«Tenemos una deuda en la cantidad de empleos que se van generando»

0
71

Hijo de Susana Verdugo, médico y ex gobernadora del Limarí, Fernando Arab, ovallino de nacimiento, ya había sido subsecretario del Trabajo durante el gobierno anterior de Sebastián Piñera.

Es abogado de la Pontificia Universidad Católica de Chile, con certificado de especialidad en Derecho Civil, diplomado en Derecho del Trabajo y Seguridad Social y Magíster en Derecho con mención en Derecho de la empresa en la misma universidad.

– En los últimos meses se han registrado pérdidas de empleo…
«Creemos que la calidad del empleo en Chile ha mejorado, si hace un año en el último trimestre móvil se destruían 40 mil puestos trabajo asalariados, hoy estamos creando 60 mil nuevos puestos, con contrato y cotizaciones».

– A nivel regional, la tasa de desempleo se ha mantenido…
«A nivel nacional en general y la Región de Coquimbo no es la excepción, la tasa de desempleo se ha mantenido porque si bien se están creando mayores puestos de trabajo, ha aumentado fuertemente la fuerza laboral.

Hace un mes se realizó una feria laboral en la plaza, en donde usted estuvo presente, y la cantidad de personas daba vuelta la cuadra, ¿Qué mensaje le transmite es escenario?
«A esas personas les pedimos que confíen en nosotros como gobierno, estamos trabajando día y noche para poder otorgarle nuevas oportunidades de trabajo. Efectivamente, la feria laboral tuvo una muy alta convocatoria y eso nos impone una responsabilidad tremenda, sabemos que el desafío que tenemos en materia laboral es muy importante. El mensaje es que estamos comprometidos y no vamos a descansar hasta que puedan encontrar el trabajo que necesitan».

En el último tiempo se ha hablado de las denuncias de acoso laboral. ¿Cómo ha avanzado?
«Las denuncias de acoso tanto laborales como sexuales subieron alrededor del 50%, y han subido no tanto porque seamos más acosadores, sino que las personas se atreven más a denunciar, el llamado que hacemos es que la Dirección de Trabajo va a estar investigando los casos, porque los hemos conocido han hecho que estas conductas se visibilicen y que las personas se atrevan a denunciar».

En otro proyecto que están desarrollando que es el teletrabajo, plantea otro desafío, que tiene que ver con la idiosincrasia del chileno que es «bueno para sacar la vuelta»…
«El proyecto del teletrabajo es súper potente, fue aprobado por amplia mayoría en la Cámara de Diputados, ahora está en el Senado, nosotros decimos que tiene tres grandes virtudes, es un tipo de empleo moderno, porque utiliza las nuevas tecnologías, es inclusivo porque permite que trabajadores que están fuera del mercado, porque tienen más dificultades de incorporarse al mundo laboral como son los jóvenes, mujeres, adultos mayores o personas con discapacidad, pueden incorporarse y además es más sustentable, más amigable con el medio ambiente porque va a ayudar a descongestionar las ciudades. Este proyecto supone trabajar en confianza entre el trabajador y el empleador, en donde el trabajador no va a sacar la vuelta y también confiar en que empleador tampoco va a hacer abuso de esta herramienta, estamos estableciendo diversas salvaguardas para los trabajadores, entre ellas un derecho inédito que es la desconexión, el empleador no puede estar a las 10 u 11 de la noche pidiéndole que se saque una pega. Es innovador y se alinea con lo que hay en otras partes del mundo. Aquí no estamos inventando la rueda».

¿Cómo ha avanzado la incorporación de personas con discapacidad?
«Tenemos una ley que está vigente desde abril de este año, ha habido una incorporación importante en los últimos meses, ha aumentado casi un 40% la cantidad de personas que han sido contratadas por las empresas, ya van de 7.500 los contratos de trabajo de personas con discapacidad, registrados en la página web de la Dirección del Trabajo, pero más que cumplir con una cuota, esperamos un cambio de cultura de parte de las empresas, creemos que sí se ha venido dando en nuestro país y es importante concientizar y entender que los trabajadores con discapacidad tienen los mismos derechos y deben tener las mismas oportunidades que cualquier otro trabajador. Esta ley de inclusión es un primer paso en este cambio cultural que tenemos que dar entre todos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre