Romeo, el haitiano que pinta para concejal en Coquimbo… aquí su opinión

0
2786

Ya ha sido contactado por varios partidos políticos, que le proponen ser candidato a concejal, pero él se resiste.

Romeo Gabaud cumplirá cinco años viviendo y trabajando en Tierras Blancas. Dice que no tiene la intención, aun cuando «la gente me quiere llevar, me lo dicen en la calle y en reuniones sociales…».

Romeo Gabaud (53) cumplirá cinco años en Chile, en Coquimbo. Aunque pareciera que llevara muchos más. Llegó al país en esa ola migratoria, y desde entonces, en Tierras Blancas, su hogar, se siente «como en casa». Disfruta a diario de paseos con su familia. También en su trabajo, en el Cesfam, donde cumple funciones como facilitador de cultura y como colaborador permanente con sus compatriotas en temas del idioma y también laborales.

De política no le gusta hablar mucho. Más bien lo evita. Hasta ahora. Y claro, pues desde que su nombre comenzó a sonar como posible candidato a concejal, cuando el concejal RN Guido Hernández le hizo una invitación, su vida dio un giro de noventa grados.
«Es mucha la gente que me habla en la calle, que me hace la proposición por mi carrera, por mi imagen social como dirigente, para que vaya como candidato a concejal a la municipalidad de Coquimbo», responde Romeo.

Aunque tajante afirma que «me falta mucho por conocer de mi comuna, de su historia y de su desarrollo a través de los años. Es que no quiero decepcionar a mis seguidores, a los chilenos, y aún más a los haitianos. Por eso creo que mi mejor posición es quedarme fuera de la política chilena, por ahora…».

Como lo explica, no solamente ha sido Guido Hernández quien lo ha invitado a participar, sino que también «otras personas de otros partidos se han acercado».

Y eso, claro está, más de algún inconveniente con su familia le ha traído, especialmente con su señora, «que no quiere que me meta en eso».

Y segundo, «porque todavía me faltan algunos requisitos para ir como candidato, dado que todavía no he cumplido los cinco años, y tampoco tengo mí servicio militar al día, aunque no sé si me toca a mí como extranjero».

Desde que llegó a Coquimbo comenzó en el trabajo social, defendiendo siempre a sus compatriotas y acompañándolos a extranjería, a la PDI, «también en el consultorio donde trabajo en el área médica, ya que usted sabe que existe mucho abuso con los haitianos, donde somos los inmigrantes más vulnerables. Y claro que hay muchas cosas por hacer, especialmente acá en Tierras Blancas, que podría ser comuna debido a que en este lugar tenemos casi todo: dos consultorios, tres supermercados, gimnasios, el barrio industrial, que es un ingreso muy grande acá en la comuna. Entonces, con todos esos ingresos que tenemos, más adelante podríamos tener a Tierras Blancas mucho más linda…».

Todo en una reunión

Romeo evoca que todo partió en una de esas tantas reuniones a las que asiste. Fue ahí cuando levantó su mano, alzó la voz, y la gente lo ovacionó. Sin pensarlo se convirtió en el candidato de su gente…

«En esa reunión propuse eso y otras cosas más, y toda la gente comenzó a gritar, por eso me quieren, porque estoy luchando por este lugar, y no solamente para mis compatriotas, sino que también para todos los vecinos, debido a que existen muchas cosas todavía que se pueden hacer en Tierras Blancas y también el resto de la comuna».

Desde entonces se siente el candidato de Tierras Blancas. Y aunque le gusta ese mote, sabe que no es una determinación que se toma a la rápida. Para él lo primero es la familia, y son ellos los que finalmente tomarán, con el tiempo, la mejor decisión.

Y por eso insiste en que podría ser, «pero no todavía, ya que por ahora me falta mucho. Y tampoco sé, en caso de tomar una determinación, por qué partido ir. ¿Algún plazo? Yo le doy prioridad a mi familia, porque si ellos no quieren, yo voy a cumplir con mi familia».
Sin embargo, reitera que «esto no salió de mí entorno, sino de la gente, que me quiere ver como concejal, puesto que hay muchas personas que me han hecho esa propuesta, pese a que todavía no he dado ninguna aprobación. No obstante, mi señora me dice: «Romeo, estamos acá como inmigrantes, estamos trabajando para salir adelante, para qué meterse en política…», entonces usted sabe cómo son las mujeres…».

Y de serlo en algún momento, añade que «sería con la voluntad de mi señora, de los chilenos que siempre me han entregado mucho cariño por mi trabajo social, y también por mis compatriotas, donde se terminarían los abusos. Porque usted sabe que soy un hombre muy sencillo, no me gustan los abusos, porque respeto mucho los derechos humanos, puesto que no veo a un negro como un esclavo que se puede abusar de él…».

Los pasos de un compatriota

En Santiago, en la comuna de Estación Central, Pierre Richard quiere ser candidato a concejal con el apoyo de Renovación Nacional. Y Romeo está al tanto de eso.

«Sé que en Santiago hay un compatriota que se tirará como concejal, pero insisto, en mi caso es todo diferente, debido a que es la gente en la calle la que me quiere ver como concejal. De verdad que no tengo la pretensión y nada de eso, porque soy defensor de los derechos humanos, dirigente social, que trabaja en comunidades y no tengo ninguna mancha, puesto que no le hago daño a nadie; yo estoy acá para proteger los derechos de las personas, esa es mi fortaleza, además que trabajo en el área de salud atendiendo a todas las personas que llegan, y no sólo a los haitianos, sino que a todos los extranjeros les ofrezco mis servicios y los ayudo en todo, en cómo funciona el servicio de Salud en Chile…».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre