A un año del primer femicidio de 2021, aún no hay sentencia definitiva

0
66

Si bien el presunto victimario se encuentra en prisión preventiva y en un inicio
se dio un plazo de 180 días de investigación, este se extendió para recopilar la mayor cantidad de antecedentes.

Pamela Álvarez tenía 55 años de edad cuando fue asesinada. Vivía en calle Balmaceda, en La Serena, y quienes la conocieron la describen como una mujer independiente, alegre y emprendedora; una mujer de negocios llena de vida. No tuvo hijos, pero sin embargo se preocupaba de sus sobrinos y sobrinas como si fueran suyos. Era conocida como «La tía Pame».

Tenía una relación de pareja de más de 12 años con el hoy imputado y presunto autor del crimen. «En el último periodo de la relación mi tía comenzó a pasar más tiempo en la casa de él (en Tierras Blancas, Coquimbo), ya que se encontraba enfermo y ella lo cuidó y ayudó en ese periodo. Pero él le arrebató la vida», cuenta Camila, su sobrina, a un año del hecho que conmocionó a la región.

La familia de Pamela no lo conocía en persona, a pesar del largo periodo de relación que llevaban. Claro, «él nunca quiso mostrarse, un rasgo común era siempre ocultarse», agrega.

Fue la noche del 28 de octubre de 2021 cuando supieron la noticia. Pamela había muerto. En primera instancia «fue él mismo quien llama a las instituciones pertinentes, informando el fallecimiento de la mujer. Pero en un principio, y de manera sumamente negligente, descartaron un posible femicidio, puesto que su cuerpo no presentaba lesiones atribuibles a terceros», relata Camila.

La familia de Pamela Álvarez, sin comprender mucho lo ocurrido y en estado de shock por la muerte repentina de «la tía juvenil y regalona», preparó la ceremonia fúnebre y con mucha pena la despidieron.

Sin embargo, una semana después, y en medio de todo el duelo, exactamente el 5 de noviembre, llegan los resultados de la necropsia realizada por el Servicio Médico Legal, revelando que Pamela no había muerto por razones naturales, sino que había sido presuntamente asesinada. A las horas se detuvo a su pareja, quien fue la última persona que estuvo con ella.

El detenido fue finalmente formalizado por el Juzgado de Garantía de Coquimbo por el delito de femicidio íntimo y se decretó su prisión preventiva por un plazo de 180 días mientras duraba la investigación. No obstante, el plazo de investigación se ha aplazado y el autor sigue en prisión a la espera del juicio.

Reparación

Para Camila y su familia, «fue femicidio porque así lo han determinado las pericias y exámenes. Pero la investigación se ha aplazado principalmente para detectar exactamente la causa de muerte, ya que al no haber lesiones visibles se han debido realizar más exámenes y pericias», señala.

Por su parte, la defensa ha solicitado en algún momento que se elimine la prisión preventiva, lo que no fue aceptado por la gravedad del hecho.

El caso es representado por el Servicio Nacional de La Mujer, y en este contexto, Priscilla Carrasco Pizarro, directora nacional de SernamEG, comenta que «nunca olvidamos a las mujeres que ya no están producto de la violencia machista que sigue arraigada, no sólo en las relaciones de pareja, sino que en todos los espacios de la sociedad y por eso el femicidio de Pamela no debe quedar impune».

Agrega que como SernamEG «tenemos la representación judicial y estamos realizando permanente seguimiento de cada una de las etapas del proceso previo al inicio del juicio oral contra el imputado. Nuestro compromiso es siempre la obtención de justicia, puesto que sabemos que es fundamental para avanzar en los procesos de reparación que tanto necesitan las familias de las víctimas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre