Roberto Jacob: «Si tengo que solucionar un problema urgente, con o sin salvoconducto, saldría igual…»

0
180

Nunca, asegura, pensó en sacar el salvoconducto. Mucho menos ver a los militares en las calles de su comuna. A días del levantamiento del toque de queda, el que duró seis días -de domingo a sábado de la semana pasada- el alcalde Roberto Jacob sigue sorprendido por las multitudinarias marchas y porque nunca imaginó que la gente se manifestara de esa manera.

Por lo mismo, que tampoco «vengan ahora los clarividentes a decir que lo tenían pensado», precisa. Y agrega: «Había un movimiento, se sabía que algo podría pasar, pero nunca pensando en la magnitud de lo ocurrido».

Tampoco sabe si ya pasó lo peor o lo mejor. Y lo explica: «Lo peor es la violencia, el destrozo. Y lo mejor lo vemos desde el punto de vista de que todas las demandas sociales hoy han sido escuchadas y que ojalá puedan tener una solución a corto plazo. Es que esto es nuevo, y solamente lo veíamos en otros países, pero no en Chile, que se suponía era el más estable de la región, como decían algunos. Por lo tanto, si bien esto fue sorpresivo, habían miles de motivos para que en cualquier momento hubiera un estallido social».

Al igual que muchos, cree que haber sacado a los militares a las calles no fue la mejor opción. Y que si siguen las manifestaciones, espera que los militares no vuelvan.

«En lo personal nunca he sido partidario de que los militares estén en la calle, sino en los cuarteles. Quienes deben estar en las calles son los carabineros, y todos sabemos que no dan abasto, pero es lo que hay, y esperemos que no vuelva a suceder nunca más. Piensa que los militares que salieron a las calles son los que están haciendo el servicio militar, y qué difícil debe ser para ellos encontrarse con un pariente, con un padre, o con alguien ligado a ellos, así que los ponen en una situación complicada. Yo valoro a nuestras fuerzas armadas desde el punto de vista de que son garantes de la defensa de nuestro país, pero ellos no están para esto».

Una consulta alcalde, ¿sacó salvoconducto?
«Yo salgo a la calle sin salvoconducto, y si hay una emergencia, mi obligación es salir con las luces encendidas, con las manos arriba, no sé, pues soy el alcalde de La Serena, y si tengo que solucionar un problema urgente, con o sin salvoconducto, voy a salir igual».

¿Cómo anduvo la ciudad después de una semana compleja?
«Lo que más perjudicó al centro de La Serena fueron los rayados, así que ahora vamos a tener que hacer un tremendo trabajo, y con la comunidad hay que volver a tener el centro en buen estado. Hoy volvimos a fojas cero y con más rayados todavía, así que vamos a comenzar una campaña para que esto vuelva a ser lo que era y quizás mejor. Pero en el fondo, el Casco Histórico resistió, y al municipio no le lanzaron ni una sola piedra, y eso no es menor cuando estamos al paso de todas las marchas».

¿Pero comparte las demandas sociales, las quejas de los pobladores?
«En mi opinión la violencia no es la forma de dialogar en democracia, puesto que podemos sentarnos a conversar, pero sin las piedras en la mano. No soy partidario de la violencia y muchas personas que están en sus casas tampoco, que son las dueñas de casa. Sí estoy de acuerdo con las marchas, que están pidiendo un fuerte impulso para ir mejorando los desequilibrios e inequidad que existen, porque todos lo sabemos, pero nadie se atrevía a decir ‘hagamos algo’. Pero ya está en el subconsciente de las autoridades y lo que se prometió y ofreció, que nunca es suficiente, es el camino que debería comenzar a solucionar el problema de la gente, debido a que quién vive con 120 mil pesos, con 100 mil pesos, la mitad de esa plata se le va en remedios, que además son muy caros».

La estatua Milanka

Dentro de todas las marchas y algunos desmanes, llamó la atención lo que ocurrió el domingo pasado, cuando fue arrancada la estatua de Francisco de Aguirre desde la avenida que lleva su nombre.

Con los días se instaló en la plataforma la imagen de una mujer diaguita a modo de símbolo, y que seguirá en ese lugar hasta que la ciudadanía diga lo contrario.
«La estatua -se puede leer la leyenda ‘Milanka’, que significa mujer en lengua diaguita- estará ahí hasta que resolvamos el problema, sentarnos a conversar. Francisco de Aguirre no era una figura que consensuara, puesto que cada vez que estaba el aniversario de La Serena le tiraban pinturas, la rayaban, entonces es una figura de controversia, que desunía, y que el pueblo diaguita con justo razón reclama, ya que fueron masacrados y eso lo vienen teniendo como sentimiento por muchos años, así que no la sacaré mientras no lleguemos a conversar y veamos una figura de consenso».

Precisa el edil que la «figura de este caballero, si es que se recupera, ya que quedó a muy mal traer, podrá quedar en el Museo, en alguna parte». Tampoco ha pensado en regresarla a su lugar de origen, «porque no soy el que mando. Pero eso tendría que decidirse en el concejo o hacer, por último, una consulta ciudadana».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre