Un misterio el robo de 80 millones en efectivo desde «el colchón» de la abuelita en CERES

0
239

Violento atraco ocurrió en el mes de abril, momentos en que los sujetos ingresaron al domicilio para robar 80 millones de pesos, dinero recaudado por la venta de una parcela.

Han pasado los meses y ellos siguen sin tener respuestas. Sin saber que pasó esa madrugada del mes de abril, cuando sujetos ingresaron al domicilio para robar 80 millones de pesos en efectivo, monto recaudado por la venta de una parcela en la localidad de Ceres.

No hay día en que no recuerden lo sucedido, más aún porque el atraco se realizó de manera violenta, con golpes especialmente a una de las mujeres, e incluso con amenazas de muerte. Todo en presencia de Laura Hurtado (89), la madre.

Susana Segovia, una de sus hijas, relata que desde entonces las cosas no han salido como ellos esperaban, especialmente por la salud de su madre, que hoy se encuentra pasando por una fuerte depresión por culpa de lo vivido.

Sin información

No es fácil para ellos acordarse, pero evocan a este medio cómo ocurrieron los hechos, «porque hasta la fecha no tenemos ninguna información del robo, nada», señala Susana.
La casa está ubicada en Ceres, en un terreno grande. Por entonces la señora Laura estaba acompañada por una de sus hijas. Los demás vivían cerca.

No hubo ruidos, no hubo gritos. Nadie despertó. El golpe en el que un grupo de ladrones se llevó ochenta millones de pesos se concretó en pocos minutos, aunque en su interior sí actuaron con mucha violencia.

«Nosotros vivimos cerca, a pasos de la casa. Fue como a las cinco de la madrugada, pero no sentimos nada, hasta cuando mi hermana comenzó a gritar y ellos saltando la pandereta. Yo vi a dos personas, pero eran cinco», relata Susana, todavía con la impotencia por lo acontecido.

«Mi madre tiene muchas complicaciones y usa un marcapaso, y ese día la encontré en el suelo, con la ropa tirada, llorando», agrega.

Tampoco olvidará la huida de estos sujetos, que fue con escándalo, «puesto que tiraron balazos seguramente para no seguirlos».

Por fortuna para ellos, todo terminó sin heridos graves, pero hasta la fecha sin ningún detenido.

Insisten que estas personas ingresaron a la casa «porque estaban ‘dateados’, sabían que había plata. Le decían a mi madre te vamos a matar, a mi hermana igual. Incluso le pegaron, le dejaron los brazos morados, y la tiraron al suelo hasta que encontraron la caja donde estaba el dinero. Nosotros vivimos cerca, pero de verdad que no escuchamos nada, hasta cuando mi hermana sale gritando».

El dinero, producto de la venta de una parcela, estaba en el banco. El lugar más seguro. Pero debido a la pandemia hubo cambio de planes. La señora Laura lo retiró para ayudar a sus hijos…

«Como habían problemas de salud, y algunos familiares estaban sin trabajo, mi madre decidió sacar la plata para ayudarnos. La idea era darnos una cierta cantidad de dinero, pero no pasaron más de dos días desde que hizo el retiro del banco, cuando entraron a la casa y robaron los 80 millones de pesos».

Lo peor para esta familia es que ha pasado el tiempo y siguen sin saber nada. Sin una respuesta que los deje tranquilos.

«No hemos tenemos información. En realidad muy poca. Nos dicen que había llamadas de teléfono, que habían encontrado a alguien que había entregado presuntamente el dato, pero de ahí nada más», precisa.

Como familia no tienen ninguna sospecha de quien haya podido haber entregado el dato, «sólo lo que nos dicen las policías, que una mujer -cercana- sería quien entregó la información, pero nos parece raro, y esa es la pena que tenemos como familia, porque desde el día del robo que mi mamá está con una depresión grande. Imagínate a una mujer de 89 años haber pasado por un trauma así, debe ser terrible, con los tipos con pistolas, amenazando a mi hermana y a mi madre en la madrugada. Ambas estaban durmiendo cuando estos tipos ingresaron a la casa…».

Quizás lo más cercano que han tenido como noticia, advierte Susana, es que una de sus hermanas tuvo contacto los primeros meses con la policía, «pero después no se comunicó más, además que todo era por teléfono. Y la respuesta es que había sospechosos y que estaban bien encaminada la investigación, pero nada más que eso».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre