Trabajadores de la salud dan cuenta de delicada situación en el hospital de Coquimbo tras brote de Covid-19

0
1963

Explican que habría sucedido por una «mala práctica en intervención quirúrgica»

Un médico habría dispuesto intervenir a un paciente del Hospital San Pablo, sospechoso de Covid-19, el 6 de junio utilizando en el procedimiento solo mascarillas quirúrgicas y no las del tipo N95.

Producto de aquello se habria desencadenado un brote de la enfermedad, puesto que el intervenido finalmente dio positivo.

La Federación de Trabajadores de la Salud, Fenats, solicitó a las autoridades de salud realizar el respectivo sumario, para establecer responsabilidades.

Iris Contreras, presidenta de Fenats Coquimbo, indica que no solo en esa unidad tienen grandes dificultades para laborar. «Hay 36 funcionarios con Covid-19 y 111 siguen en régimen de cuarentena preventiva», afirma.

«Es grave lo que está ocurriendo al interior del hospital desde que denunciamos el brote anterior en la unidad de Urgencias, donde de 36 funcionarios, 15 dieron positivo por Covid-19, y los demás quedaron en cuarentena por contacto estrecho»; pero el error, relata, no pasó por los funcionarios, sino «porque en ese entonces no había una entrega adecuada de insumos de protección personal».

Ahora, en este otro caso, agrega, «no hubo una buena decisión de usar la mascarilla N95, y por eso denunciamos el caso al Servicio de Salud, apoyando a los funcionarios de pabellón».
Ese día de la operación, señala, se contagiaron 13 funcionarios en Pabellón y 6 en la unidad de Post Operados.

Después de los análisis, 6 funcionarios de Pabellón dieron positivo a la enfermedad y los demás están en cuarentena.

Por ello, en Post Operados solo laboran con una técnico en enfermería, una enfermera y una auxiliar, «considerando que allí deben trabajar tres técnicos paramédicos, dos enfermeras y una auxiliar de servicio».

LOS INSUMOS

Si bien reconoce que la dirección ha mejorado la asignación de insumos, «la entrega no ha sido suficiente para todos los equipos de unidades clínicas y no clínicas, porque no sacamos nada con entregar a un funcionarios un protector facial cuando necesitamos 50 por unidad».

Agrega que otra petición viene desde marzo, cuando comenzó la pandemia en el país, es que les fueran aplicados exámenes PCR a todos los pacientes. «Recién a contar del viernes comenzó a aplicarse PCR a los usuarios que van a tabla quirúrgica. Pero se ha detectado que han demorado, y recién cuando el paciente pasa a la tabla ahí se sabe que es positivo o indeterminado, que es lo mismo. Nosotros desde el 3 de marzo, y con más fuerza a contar del 18 de marzo, solicitamos a las autoridades de salud de la región aplicar una barrera sanitaria en la Unidad de Urgencias hacia nuestros usuarios, tratándolos a todos como con sospecha de Covid-19, aplicándoles una mascarilla para protegerlos a ellos y a los funcionarios, cosa que no se hizo».

CAMAS UCI COPADAS

Solicitó también a la Intendencia y a la delegada presidencial que sea aplicada una cuarentena regional. «El hospital de Coquimbo ya tiene copadas sus camas UCI, que son 23, por lo tanto ya no hay condiciones para atender a más pacientes con necesidades de ventilación mecánica en esa unidad, y la UTI ya está saturada por pacientes con sospecha de Covid-19, donde se atiende a una máximo de 25 personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre