Andrés Velasco, candidato presidencial: «El apoyo del PC (a Bachelet) nos retrotrae a las peores prácticas de la política»

0
31

politica_1El ex ministro de Hacienda, economista y actual candidato a la presidencia, Andrés Velasco, siente un particular raigambre por esta tierra, y es que señala que durante mucho tiempo su familia tuvo una casa en La Herradura, lugar al que venía frecuentemente, pasando meses, hasta que su familia se fue al exilio.

Por ello, dice conocer mucho la zona y tener un especial afecto por los lugares que lo acogieron en su infancia y adolescencia. Es por ello, que cada vez que viene a la zona eso transmite.

Y por aquello también se reunió con Roberto Jacob para obtener su visión de la infraestructura vial de la zona, apoyando el tercer puente hacia Las Compañías, y el tren interurbano, entre otras cosas. Pero también se dio el tiempo para comentar la actualidad política de las presidenciales, justo cuando falta un mes para las primarias del 30 de junio.

¿Qué lo llevó a participar en primarias?

«Precisamente, el desafío de la política chilena es representar esos millones de personas que no están en los partidos, vamos a tener una mal política en  la medida en que todo se resuelva entre los partidos y que el puñado de chilenos que está en ellos corte todos los queques, eso es malo».

¿Por qué la Concertación y no la derecha?

«Porque Chile es un país que tiene demasiadas injusticias, demasiados prejuicios y que requiere cambios que con la centro-izquierda en Chile en los últimos años empezó a hacerse y no ha terminado. Al revés, la derecha en Chile, históricamente, ha sido incapaz o no ha querido adoptar esa agenda de cambio. Además, el cambio en Chile no solo ha sido social sino también valórico, somos más tolerantes y mucho más liberales».

¿Recibió la propuesta de algún partido de la Concertación para representarlo en algún momento?

«Claro, los partidos tratan de comprar voluntades, pero sabían que en mi caso les iba a ir mal por eso que nunca lo han intentado».

¿Siente que representa a un tipo de persona en particular?

«Yo creo que la gracia es no representar a ningún estereotipo. Yo creo que los candidatos de nicho que dicen que representan a tal fulano están destinados al fracaso, deben intentar, y no estar confiados, en trabajar firmes y duro, y también sostenidamente por representar un grupo ciudadano lo más ampliamente posible».

¿Por qué tomó la opción de continuar cuando casi estuvo a punto de retirarse de las primarias?

«Es que Chile necesita una alternativa de centro izquierda, pero esa alternativa es muy importante como para dejarla en manos de los actuales dirigentes de los partidos, que representan a sí mismos y un poco más, y esas son malas prácticas y por eso yo decidí dar la pelea desde adentro sabiendo que no es fácil, y que hay muchos intereses cruzados que van a estar bloqueándonos el camino, hemos recibido muchas críticas, pero bueno, pero cuando vienen de malas personas no hay que sorprenderse mucho».

¿Cree que el apoyo del PC a Bachelet izquierdiza a la Concertación?

«El apoyo del PC nos retrotrae a las peores prácticas de la política. Esto no es un problema ideológico, el PC decía que quería pactar un programa pero tuvo claro que al final el programa no era más que una excusa y el presidente del Partido Comunista lo dijo  con todas sus letras, que el precio de nuestro apoyo fue que a tal persona no les hicieran competencia, que aquí no haya primarias. Es la negociación de la política más antigua y más llena de vicios».

En la derecha han afirmado que este pacto con el PC nos devolvería a la Unidad Popular o nos convertiría en una nueva Venezuela ¿está de acuerdo?

«Lo que pasa es que es bien propio de la derecha chilena el vivir sacando fantasmas de adentro de un cofre, reviviendo cosas que pasaron 40 años atrás. Chile es un país muy distinto, en que la gente no va a permitir populismos ni demagogias de ningún tipo, y por lo tanto, amenazar con la Unidad Popular es lo que hacía Pinochet en la época del plebiscito y eso no tiene asidero alguno. También pienso que el ejemplo de Venezuela es fatal».

¿Cuáles son sus principales promesas o propuestas de campaña?

«Yo no hago promesas. Está lleno de candidatos que dicen voten por mí y le arreglo todo en cuatro años. Yo no ando prometiendo eso, estoy promoviendo que trabajemos juntos, que trabajemos firme y que hinquemos el diente a esos problemas que le afectan a la gente en su vida cotidiana. Uno muy conocido tiene que ver con cómo habitamos nuestra ciudad, somos un país fundamentalmente urbano».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre