Agresión a Presidente Boric no empañó su visita a la región

0
40

Al llegar al edificio de la gobernación y cuando saludaba a la gente que lo esperaba, un sujeto le lanzó una piedra desde las sombras y posteriormente fue detenido. Sin embargo, el mandatario le bajó el perfil, asegurando que «había cosas más importantes de que preocuparse». Además, respaldó a la gobernadora antes cuestionamientos. «¿Qué autoridad hoy no tiene alguna crítica?, dijo.

La Plaza de Armas de La Serena esperaba con banderas ondeando al Presidente Gabriel Boric. Con consignas y pancartas, persona que llegaron temprano, gritaban a favor de la visita del mandatario. También hubo gritos en contra. De todo.

Pero el mandatario a su llegada saludó. Y lo hizo un par de minutos. Se fotografiaba y daba la mano por entre medio de las vallas papales. Es un millennial.

Pero una piedra pudo cambiar todo. Fue lanzada por un sujeto de 31 años, sin antecedentes y que posteriormente fue detenido y hoy pasa a control de detención. La agresión, sin embargo, no cambió el ánimo del Presidente, que por donde camina lo hace sin corbata, sin transar su comodidad y estilo.

Acercarse a la comunidad fue la tarea encomendada por Gabriel Boric en la reunión con el gabinete. Y ellos les comentaron de las problemáticas que hay en la región. Los delegados provinciales igual. También lo hizo la gobernadora, que incluso hizo una exposición.

Se habló de la crisis hídrica, que es generalizada, «pero también abordamos temas de transporte, de vivienda, medio ambiente y estamos planteando cuáles son las medidas del programa Chile Apoya y que la región de Coquimbo sepa que no nos dejaran solos», dijo el Presidente.

Tras ello, el punto de prensa que comenzó cerca de las 16:30 horas.
¿Se querellará Presidente por el piedrazo?, le preguntaron. Solo río y dijo que había cosas más importantes que eso.

«Si creen que me pueden amedrentar o cambiar la forma de la que queremos gobernar, están muy equivocados. Vamos a seguir hablando con la gente que está de acuerdo y con la que no está de acuerdo igual, porque nos parece que ese es el rol de un gobierno: escuchar, mirar a los ojos, saber que existe angustia y preocupaciones y esperanzas, y que nosotros tenemos que mirar».

Dijo que «si estamos encerrados y solamente hablamos con las autoridades en lugares ultra protegidos, nos vamos a perder cosas importantes de lo que está pasando hoy en día, así que voy a seguir saliendo a la calle, voy a seguir con mi agenda y con mi forma de ser».

Respecto de la crisis hídrica, sin duda una problemática que aqueja por años a la región, el Presidente manifestó que «tenemos que aprender de otras regiones y de otras partes también. Hoy en Antofagasta, por ejemplo, la mayoría del agua potable viene de las plantas desaladoras, pero cuál es el problema, que generan salmueras y muchas veces se tira al mar y terminan afectando el sistema marino. Pero tenemos que entregar soluciones y estoy muy abierto a explorar esa alternativa, así que lo vamos a conversar con los actores de la región porque no es algo que se deba decidir en Santiago, sino que debemos conversar con las autoridades regionales, con los delegados de gobierno y los parlamentarios de la zona…».

Dentro de las preguntas, se le consultó por las críticas que ha tenido la gobernadora durante su periodo y de sus dificultades con algunas funcionarias, especialmente mujeres.
Fue claro y la respaldo, sin tapujos: «¿Qué autoridad hoy no tiene alguna crítica? Quienes estamos en el servicio público estamos expuestos a las críticas y tenemos que ser capaces de responder de manera transparente ante ello y la gobernadora cuenta con todo mi respaldo. Es más. Tengo la convicción de apoyar su gestión porque el pueblo la eligió y en lo que nosotros podamos trabajar para empoderar a la gobernadora, va a contar con nuestro apoyo».

También habló del transporte público, y del que reconoció que «hay varias medidas que están en proceso de evaluación. Justamente hablé con la gobernadora de la posibilidad de un tranvía y a propósito del transporte regulado, es una problemática grave porque tenemos muchas ciudades a lo largo de Chile donde no existe un sistema regulado y donde el ministerio no tiene las facultades para poder establecer un congelamiento del precio».

En ese sentido, aclaró que «queremos avanzar en traer a la región de Coquimbo esa regulación, y eso implica tener pistas exclusivas para buses, también un estándar más alto para la contaminación que generan los vehículos. Pero lo vamos a conversar con los operarios, pues no son cosas que se pueden mandatar desde Santiago. De hecho, le pedí al ministro de Transporte cuáles son las posibilidades para poder evitar alzas de precios en los sectores no regulados».

La política y contingencia país no quedó al margen, menos la reunión que sostuvo la mañana de ayer -antes de viajar a la región- con parlamentarios de la Democracia Cristiana.

«En el contexto actual, nuestro gobierno no cuenta con mayoría en el Parlamento y por eso debemos trabajar más allá de los partidos que integran el gobierno, y con la DC, por cierto. Con toda su historia y despliegue que tiene hoy, y de igual manera con el Partido de la Gente. Y con la derecha igual. Soy una persona de convicciones de izquierda, pero no tengo duda de que hay temas país que requieren de consensos transversales, así que mi objetivo, vocación y convicción, es juntarme a conversar con todos quienes sea necesario y por eso tuvimos una reunión con la Democracia Cristiana, que fue positiva y nos vamos a seguir reuniendo con diferentes partidos políticos».

La gira del mandatario, la primera después de llegar a La Moneda el 11 de marzo, termina este sábado en el Valle, pero ayer después de la reunión con el gabinete regional, se dirigió al hospital de Coquimbo y luego al sector de Peñuelas, en la catela de pescadores en Coquimbo, donde antes de ingresar al restaurante La Beterana, saludó y se fotografió con la gente.

Tanto en la campaña como una vez electo, Gabriel Boric ha marcado una especial cercanía con los niños. Y ayer no fue la excepción.

Entre medio del tumulto, le hicieron entrega de una carta. Lo mismo hizo una joven deportista de 12 años, que incluso con patines se acercó para entregarle la misiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre