas servidas que pudieron haber venido de una instalación de la empresa sanitaria regional, según denuncias de vecinos.

«Atendiendo la preocupación ciudadana sobre la demanda de contaminación en el humedal El Culebrón de Coquimbo, la Seremi del Medio Ambiente convocó a una nueva reunión intersectorial con representantes de la Seremi de Salud, Superintendencia de Servicios Sanitarios, Gobernación Marítima y Departamento de Medio Ambiente del municipio de Coquimbo, para revisar los primeros resultados de los análisis microbiológicos que han efectuado algunos de estos organismos para monitorear la situación de malos olores en el estero.
Tras la reunión, los servicios concluyeron que de acuerdo a los estudios realizados por la Seremi de Salud y de la Gobernación Marítima los índices de coliformes fecales no superan el límite que establece la norma de emisión para la regulación de contaminantes asociados a las descargas de residuos líquidos a aguas marinas y continentales superficiales (el límite es de 1000 MNP/100 ml).
Desde la Seremi de Salud señalan que desde su servicio se tomaron muestras en 6 puntos tanto en el cuerpo de agua del humedal, en la desembocadura y en el agua de mar, siendo el valor más alto registrado de 310MNP/100ml en el espejo de agua. En tanto, desde la Gobernación Marítima informaron que el nivel de coliformes fecales es de 4.0 MNP/100ml según la muestra tomada en el mar a 50 metros de la desembocadura.
Por su parte, desde la  Superintendencia de Servicios Sanitarios señalan que en los próximos días tendrán los resultados de la toma de muestras y que como organismo fiscalizador  exigirán a la empresa sanitaria haga un monitoreo semanal hasta que se estime conveniente.
La seremi del Medio Ambiente, Verónica Pinto, indica que el humedal podría estar experimentando un proceso de eutrofización, que se produce por un exceso de materia orgánica en el acuífero que lleva a que se agote el oxígeno en el agua. Esta disminución en el oxígeno origina a que aparezca el mal olor producto de los gases propios de la descomposición.
Agrega que el proceso de eutrofización se agudizó posterior al tsunami de septiembre del 2015 que afectó a un ducto de aguas servidas que pasa por el sector provocando el vertimiento de materia orgánica en el humedal. Sin embargo, destaca que estos ecosistemas tienen la capacidad de recuperarse naturalmente, más aún cuando están cerca de la costa, ya que en el ciclo normalización existe un recambio de nutrientes, debido al ingreso de agua marina hacia el humedal que favorece la fuente de alimentación de los organismos y especies que viven en él.
«Como institución gubernamental estamos preocupados por lo ocurre en ecosistemas frágiles como los humedales, es por eso que desde los servicios públicos con competencia ambiental estaremos haciendo un seguimiento del comportamiento de este humedal y haciendo las coordinaciones necesarias entre el sector público y privado, en especial con la empresa sanitaria», enfatiza la seremi..
7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre