Apoderados del colegio Santo Tomás reclaman una pronta vuelta a clases

0
33

Tras varios días en huelga, los apoderados aún esperan una pronta solución al conflicto que mantiene sin sus clases a escolares de enseñanza básica y media.

Más de 20 días han pasado desde que se inició la huelga legal de funcionarios del colegio Santo Tomás de La Serena, pertenecientes al Sindicato de Trabajadores (SICOSAT).

Luego de varias reuniones entre funcionarios y representantes de la administración de la red de Colegios Santo Tomás, aún no se ha llegado a un acuerdo que pueda dar pronta solución a las exigencias de los funcionarios, lo que implicó una paralización casi total de actividades escolares a nivel nacional.

Debido a esto, varios apoderados se refirieron a la situación del colegio y específicamente de sus hijos, quienes se mantienen en casa esperando retornar a clases presenciales.

Mary Georgudis, del Tercero Básico A, sostuvo “yo apoyo totalmente a los profesores, tienen todo el derecho de exigir lo que les corresponde, pero encuentro que el colegio no está considerando ni respetando el derecho de los niños a la educación».

A su vez Daniela Peralta, del mismo curso, agregó que “el colegio sólo ve lo que les conviene a los directores de la «supuesta Fundación», los valores se mantienen en las cuotas mensuales y los únicos perjudicados son los niños».

De la situación de los profesores opinó que «no están pidiendo una millonada de plata, creo que son demasiado tacaños y están perjudicando a nuestros hijos. Mientras ellos tienen los bolsillos con el dinero, no lo quieren desembolsar”.

En tanto Cristian Salinas, del Kinder A, indicó “La verdad es que como apoderado creo que la institución ha sido poco transparente con la comunidad educativa en la entrega de información respecto de la situación financiera del colegio, que permita llegar a acuerdos con los profesores, ya que si analizamos la información entregada por los funcionarios, es bastante poco el incremento salarial ofrecido.

Los funcionarios del colegio que se mantienen movilizados, exigen un aumento al sueldo base de $ 35.000, un bono de colación de $ 10.000 y $ 5.000 para locomoción.

Asimismo, y en una declaración de prensa, la dirección del Colegio respondió que este es un proceso legal entre dos partes -sostenedor y trabajadores- y han actuado con prudencia a la hora de informar cuál es su posición y la realidad económica como fundación, por lo que están abiertos al diálogo, no indicando una fecha exacta para retomar las clases de la totalidad de sus alumnos.

Los apoderados demuestran su preocupación en la falta de clases a través de pancartas y presencia en las afueras del colegio de calle Cisternas, en La Serena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre