«Psicópata de El Milagro» reaparece y ataca esta vez en Coquimbo

0
4105

Fue el 15 de septiembre cuando dos mujeres fueron sus víctimas, ocupando el mismo patrón que hace un año en La Serena: a plena luz del día y en lugares públicos. Sujeto fue formalizado el domingo pasado y se encuentra en prisión preventiva

Fue el año pasado cuando sembró el peligro, atacando a sus víctimas en la comuna de La Serena. Los sectores fueron El Milagro, Serena Oriente y San Joaquín. Con su detención fue bautizado como el «Psicópata de El Milagro».

A sus 31 años fue condenado por el Tribunal de Garantía de La Serena por los delitos de abuso por sorpresa, en un procedimiento abreviado –no llegó la causa a juicio oral- quedando con una sanción de libertad vigilada intensiva.

Sin embargo, esa pena asignada fue incumplida. Porque este año, en septiembre, nuevamente atacó a dos mujeres. Esta vez en el sector de Peñuelas, en Coquimbo, el mismo día y con pocas horas de diferencia.

Nuevamente fue detenido, formalizado el domingo pasado y, como señala la abogada María José Duarte, «se encuentra con la medida cautelar más intensiva del código, que es la prisión preventiva mientras dure el plazo de la investigación, que son 75 días».

Pena no cumplida

La profesional pertenece al Programa de Apoyo a Víctimas de la Subsecretaria del Prevención del Delito con atención en toda la región y centros en La Serena, Coquimbo y Ovalle, «donde se atiende jurídica, social y psicológicamente a víctimas directas o indirectas de delitos, con el fin de reparar el daño sufrido por ellos y sus familias», agrega.
Como este nuevo delito ocurre en la comuna de Coquimbo, las víctimas están siendo atendidas reparatoriamente en lo psicológico y jurídico en el Centro de Apoyo de Coquimbo.

«Las usuarias llegan por derivación del Programa de La Serena que fue patrocinante justamente en el caso del abusador de El Milagro, así que se les contacta y oferta las prestaciones del programa. Ahora las patrocinamos con el fin de representarlas jurídicamente y acompañarlas en todas las instancias judiciales y anexas, con el fin de que se sientan apoyadas y así poder mitigar las consecuencias nefastas producidas por el delito», afirma.

El sujeto fue detenido en agosto pasado, en La Serena, luego de ser denunciado por cinco mujeres que tuvieron la valentía de hacerlo. No obstante, y pese al repudio público –redes sociales-, no fue a prisión, sino que fue sancionado con la libertad vigilada intensiva.
«Desconozco el detalle de los antecedentes de la investigación anterior, donde fue condenado por el delito de Abuso Sexual por Sorpresa y con condena de libertad vigilada, pero con los antecedentes personales del acusado se logra finalmente llegar a esta fórmula alternativa de la pena restrictiva de libertad que nos entrega la Ley 18.216, que es la libertad vigilada intensiva y que se cumple fuera de un recinto penitenciario».

Precisa que, en el fondo, «la libertad vigilada intensiva aplica cuando el condenado, en el cumplimiento de la pena, se inserta en un programa de actividades orientadas en la reinserción social bajo intervención y bajo aplicación de ciertas condiciones. Ese es el fin de esta sanción alternativa, mas este sujeto no las habría cumplido».

El mismo patrón

Llama la atención la manera de actuar de esta persona, pues estos nuevos ataques corresponden al mismo patrón de los ocurridos hace una año en La Serena, «puesto que ocurren el mismo día y con poco tiempo de diferencia entre uno y otro. Es muy similar la conducta desplegada, donde se ataca a plena luz del día, en lugares públicos y sin tomar en consideración si está siendo observado o no».

La Fiscalía, en el plazo de 75 días mientras dure la investigación, se encuentra reuniendo pruebas, registro de cámaras, declaraciones de testigos «y todo lo que sea necesario para obtener pruebas suficientes para sostener la teoría del caso y se logre una condena, esta vez efectiva», aclara.

Respecto a las posibles penas, Duarte explica que no se puede anticipar lo que ocurrirá en un proceso que está recién en su etapa inicial, pero sí advierte que el imputado fue reconocido por las víctimas y situado en el lugar de los hechos.

«Fue formalizado por dos delitos distintos con otra sanción asociada y el hecho de que el Tribunal de Garantía haya tomado en consideración que existen antecedentes suficientes para considerarlo como un peligro para la sociedad y las víctimas, en base a que existirían antecedentes de que sería reincidente de uno de los delitos, las circunstancias de comisión y el incumplimiento de la pena anterior, nos favorece en el sentido de mantenerlo en prisión mientras transcurra el proceso investigativo. Después vendrá el proceso judicial propiamente tal, siempre en observancia de obtener una condena efectiva».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre