Comerciantes del borde costero son categóricos: «Perdimos el verano»

0
4716

Aunque efectivamente creció el público paseando por la playa en los últimos días, lo cierto es que las semanas perdidas en enero no tendrían «vuelta atrás». El lento despegue del verano en la región de Coquimbo, debido a la crisis económica, hizo que algunos locatarios sacaran cuentas tristes por adelantado, esbozando que ni un milagro los pone con números azules.

Arranca la segunda quincena de febrero y ya se acaban las vacaciones del 2024. Para nadie fue un misterio decir que hubo menos turistas y eso se nota. La baja afluencia de argentinos fue la más significativa.
Pero nosotros, los nacionales, también acarreamos la problemática de una pésima actualidad financiera. Y es que se repite el concepto por todos lados: No hay plata, como dijo Milei, mandatario al otro lado de la cordillera.

TONGOY

En estos 15 días restantes se espera dar vuelta el partido. Dirigentes se mantienen expectantes por las horas venideras, que se proyectan como los más fuertes para un comercio azotado por bajas ventas, sobre todo en el borde costero.
Gloria Muñoz tiene su local de artesanía en pleno balneario de Tongoy. Con pulseras en madera que antes se las peleaban. Cuenta a la REGIÓN que este año no ha sido bueno. «Claramente no ha sido de lo mejor, de hecho vamos de mal en peor, estamos medios abandonados en cuanto a seguridad, súmale no vender, te afecta, pero siempre le metemos igual», dice.
Drama en la seguridad que los toca puntualmente. «Vienen y nos abren los módulos, estuvimos así todo enero. Entonces tenemos el peor panorama, en el día no nos compra la gente y en la noche nos rompen el negocio», arremete.
Y es que agrega que, efectivamente, los santiaguinos sí andarían paseando, no obstante narra que la mayoría de los visitantes andaría cortito con los billetes.
«Se nota mucho el cambio, al menos con el último verano. Realmente, para ser franca, público anda bastante, pero la gente no está comprando, se pasean sin plata, con lo justo y necesario, los padres aseguran la comida y el bebestible para los niños, lo que quede es para un recuerdo y ahí perdimos nosotras, siendo que en pasadas temporadas esto dejaba bastante», subraya.

Dice que con el verano salvaba gran parte del año. «Nos alcanzaba para vivir harto tiempo, los turistas gastaban pero en la actualidad estamos sufriendo. Sin duda que ya perdimos el verano. Ahora tendrán que cambiar el plan para generar ingresos extras, reflexiona.
En ese contexto, alega que en el comercio de Tongoy se comenta sobre «la falta de coordinación del verano», que habrían tenido supuestamente las autoridades locales. Dando cuenta que se habrían dedicado a espantar turistas más que promover, denuncian. Y es que cuestionan que se haya llenado de ambulantes de otros lados y la masiva presencia de personas en situación de calle, que aunque no guste, ensucian la imagen.
«Ahora mismo hay unos peces varados, mas rato con el sol saldrá el mal olor por la costa, entonces todo mal, no veo organización».
La cosa se extiende cuando hablamos de los restaurantes y la oferta gastronómica, donde si bien es cierto se compra más, siguen estando bajo los números del año pasado.

TOTORALILLO

La señora Yilian Alvarez Jeraldo, de los apellidos históricos de la zona, crítica a la autoridad por un puesto que siempre le prestaron y que este año no fue posible, denuncia. Presenta algún grado de discapacidad ella y algunos de sus familiares, por lo que cuesta el doble. Así, ha visto cómo se va el verano y la tramitación para poder laburar aún no le llega. «Una tiene que pagar universidad y otras cosas, pero lo que pasó es que nos cerraron las puertas para tener esos ingresos. No solo nosotras, son varios los que perdieron el verano, y ya recuperarnos parece difícil», dice.
Es residente hace 18 años en la zona. Playa que en este 2024 se hiciera famoso por comerciantes no establecidos que ofrecían alcohol a la orilla del mar «Este es por lejos el peor verano del que tenemos memoria. Da rabia, porque se llenó de ambulantes de otros lados, deberían darnos la prioridad a la gente del pueblo», dice la señora Yilian.

MUNICIPIO

Contactado por este medio, el delegado municipal en Tongoy coincide que si bien hay harto público con pinta de turista, lo cierto es no están gastando dinero en el comercio, por lo que la idea de ampliar el verano crece con fuerza. «Llegar hasta la Semana Santa con actividades, con el objetivo de que se recupere algo, igual en el mes de marzo, tampoco es que está todo malo, en febrero hemos repuntado», dice la autoridad municipal.
De hecho vienen saliendo de una serie de recitales gratis, como el de Luis Jara, donde se copó de gente.
Al ser preguntado por si realmente hubo negligencias de planificación de la temporada estival, lo descarta de lleno. «Al contrario, a Tongoy lo hemos potenciado este verano con una serie de actividades, como las noches de boulevard, fútbol calle, fiesta espuma, mañanas deportivas y otros. Es claro que existieron complejidades pero las supimos sacar adelante», sentenció Pardo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre