Sociedad Agrícola del Norte y parlamentarios se autoconvocan para tratar grave escenario de la sequía

0
70

El otoño pasado fue el más seco de los últimos 60 años en la región de Coquimbo, y los efectos de la sequía se han sentido tanto en los cultivos como en los animales. Este escenario ha motivado a distintos sectores para buscar soluciones, que van más allá de entregar forraje.

María Inés Figari, presidenta de la Sociedad Agrícola del Norte, al respecto señaló que «la reunión resultó todo un éxito, estamos muy contentos de habernos podido juntar con nuestra representación en el parlamento».

«La apreciación que tengo es muy positiva, porque creo que se logró bajar el debate a la realidad de lo que nosotros necesitamos, les hicimos ver con ejemplos cuales son los puntos que a nosotros nos preocupan, y aquí hay responsabilidades, esto no es algo que se me haya ocurrido, tiene que ser con responsabilidad de la región, porque su segunda actividad más importante es la agrícola», agregó Figari.

Para la líder del gremio no basta con mirar a la rápida el Código de Aguas, que podría perjudicar especialmente a los pequeños y medianos agricultores, «nosotros vamos a estar viendo cómo se va dando el debate en el Senado, y vamos a llevarlos a ellos al plano de la práctica, para que vean qué pasa».

Respecto a la escasez hídrica, Figari enfatizó en que «vemos con tristeza como lo poco que hay se está perdiendo».

Consultada por un eventual cambio al Código de Aguas, señaló que «lo que estamos pidiendo es que el derecho de agua se mantenga tal cual está, si piensas en el trabajo agrícola, está íntimamente ligada al agua, entonces esto no es compartible», dijo.

El senador Jorge Pizarro destacó la preocupación de la Sociedad Agrícola del Norte por la escasez hídrica y el efecto en la productividad, en este sentido enfatizó en que «la agricultura es la actividad más importante y la que genera más empleos, además está la situación de venir saliendo de una crisis por una sequía de 10 años, donde los productores terminan muy golpeados y algunos endeudados, teniendo que perder hectáreas de plantaciones de parra, uva de exportación, inversiones muy grandes».

Respecto de la reunión, explicó que abordaron dos áreas, la primera fue la discusión del Código de Aguas y las posibles modificaciones en el Senado, y por otro lado las posibles obras en infraestructura que se podrían hacer en el corto, mediano y largo plazo para aprovechar el recurso hídrico.

«Lo primero es tratar de garantizar el acceso al agua a los regantes, con la administración de los embalses, todo lo que pueda significar el manejo de aguas subterráneas, también priorizar y adelantar todo lo que se pueda en inversión en las plantas desaladoras, para que el agua de mar una vez procesada pueda usarse en riego y también en consumo humano», señaló.

Para el senador, en la medida que sean capaces de definir una política en conjunto, priorizando bien los proyectos que sean más efectivos, se podrá avanzar en esta alianza del sector privado agricultor y el público.

En esa misma línea, el diputado Francisco Eguiguren comentó que buscarán todas las maneras de apoyar a los pequeños y medianos agricultores, «si hay un área de la economía que es bastante ingrata es la de la agricultura, cuyo futuro se ve muchas veces predestinado por la naturaleza, y si además del estrés que produce que la naturaleza define su producción, su cosecha, y agregarle un problema grave, como no considerar que sus derechos de agua son incuestionables, es algo que se hace invivible».

El diputado Matías Walker, luego de la reunión, señaló que fue una instancia importante, «ellos representan a los agricultores y juntas de vigilancias de las distintas cuencas de las tres provincias».

«Lo más importante es ver la situación de emergencia, necesitamos recursos frescos, y que el 50% de los agricultores de la región, que son los pequeños y medianos, que no acceden a subsidios de riego tecnificado, puedan recibir estos beneficios. Necesitamos que el MOP reactive proyectos que quedaron muy avanzados en el gobierno anterior, como las plantas desaladoras para Choapa y Limarí», agregó.

«Hoy en día este es un trabajo que se tiene que hacer a todo nivel, sobre todo en la Reforma al Código del Aguas. El gobierno está trabajando en eso, el proyecto está en el Senado, y hay que esperar».

A juicio del parlamentario, «lo importante es que podamos trabajar en conjunto para sacar adelante lo que es la tecnificación del riego agrícola, porque en la medida que logremos cumplir con ese desafío no solamente vamos a asegurar el recurso para la agricultura, sino que también para el consumo humano. Hay mucho trabajo para hacer», concluyó Walker.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre