Robo a un jardín infantil desnuda el nivel al que llegan los delincuentes

0
78

Si bien no es un delito nuevo, la novedad es ahora no solo hicieron daños y se llevaron lo de siempre, lo de más valor, como el computador con la información de la labor educativa desarrollada en el Jardín, juguetes y alimentos avaluados en un millón y medio de pesos.
Los delincuentes no hacen distingos. No les importa saber que esos jardines asisten niños de familias cuyos padres luchan a diario para salir adelante.

Se llevaron jugueras, microondas, coches, servicios, loza, hervidores y un computador de escritorio marca Aoc, más los destrozos en ventanales, puertas, estantes y el forado en el techo, entre otros daños y pérdidas en la sala cuna y jardín infantil «Nidito de Sol», de calle Las Heras con avenida Varela de Coquimbo.

Seis funcionarias atienden a 20 niños, en su mayoría hijos de funcionarios del municipio. La encargada es Jacqueline Cortés Núñez, quien explica que aparte de robar especies hicieron muchos destrozos, se robaron mercadería para la alimentación de los niños, electrodomésticos, televisores.

Cortés pidió a los coquimbanos que denunciaran a las autoridades a los sujetos que estén ofreciendo a la venta a bajos precios electrodomésticos o alimentos. «Le hacemos un llamado a la gente a que no compren las especies que nos robaron, como el computador, y pueden reconocer nuestros electrodomésticos porque algunos tienen una placa que dice municipalidad de Coquimbo, y si alguien le ofrece alimentos muy baratos tienen que sospechar, porque pueden ser los productos robados acá».

A inicios de año, y en años anteriores, también han registrado robos, pero este fue el peor, afirma la directora.

«Anteriormente hemos tenido robos, pero nunca tan grandes como este. Esto pasa porque estamos en un sector muy vulnerable. Esto queda muy solo de noche y se presta para que sujetos se junten por acá a consumir alcohol y drogas, además que a la vuelta tenemos a la avenida Costanera, que se presta para eso también».

Al recinto concurrió el alcalde Marcelo Pereira, que dispuso inmediatas reparaciones, tapando el ventanal roto y reparando del forado en el techo de la cocina. En los próximos días se instalarán mejores protecciones en el muro perimetral y en los ventanales y accesos.

«Las tías del jardín están muy asustadas por esta situación, que nos deja sin palabras. Todos podemos ser afectados por un robo, pero acá se hizo un daño muy cuantioso por personas que serían expertas en este tipo de delitos», afirma la autoridad.

Por eso dispuso medidas diciéndoles a las tías que no están solas. «Si esto ocurrió entre sábado y domingo, los autores del delito pudieron estar mucho tiempo acá, y no vamos a exponer a las tías al Covid-19. Además, ahora le pedí a la encargada que me entregara una lista de las cosas que se robaron para reponerlas a la brevedad. Vamos a instalar protecciones en todas las ventanas y puertas, con rejas soldadas, para que esto no vuelva a ocurrir, porque es algo muy lamentable que existan personas que hagan un daño a una sala cuna y jardín que presta un gran servicio a la comunidad», dijo Pereira.

AUMENTO DE DELITOS
EN EL CENTRO

«Acá hay un verdadero aumento de los delitos en el centro y en distintos sectores de Coquimbo, por eso enviaré un oficio al gobernador del Elqui, que es el encargado de brindar seguridad a la provincia.

Este lunes pasamos a fase 4 por el tema del Covid-19 y en una reunión de Sernatur dije que era impensado que en este escenario no tuviéramos más dotación de Carabineros y de la Policía de Investigaciones, PDI, por eso hago el llamado a ambas instituciones y a la Gobernación de que envíe más contingente por favor, porque también se nos acerca la época estival, dijo el edil.

Pereira recordó que cuando asumió había 19 cámaras, y ahora hay 56. En el centro son tres las que están en mal estado, y la de frente al Jardín robado es una de ellas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre