Víctima de Cox declara ante Ministro de fuero en La Serena

0
102

Una hora y 20 minutos estuvo Hernán Godoy reunido en una de las salas del segundo piso de los Tribunales de Justicia con el ministro de fuero, Christian Le-Cerf Raby, para ratificar la denuncia que había puesto en la fiscalía, hace algunos meses, en contra de los abusos cometidos por el ex arzobispo Francisco José Cox, en el tiempo en que era la máxima autoridad eclesiástica de La Serena (1990-1997).

«Es un tema frío. Es ir al punto para que se haga justicia», dice Godoy, con un cierto alivio en su rostro, debido a que es la primera acción legal que se ejecuta después de 25 años en contra de uno de los obispos más poderosos de la curia chilena, hoy en un convento en Alemania.

Acompañado siempre por la Agrupación Juan XXIII, quienes en todo momento lo han acompañado, tanto en declaraciones acá como en Santiago, Godoy, tras salir de la audiencia, comentó que «lo bueno es empezar con esto. Esta semana se han dado varias cosas increíblemente rápidas, después de que salió una noticia en donde yo decía que no veía ninguna muestra desde la fiscalía por la denuncia que puse en el mes de junio. ¡Pero ahora salió todo! ¿Coincidencia? Quién sabe, pero se dio, y esperemos seguir en este proceso, seguir adelante, esperando que se den las cosas, que se haga justicia, que las cosas se empiecen a saber. Y aunque no es grato estar recordando, aclarando, revivir esas cosas, pues uno no sale muy bien de todos estos procesos, hay que hacerlo, ya que es la única manera de poder llegar a la verdad y que se haga justicia, que es lo que pido».

Cuando Hernán Godoy hizo su primera denuncia en la fiscalía y contó lo sucedido, nunca pensó que con los meses estaría sentado frente a un ministro contando su verdad, tal como lo hizo en el mes de agosto en dos reuniones con sacerdotes y el obispo Rebolledo en el Arzobispado, en donde les entregó su testimonio y una carta escrita de puño y letra contando lo vivido, antecedentes que fueron revisados por el nuncio y que posteriormente serán enviados al Vaticano donde la Congregación para la Doctrina de la Fe tendrá la última palabra respecto a un posible proceso canónico en contra del cuestionado obispo.

Por eso, y pese a lo complejo de volver a revivir una y otra vez lo ocurrido cuando era menor de edad, Godoy confiesa que ha sido lo mejor. Entiende que el ministro es una persona muy neutral, «un profesional en esto, ya que no vengo a que se me esté dando palmadas en la espalda como víctima, pues vengo a contar mi relato ante la justicia y en este sentido, claro que la justicia debe ser fría. No estoy acá con el psicólogo para que me entienda, para que me consuelen. La justicia es fría y yo lo aprendí».

Como se trata de un delito prescrito en el actual sistema, el caso fue llevado a los tribunales, donde a Godoy le fue designado un ministro de fuero – el tribunal se declaró incompetente porque la persona a la que se está acusando, en este caso Cox, es de un alto rango y tiene fuero, es que lo tiene que ver un ministro y en se sentido, el pleno de la Corte de Apelaciones designó a Christian Le-Cerf Raby- para ver esta causa en conjunto con la PDI, quienes ahora, como sostiene Godoy, serán los encargados se seguir con las investigaciones para recabar antecedentes y después entregar el fallo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre